Agrupación 601: aviones y helicópteros del Ejército Argentino
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Aire >

Agrupación 601: aviones y helicópteros del Ejército Argentino

Un Bell del Ejército Argentino. Foto: Gonzalo Mary.
|

Infodefensa.com ha podido visitar las instalaciones de la Agrupación de Aviación de Ejército 601, ubicada en Campo de Mayo, provincia de Buenos Aires, para conocer de primera mano las tareas realizadas por sus distintos elementos en el trascurso del año.

Sección de reserva

El jefe de la sección de reserva de aviación del Ejército Argentino (EA), mayor Daniel Vera, comentó cómo la sección comenzó a trabajar incluso antes de la disposición del aislamiento social preventivo y obligatorio, previendo los medios disponibles para contribuir con el dispositivo de emergencia.

Actualmente, la sección cuenta con 45 personas trabajando que se encargan de mantener informados a los 14 comandos de las zonas de emergencias de las condiciones meteorológicas, con el fin de contribuir al desarrollo de las operaciones del día siguiente.

A su vez, diariamente se realizan informes de seguimiento sobre el desarrollo de la Covid-19 en países del cono sur, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Italia y Alemania con el objeto de conocer el empleo específicos de las fuerzas armadas, en particular de la aviación y de la reserva, los medios asignados y las medidas adoptadas.

Por otro lado, con personal idóneo de la sección, se conformó un equipo de descontaminación que se encargó de descontaminar instalaciones, aeronaves, tripulaciones y a requerimientos especiales a contribuido a descontaminar los procedimientos de repliegue del personal de Caecopaz, del Colegio Militar de la Nación (CMN) y de la Escuela de Infantería.

Del mismo modo, personal de reserva se ha encargado de poner en valor y recuperar distintos simuladores, que junto a la creación de una plataforma virtual autónoma permite que toda la subunidad se mantenga capacitada y preparada en caso de ser necesarios ante un aumento de casos entre las distintas tripulaciones

Batallón de Aviación de Apoyo de Combate

El jefe del Batallón de Aviación de Apoyo de Combate 601, teniente coronel Roberto Mur, explicó cómo elementos de su unidad, aviones 208B Grand Caravan, Citation, Twin Otter, se encargan de realizar diversas misiones en apoyo a la fuerza y a la sociedad, entre ellos, vuelos de comando y enlace en los que altos mandos del EA visitan las unidades desplegadas en el interior, lanzamiento de paracaidistas y la distribución de insumos médicos.

El teniente coronel también contó cómo fue la realización del primer vuelo sanitario de un paciente Covid positivo en un Cessna 208B Grand Caravan, gracias al módulo de bioseguridad donado por la empresa Geotex, nota cubierta por Infodefensa.com.

En dicho vuelo, la tripulación se conformó por personal de aviación de EA y de la Dirección General de Salud. Posteriormente al vuelo personal de la sección de reserva, realizó la desinfección de la aeronave al que se le sumó la donación de un equipo ozonificador que deja listo al avión para cumplir su siguiente misión. El mismo puede ser reconfigurado en un lapso de 30 minutos para cumplir ya sea misiones de evacuación, transporte de personal o transporte de carga.

A su vez nos cuenta que, a falta de transporte público a causa de la pandemia, los relevos de las tripulaciones desplegadas en el norte del país se llevaron a cabo en estos aviones, junto con el traslado de personal de mantenimiento y repuestos para mantener el parque de aeronaves.

El jefe del Batallón comentó que se enviaron tripulaciones del 208B Grand Caravan, Twin Otter y Citation a Estados Unidos y Canadá donde desarrollaron cursos en las empresas Fly Right y Flight Safety a fin de mantener un alto nivel de entrenamiento y estándares de seguridad de vuelo.

Escuela de aviación de Ejército

Las Fuerzas Armadas y el Ministerio de Defensa confiaron a la Escuela de Aviación de Ejército la responsabilidad de brindar el curso conjunto de pilotos de helicópteros, reconociendo su experiencia como mayor operador de helicópteros del país.

A partir de 2019, pilotos de las tres fuerzas realizan el denominado curso básico conjunto de piloto de helicóptero donde acumulan un total de 80 horas de vuelo en Bell 206B3 y Augusta Bell 206B1 que están siendo tratados por Fadea, quien moderniza la aviónica, estandarizándola con la de los Bell UH-1H Huey II.

Durante el curso se emplea el entrenador Cicaré, en su última versión SVH4, entrenador terrestre con un motor de cuatro tiempos que le permiten a los alumnos que sus primeras horas de vuelo sean seguras y económicas. La escuela cuenta además con un simulador Frasca, con el cual ven el vuelo instrumental; y un Entrenador táctico de Aviación en Red (ETAR), que permite llevar a la práctica las misiones de combate planificadas y comprobar su efectividad, posibilitando que los pilotos se adiestren en cualquier entorno operativo, en tiempo real, y con la presencia de diferentes fuerzas enemigas, el mismo fue diseñado por jóvenes oficiales.

En cuanto a las unidades de ala fija, la escuela se encarga de preparar al escalafón piloto de ejército. Civiles que con licencia de piloto comercial de avión rinden un examen en el CMN, realizan un curso de un año de duración y se entrenan en aviones Cessna T-41 Mescalero, mientras que los pilotos de aviación del EA se forman en la Escuela de Aviación Militar, dependiente de la Fuerza Aérea Argentina (FAA) o en la Escuela de Aviación Naval que refuerza las necesidades de la FAA.

Este año a pesar de la pandemia, actualizando los protocolos de seguridad para minimizar los contagios, se cumplieron con los requerimientos establecidos por el EA y el Estado Mayor Conjunto, finalizando los cursos en la fecha prevista.

En la escuela a su vez se llevan a cabo cursos complementarios de mecánica de aviación donde los cabos egresados de la Escuela de Suboficiales del Ejército Sargento Cabral realizan un curso teórico-práctico de un año. Este año por primera vez egresan los cabos mecánicos de aviación artículo 11, alumnos de formación secundaria técnica de nivel nacional que realizan un curso de 14 meses donde adquieren formación militar y refuerzan su formación aeronáutica. Esto permite sumar capacidades al mantenimiento de aviación de ejército.

Batallón de Helicópteros de Asalto 601

El Batallón de Helicópteros de Asalto 601 es la unidad con la mayor cantidad de aeronaves, con un promedio de 14 aeronaves en línea de vuelo en servicio permanentemente. El jefe del Batallón, artillero y aviador de EA, teniente coronel Albarracín, nos comentó cuales fueron los principales hitos y actividades realizadas a lo largo del año.

Al comienzo del año, la unidad tenía dos ejes principales, el apoyo a la operación conjunta, Integración Norte/Marval, que se desarrolla en el norte del país y el año normal de adiestramiento.

A mediados de febrero, se adiestró a la tripulación y a personal del Regimiento de Asalto Aéreo 601 en la técnica del Fast Rope, y se utilizó por primera vez desde la llegada de los dos equipos en diciembre del año pasado. En marzo se logró realizar esta actividad de manera nocturna con NVG (Night Vision Goggles). Además, ese mes se recibieron los cartuchos de eyecciones, parte del sistema de seguridad, para operar las tres grúas de rescate Goodrich que poseen.

Con la llegada de la pandemia se debió replanificar el año. Se dividió la unidad en tres equipos totalmente independientes con capacidad inmediata de operar dos aeronaves y una en reserva. La primera actividad fue prepararse para apoyar a otras unidades de EA desplegadas en el terreno en tareas de apoyo a la comunidad con un tiempo de respuesta de una hora. Su área de operaciones fue fuera de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, zona que balizaron, señalizaron, con tiempos, con rumos, con distancias, con obstáculos. Se enviaron equipos terrestres de reconocimiento para fotografiar lugares de aterrizaje. Con toda la información armaron una base de datos a disposición de los diferentes equipos.

Durante el año recibieron el requerimiento para apoyar la tarea de apoyo a incendios forestales, tarea que apoya hace más de 10 años, nota cubierta por Infodefensa.com. Su principal tarea fue transportar gente o carga en apoyo a la tarea llevada a cabo por los brigadistas.

Luego de un proceso técnico y bajo normas de aeronavegabilidad ingenieros del Batallón de Mantenimiento de Aeronaves 601 diseñaron la caja de disparo para los cuatro helibaldes con los que cuentan, que fueron donados por los Estados Unidos. Este equipo esta diseñado para aeronaves civiles, donde el equipo de disparo lo acciona el piloto, al volar con un equipo compartimentado por responsabilidades el equipo debía ser adaptado.

A la par de estas tareas, y de seguir proporcionando tripulaciones para la operación del norte del país, personal de la unidad participó de la Operación Arandú llevada a cabo en Brasil, para la cual se designó un equipo de 18 personas, entre tripulaciones y equipo de mantenimiento; y las tres aeronaves que iban a participar, a las que se les realizó un mantenimiento preventivo y correctivo.

El teniente coronel Albarracín finalizó su recorrido explicando como la flexibilidad y la polivalencia son las principales características de la unidad.

Trabajos en el interior del país

A lo largo del año, las diferentes secciones que operan en el interior del país desarrollaron diversas actividades tanto referentes a su accionar normal como en tareas de apoyo con relación a la pandemia de la Covid-19.

Se destaca la construcción de un entrenador terrestre realizada por la Sección de Aviación de Ejército de Montaña 8 Brigadier General Ángel María Zuloaga, a fin de adiestrar virtualmente a las tripulaciones de vuelo en lo referido a procedimientos de cabina, comunicaciones, vuelo instrumental, y todo aquello que pueda aplicarse, con un bajo costo y reducida inversión, logrando vincular en forma remota con el proyecto ETAR, perteneciente a la Escuela de Aviación de Ejército.

Por otro lado, el Escuadrón de Aviación de Exploración y Ataque 602 recibió los primeros cuatro de veinte aeronaves AB 206 de origen italiano, las cuales fueron devueltas al servicio y modernizadas por Fadea. Dichas aeronaves están destinadas a la formación de pilotos, como así también a efectuar reconocimientos y apoyo a la Operación Marval en el norte del país y el traslado de autoridades nacionales.