menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Inicialmente acusó al fabricante, Navantia, que quedó eximida

Oslo culpa a DNV GL del hundimiento de su fragata en 2018 y le exige 1.400 millones

Fragata Helge Instad tras chocar con el petrolero TS Sola en 2018. Foto: Sputnik / Youtube

Fragata Helge Instad tras chocar con el petrolero TS Sola en 2018. Foto: Sputnik / Youtube

11/11/2020 | Madrid

G. S. Forte

Las Fuerzas Armadas Noruegas quieren que la entidad de certificación con sede en el país DNV GL le pague 1.400 millones de euros para compensar la pérdida en 2018 de su fragata KNM Helge Ingstad, construida a principios de siglo por la firma española Navantia. El Estado noruego demandó el año pasado a DNV GL por el hundimiento del buque el 8 de noviembre de 2018, tras chocar contra el petrolero de bandera maltesa TS Sola en la costa oeste del país, cuando la nave militar regresaba de participar en los ejercicios de la OTAN Trident Juncture.

Según la información publicada este mes por la revista de ingeniería noruega Teknisk Ukeblad, los militares piden una compensación de al menos 15.000 millones de coronas (algo más de 1.400 millones de euros) a la certificadora. Además también ha demandado al propietario del petrolero Sola TS para que este buque comparta con el Helge Ingstad la responsabilidad de lo ocurrido.

Las autoridades del país llegaron a apuntar a Navantia del hundimiento de su barco, por un presunto problema derivado de su diseño, pero la Comisión de Investigación de Accidentes de Noruega (AIBN, por sus siglas en inglés) eximió hace un año a la empresa española de cualquier responsabilidad. La AIBN concluyó, entre otras circunstancias que rodearon el accidente, que la formación de la tripulación que se encontraba en el puente de la fragata en el momento del suceso era deficiente.

Convocatoria ante el tribunal

 

El informe preliminar de la AIBN sobre el siniestro apuntó a que el agua del compartimento del generador penetró en el compartimento de engranajes a través de huecos de la hélice, lo que llevó al hundimiento del barco. La noticia de la revista especializada Teknisk Ukeblad, recogida por la web de la plataforma de televisión noruega NRK TV, apunta a que DNV GL debería haber revelado este peligro, según el criterio de las Fuerzas Armadas. La empresa, anteriormente conocida como Veritas, fue la encargada en 2017 de conceder al KNM Helge Ingstad un nuevo certificado hasta 2021, tras la correspondiente inspección de cinco años, realizada en 2016.

Una portavoz de la empresa, Chalotte Bjørn (jefa de comunicación de DNV GL-Maritime Northern Europe), ha confirmado que la firma ya ha sido convocada por este caso ante un tribunal de Oslo para septiembre y octubre del año que viene, al tiempo que ha revelado que consideran infundada la demanda. “No hay base para la responsabilidad, ni existe una conexión causal entre la admisión a clase de la que DNV GL fue responsable y el naufragio de Helge Ingstad y su pérdida posterior”, ha apuntado.

Deshacerse del buque

 

Un informe oficial, recogido por Infodefensa.com en mayo de 2019, concluyó que el coste de recuperación de la nave para el servicio supondría un desembolso de al menos 12.000 millones de coronas (casi torno a 1.130 millones de euros al cambio actual), casi el triple de lo que supuso su adquisición, y superior a los 11.000 millones (unos 1.034 millones de euros) como mínimo en los que se calculó la adquisición de un buque de sustitución. La Agencia de Material de Defensa Noruega, encargada del estudio, afirmó sobre este punto que al hablar “de los costos asociados con la construcción de una nueva fragata, es importante recordar que construir una sola es mucho más costoso que construir más”.

Noruega logró extraer el buque del fondo del mar a finales de febrero de 2019, para estudiar su posible recuperación, para lo que le costó 726 millones de coronas (unos 68 millones de euros al cambio actual). Pese a este esfuerzo, el ministro de Defensa, Frank Bakke-Jensen, anunció en junio de 2019 la decisión del Gobierno de “deshacerse del KNM Helge Ingstad por considerarlo “más apropiado que repararlo”, a la vista de las conclusiones de la agencia noruega. La nave, la cuarta de su serie (clase Fridtjof Nansen), todavía no había alcanzado su primera década de servicio para la Armada Real de Noruega, a la que fue entregada en septiembre de 2009.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje