Tecnologías emergentes para la vigilancia de las fronteras
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >
Opinión

Tecnologías emergentes para la vigilancia de las fronteras

|
Jefe de Seguridad de la Información de VFS Global

Las largas colas en las zonas aeroportuarias de inmigración han sido siempre una preocupación para las autoridades fronterizas, cuya gestión ha aumentado su complejidad con la pandemia. Con la flexibilización de las restricciones a los viajes en todo el mundo, las autoridades de control fronterizo dedican en la actualidad más tiempo a examinar la documentación de los viajeros debido a la exigencia añadida de controlar las credenciales sanitarias y los estados de vacunación. La intención colectiva es la de recuperar el impulso de la movilidad mundial anterior a la pandemia, pero los gobiernos son, y deben seguir siendo, cautelosos con la saturación de los aeropuertos y las amenazas a la seguridad.

A principios de este año, incluso cuando el tráfico transfronterizo se redujo, el jefe de soluciones del aeropuerto británico de Heathrow declaró al Comité de Transporte del Parlamento británico que los tiempos de espera en el aeropuerto habían aumentado hasta seis horas, ya que los funcionarios de fronteras se veían obligados a comprobar manualmente los documentos de los pasajeros, incluidos el formulario de localización de pasajeros y la prueba de Covid-19 negativa. Aunque los sistemas de gestión de la identidad biométrica han contribuido a mejorar esta situación en cierta medida, al permitir a los funcionarios de las puertas fronterizas verificar la identidad de los pasajeros a un ritmo más rápido, este sector exige frecuentes innovaciones.

Innovaciones en la autenticación biométrica

Los gobiernos se están centrando en la experiencia de los viajeros en pasos fronterizos sin contacto, lo que nos está llevando a interesantes innovaciones en la autenticación biométrica en los aeropuertos. Ejemplo de ello que ya hemos podido ver algunos viajeros es AENA, que desplegó hace unos meses sistemas con tecnología biométrica facial para el control de pasajeros en treinta puertas de aeropuertos españoles, como los de Madrid, Bilbao, Valencia y Fuerteventura, como parte de un proyecto anual que contará con 120 puertas inteligentes para finales de año.

La tecnología, incorporada también no sólo en aeropuertos, sino también por las propias aerolíneas, utiliza el reconocimiento facial y del iris, permite a los pasajeros facturar, rellenar los formularios de inmigración y embarcar sin contacto, además de reducir el tiempo de las colas y respaldar las medidas sanitarias y de seguridad. Son varias ya las experiencias de control automático en las zonas de inmigración, como en Dubái con el sistema Smart Tunnel o el Face Express en los aeropuertos nipones de Narita y Tokio Haneda.

Tecnologías emergentes

Aunque la adopción de las tecnologías de control biométrico es relativamente limitada en la actualidad, dentro de unos años la inteligencia artificial, el aprendizaje automático y la analítica de datos cambiarán fundamentalmente la gestión de las fronteras, haciendo posible las fronteras inteligentes. Estas tecnologías emergentes proporcionarán una ayuda fundamental para los funcionarios de fronteras a través de la inteligencia habilitada por la IA en el análisis de los marcadores biométricos, como el reconocimiento facial. 

La analítica de datos facilitará también la detección de perfiles sospechosos mediante el análisis de los distintos datos que presentan los pasajeros, alertando automáticamente a las fuerzas de seguridad para su comprobación física, lo que conllevará un ahorro de tiempos y un incremento de la eficiencia de los cuerpos policiales responsables de la seguridad aeroportuaria, del control de fronteras e inmigración.

Riesgos y medidas de mitigación

La adopción de tecnologías avanzadas para la gestión del control fronterizo tiene su cuota de riesgos, como la manipulación de los sistemas de aprendizaje automático para hacer predicciones falsas con un impacto fatal en los resultados en los puntos de decisión de entrada/salida de las fronteras. Del mismo modo, la integridad de los conjuntos de datos puede verse corrompida por ataques dirigidos que den lugar a predicciones falsas.

Teniendo en cuenta estos riesgos, la protección de los conjuntos de datos, incluidos los de entrenamiento, es fundamental. Los principios básicos de ciberseguridad, como el cifrado, el control de acceso y la autenticación, el registro y la supervisión, son importantes y deben incluirse desde la fase de diseño y desarrollo de los sistemas. La gestión de la vulnerabilidad es otra área clave que debería gestionarse de forma activa, especialmente desde que se utilizan muchas bibliotecas de código abierto en el desarrollo de sistemas. En general, no basta con proteger los algoritmos y los conjuntos de datos, sino que hay que adoptar un enfoque holístico para aplicar la ciberseguridad desde el diseño y gestionarla de forma continua.

Con el mundo en movimiento de nuevo, una mayor aceptación de las tecnologías digitales e intuitivas será fundamental para recuperar el impulso anterior a la pandemia, siempre vigilantes y adoptando una adecuada protección de los riesgos de ciberseguridad.




Recomendamos


Lo más visto