menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Los fabricantes presentan su compromiso a los tres países socios

Dassault y Airbus acuerdan impulsar el prototipo de caza del FCAS

Aspecto del futuro avión de combate del programa FCAS. Imagen: Airbus

Aspecto del futuro avión de combate del programa FCAS. Imagen: Airbus

07/04/2021 | Madrid

G. S. Forte

Los socios originarios del programa germano-franco-español Sistema de Armas de Nueva Generación / Futuro Sistema Aéreo de Combate (NGWS/FCAS) Dassault Aviation y Airbus han fumado la pipa de la paz esta Semana Santa. Las declaraciones del consejero delegado (CEO) de la firma francesa Dassault, Eric Trappier, el pasado marzo afirmando que con la entrada de España en el proyecto Airbus ha pasado a tener una participación de dos tercios en la iniciativa, “porque representa tanto a Alemania como a España”, mientras que Dassault solo representa a Francia; y que cuenta con un “plan B” por si fracasa el programa, encendieron las alarmas en el proyecto de defensa más ambicioso que se está acometiendo en Europa. Poco después, Airbus respondió que no ve viable ningún ‘Plan B’ que pueda sustituir al del FCAS. Finalmente, ambas empresas acordaron el Viernes de Pasión, el 2 de abril, reimpulsar el programa, lo que pasa ahora principalmente por la construcción de un prototipo del futuro avión de combate. Los planes iniciales recogían la entrada en funcionamiento de ese primer demostrador en 2026.

De momento los tres países socios (Alemania, Francia y España) han recibido una oferta de las dos empresas para construir este demostrador. Oficialmente, Dassault es el socio industrial de Francia en el programa, Airbus lo es por parte de Alemania y como socio industrial español figura la compañía Indra, incorporada al proyecto con la entrada de este último país. Además se está negociando con los proveedores de motores Safran, de Francia; MTU Aero, de Alemania, e ITP, filial española de la británica Rolls Royce.

Motor M88 o Eurojet

 

Los términos concretos del acuerdo que Dassault y Airbus han presentado a los países socios no han trascendido. Lo importante, ante esta circunstancia, es que con él se desbloquean las negociaciones que habían entrado en una fase de desencuentro peligrosa por el reparto de papeles entre estas dos compañías. Una vez despejado el camino hacia la obtención de un demostrador del futuro avión de combate, el centro de gravedad del programa pasará al denominado pilar 2, protagonizado por el motor del caza, en el que trabajan las citadas Safran, MTU Aero e ITP. La firma francesa apuesta por emplear un motor M88 (el empleado en el caza Rafale de Dassault) mejorado en el prototipo que se va a construir, mientras que las otras dos compañías ofrecen el Eurojet, que es el propulsor que equipan los aviones Eurofighter, en el que Alemania y España son socios junto a Reino Unido e Italia.

El compromiso de desarrollo y producción del FCAS supone complementar y posteriormente reemplazar la actual generación de aviones de combate Eurofighter y Rafale, entre los años 2035 y 2040. El Eurofighter es un programa europeo en el que participan Alemania, Italia, España y Reino Unido y del que la francesa Dassault Aviation se salió en su momento para desarrollar su propio avión de combate, el Rafale, que es el mayor competidor del Eurofighter.

Las compañías Thales, Hensoldt y MBDA también están implicadas ya el FCAS, al que se calcula un coste de entre 50.000 millones y 80.000 millones de euros.

Distintos expertos han apuntado que el programa FCAS deberá fundirse con el similar liderado por Reino Unido, y apoyado por Italia y Suecia, Tempest para ser viable. Si no es así, “no es seguro que Europa pueda permitirse dos futuros sistemas de combate aéreo competidores, con una base de exportación necesariamente más estrecha que si solo hubiera un programa, especialmente cuando las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus se habrán dejado sentir completamente”, según recogió el pasado verano un informe elaborado por senadores franceses en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, Defensa y Fuerzas Armadas, en el que de hecho se recoge un cierto alejamiento de esta fusión.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje