menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Un informe oficial resta posibilidades a la fusión FCAS-Tempest

El sueño de un único proyecto de caza europeo se aleja

Recreación del futuro avión de combate del programa FCAS. Imagen: Airbus

Recreación del futuro avión de combate del programa FCAS. Imagen: Airbus

30/07/2020 | Madrid

G.S. Forte

Un informe firmado por los senadores franceses Ronan le Gleut, del grupo Los Republicanos, y Hélène Conway-Mouret, del grupo socialista y republicano, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, Defensa y Fuerzas Armadas, resta posibilidades a una potencial fusión de los programas de aviones de combate de próxima generación FCAS y Tempest. El texto, publicado este mes por el senado francés bajo el título 2040, la odisea del FCAS, el futuro sistema de combate aéreo, considera “muy posible que los dos programas entren en competencia directa”, lo que, advierte, “sería perjudicial para la construcción de una base europea industrial y tecnológica de defensa” europea

El texto identifica “cuatro desafíos principales para el programa FCAS”, siglas en inglés de Futuro Sistema Aéreo de Combate, en el que se incluye el denominado NGWS (Sistema de Armas de Nueva Generación), con el que Francia, España y Alemania, sus tres socios, sustituirán a sus actuales flotas de cazas Rafale y Eurofighter. El cuarto desafío se centra en la “dimensión europea” del proyecto “y la existencia de un programa competidor, el Tempest”, liderado por Reino Unido.

El informe explica que los británicos no se han limitado a buscar socios en Europa, sino que también se han lanzado para poder captarlos fuera. Su visión, añade, “es más [la de] un proyecto internacional bajo liderazgo británico que la de un proyecto europeo”. Este hecho, afirma, dificulta la posible unión de ambas iniciativas en una sola de sello exclusivamente europeo. Los autores temen especialmente “la entrada de Turquía o/y Arabia Saudí, o incluso Japón” al Tempest.

“Además”, añade, “la negociación para la distribución de tareas entre los principales líderes industriales dentro de un solo proyecto, en particular Airbus, Dassault, BAE, Thales y Leonardo sería muy compleja”. Airbus, Dassault y Thales participan actualmente en el programa FCAS, mientras que la británica BAE Systems y la italiana Leonardo están implicadas en el Tempest.

Sin intersección por el momento

 

La conclusión del informe del Senado, con estas premisas, es que, “por el momento, los dos proyectos no tienen intersección, y el interés mutuo estaría cada vez menos marcado”. Ante este marco, los autores proponen, entre otros, que el FCAS se dote de un motor derivado del M88 que equipa al Rafale, y que es de la compañía francesa Safran, en vez del J200 del Eurofighter, desarrollado por Eurojet, un consorcio multinacional del que forma parte la británica Rolls Royce, que ahora es uno de los socios principales del Tempest.

El desarrollo de “un NGWS en cooperación en Europa será un punto fuerte para su exportación”, se afirma en el informe, antes de recordar que, “a este respecto, la competencia con el proyecto británico sería, sin embargo, un gran inconveniente”.

En otro punto del extenso documento (96 páginas), se evidencia la visión del FCAS que se tiene entre los funcionarios alemanes implicados, “más como un programa europeo que como un programa tripartito”, y que consideran a Suecia e Italia como dos países que podrían contribuir a él, “aunque estos dos países han comenzado a negociar con Reino Unido bajo el programa Tempest”.

Ante estas circunstancias, el trabajo propone “tener en cuenta la existencia paralela del Tempest como competidor del FCAS”. De este modo quedan arrinconadas las esperanzas que distintos expertos y representantes de la industria han mostrado en los últimos años sobre la unión de ambos. Si bien “la existencia de dos programas”, concluye, “hace difícil de construir la base de industrial y tecnológica de defensa europea”.

Desaprovechar sinergias

 

Guillaume Faury, consejero delegado (CEO) de Airbus, una de las compañías que lideran el programa FCAS (las otras dos son Dassault y la española Indra), es uno de los líderes del sector que han abogado por la futura unión del FCAS y el Tempest para que Europa pueda contar con “un proyecto fuerte para asegurar su soberanía aérea y espacial”.

Antes que Faury, apostó por esta fusión Alessandro Profumo, CEO de Leonardo al referirse en marzo de 2019 al trabajo que entonces ya estaba desarrollando su empresa para entrar en el programa Tempest. Profumo reveló que su deseo pasaba por converger finalmente el proyecto liderado por Reino Unido “con Francia y Alemania”. De este modo se refirió a una potencial fusión con el FCAS, del que entonces aún no formaba oficialmente España, que se unió en junio de 2019.

La fusión de ambos proyectos es algo que distintos expertos han vaticinando que acabará ocurriendo. De no ser así, como prevé el informe francés, Europa repetirá su fórmula actual de desarrollo de varios aviones de combate que compiten entre sí (Eurofighter, Rafale y Gripen), lo que dificulta la competitividad frente a otros modelos, principalmente norteamericanos, y desaprovecha las sinergias que una unión de mayor entidad podría brindar. No es seguro que Europa pueda permitirse dos futuros sistemas de combate aéreo competidores, con una base de exportación necesariamente más estrecha que si solo hubiera un programa, especialmente cuando las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus se habrán dejado sentir completamente”, señala el documento del Senado galo.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje