Cmdte. F. Mackay (Armada de Chile): "El Desafío Avante aportará a la generación de capacidades tecnológicas e industriales en el Plan de Construcción Naval"
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Personas >
Entrevista

Cmdte. F. Mackay (Armada de Chile): "El Desafío Avante aportará a la generación de capacidades tecnológicas e industriales en el Plan de Construcción Naval"

Mackay señala a Infodefensa.com la importancia de esta iniciativa de innovación abierta al reunir el ecosistema de investigación, desarrollo e innovación nacional en torno a problemáticas complejas y relevantes de la institución y como la sinergia generada permitirá preparar el camino al Plan Nacional Continuo de Construcción Naval.
Comandante Francisco Mackay foto Armada de Chile
Capitán de navío Francisco Mackay. Foto: Armada de Chile
|

El próximo viernes 10 de diciembre se conocerán los dos equipos ganadores del Desafío Avante 2021, una iniciativa de innovación abierta creada en el año 2020 y que está enfocada a solucionar problemas de la Armada de Chile a través de emprendimientos de base científico tecnológica y que tengan además potenciales aplicaciones civiles.

La actividad es organizada por la Academia Politécnica Naval (Apolinav) y la Dirección de Programas, Investigación y Desarrollo de la Armada (Diprida), en alianza con la Oficina Naval de Investigación de Estados Unidos (ONR), junto a Know Hub Chile y la Fundación para las Relaciones Internacionales y la Defensa Athenalab AthenaLab.

Infodefensa.com entrevistó al subdirector de la Dirección de Programas, Investigación y Desarrollo de la Armada (Diprida), capitán de navío Francisco Mackay, para conocer más detalles de esta iniciativa que contribuye a generar y fortalecer relaciones con el ecosistema de investigación incentivando la generación de capacidades tecnológicas en el país.

Para el comandante Mackay, la innovación y el desarrollo tecnológico nacional son parte del mejoramiento continuo de la institución y permiten proveer soluciones para los problemas actuales dejando capacidades instaladas en el ecosistema para enfrentar de mejor forma los problemas del mañana.

Mackay destaca también las externalidades positivas del Desafío Avante en cuanto a la generación de una base de capacidades tecnológicas e industriales que podrá aportar al Plan Nacional Continuo de Construcción Naval con el que la institución pretende a partir de la próxima década renovar su flota de superficie.

¿Cuáles son los mayores desafíos que enfrenta la institución en el plano tecnológico?

El Plan Nacional Continuo de Construcción Naval es probablemente el mayor desafío tecnológico que enfrenta la institución. Es decir, poder construir en el país los buques y plataformas que la institución necesita para cumplir con sus responsabilidades, incluyendo sus unidades de combate. Esto permitiría adquirir lo que se necesita y cuando se necesita y no, lo que hay disponible, cuando está disponible.

Sin embargo, cabe destacar que este no es un desafío tecnológico solamente, sino a su vez, de gestión y articulación con distintos actores tanto públicos, como privados, de forma de aprovechar al máximo los beneficios para la institución y las externalidades positivas que este presenta para el país.

¿Qué valor asigna la Armada de Chile a la innovación y el desarrollo tecnológico nacional?

La institución está siempre en búsqueda de soluciones que le permitan ser más eficaz en el cumplimiento de su misión o que le permitan actuar de forma más eficiente. En ese sentido, existen tres grandes áreas de interés para el desarrollo nacional, dependiendo de las características de lo que se necesita. La primera se presenta cuando la capacidad militar, o solución tecnológica, que se requiere no está disponible en el mercado o, aun existiendo, no es adquirible por algún motivo. La segunda, cuando se requieren grados de auditabilidad tecnológica y/o resguardo de la tecnología involucrada. Es decir, cuando se necesitan certezas, en detalle, de los mecanismos de funcionamiento de los equipos y sistemas, de forma de tener garantías de que la solución funcionará de la forma presupuestada al momento que se le requiera. O, cuando se necesiten garantías de protección de la información sensible de las mismas, de manera de evitar que dicha información sea conocida por quien pueda oponerse a su correcto funcionamiento. Por último, es atractivo el desarrollo nacional cuando la capacidad necesaria requiera de permanente evolución y/o altos grados de “costumización”. En consecuencia, la innovación y el desarrollo tecnológico nacional son parte del mejoramiento continuo de la institución.

¿Qué objetivos estratégicos tiene la institución en esta materia?

El establecimiento de más y mejores mecanismos para el desarrollo y producción de tecnología nacional, no solo permite enfrentar los desafíos institucionales con herramientas efectivas para el cumplimiento de sus áreas de misión, sino a su vez, ir preparando el camino para un mejor aprovechamiento de las externalidades de un Plan Nacional Continuo de Construcción Naval. La generación de un polo de desarrollo en torno a este tema es probablemente el desafío más estratégico en esta materia.

¿De qué manera se relaciona la Marina de Chile con el ecosistema de innovación del país?

Éste es aún un espacio en permanente exploración. Existen múltiples formas, y de diverso ámbito, bajo las cuales la institución se relaciona y colabora con el ecosistema de innovación del país. Algunos de ellos se refieren a los mecanismos bajo los cuales se ponen a disposición medios navales para la investigación y la ciencia nacional, como pueden ser el Cabo de Hornos o el futuro rompehielos. Otros tienen que ver con relaciones de larga data desde organizaciones afines a las ciencias oceanográficas con, por ejemplo, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada. Por último, las relaciones que se mantienen con universidades, centros de investigación, hubs de transferencia tecnológica, incubadoras y aceleradoras a través de la Dirección de Programas, Investigación y Desarrollo de la Armada o la Academia Politécnica Naval. Es así como, por ejemplo, en la ejecución del Desafío Avante la colaboración con Knowhub Chile y Athenalab ha sido fundamental.

El listado anterior no es exhaustivo, sino más bien pretende dar a entender que la relación con el ecosistema no es única, ni ocurre en un solo plano. Sin embargo, la búsqueda de mecanismos sinérgicos que permitan un apropiado apalancamiento de recursos, que permitan compartir riesgos de investigación y desarrollo, y que mejoren las probabilidades de lograr productos, y servicios, económicamente viables y sostenibles en el tiempo, es una tarea permanente.

¿Por qué la institución decidió impulsar el Desafío Avante?

Por varios motivos. Por una parte, dos cabezas siempre piensan más que una. No solo porque son capaces de efectuar más trabajo, sino porque aumentan las aproximaciones de solución imaginables que son exploradas y por lo tanto las probabilidades de obtener una mejor solución. A su vez, el segmento al que este programa está apuntado, incentiva la participación de capital humano avanzado con especificidades que pueden ser escasas y por lo tanto de difícil acceso.

Por otra parte, la forma en que el programa está estructurado propicia que aquellos que participan en él, accedan a entrevistar a los distintos actores al interior de la organización que afectan, o se ven afectados, por el desafío planteado. Esto permite que la versión del problema que los participantes son capaces de integrar sea más rica en detalles que aquella que una especificación técnica del mismo pueda incorporar y por lo tanto, el calce que son capaces de hacer entre sus fortalezas, como equipo, y la problemática planteada tiende a maximizar el valor a generar.

¿Cuál es el propósito de esta iniciativa?

Avante tiene varios propósitos, pero el más relevante es convocar al ecosistema de investigación, desarrollo e innovación a trabajar en torno a problemáticas complejas y relevantes de la institución, de forma de generar sana competencia, ampliar el espectro de búsqueda de soluciones, verificar potencial de uso no militar de la tecnología (uso dual) y asegurar un vehículo apropiado para la producción y sostenimiento de la solución. Por supuesto que Avante nos permite además generar y fortalecer relaciones con el entorno de innovación con una mirada co-constructiva de valor, e incentivar la generación de capacidades tecnológicas en el país a partir del emprendimiento de base científico tecnológico. Mal que mal, la tecnología que somos capaces de generar hoy se sustenta en base a las capacidades tecnológicas existentes y el desarrollo incremental de dicha base permitirá el desarrollo tecnológico del mañana. Por lo tanto, el acceso a mejores soluciones en el tiempo.

¿Qué ventajas y beneficios genera el desarrollo de emprendimientos de base científico tecnológica nacionales para la solución de problemas navales?

El gran beneficio es que, además de proveer soluciones para los problemas de hoy, va dejando capacidades tecnológicas instaladas en el ecosistema que permitan enfrentar de mejor forma los problemas de mañana.

¿Qué problemas busca resolver la edición 2021 del Desafío Avante?

Este año se lanzaron dos desafíos. Al primero le llamamos Diagnóstico de Sistemas de Ingeniería y tiene que ver con la búsqueda de tecnologías para poder monitorear y analizar las dinámicas de las plantas propulsoras de nuestros buques y embarcaciones, independiente de las marcas y modelos de sus componentes, de forma de poder tomar mejores decisiones de mantenimiento y así, optimizar la disponibilidad de nuestros medios.

Al segundo desafío le llamamos Asesoría Técnica a Distancia. En este caso, buscamos tecnologías que nos permitan gestionar de mejor forma la base de conocimiento disponible para, y entre, nuestros mantenedores. Es decir, cómo dentro de una extensa comunidad de mantenedores se puede asegurar que la mejor respuesta este a mano para cada pregunta o problema que enfrentan quienes realizan los mantenimientos de distinto nivel en la institución.

¿Qué expectativas tiene la Armada de Chile respecto al aporte que puede entregar este desafío al Plan Nacional Continuo de Construcción Naval?

Dentro de las externalidades positivas que se visualizan en el Plan Nacional Continuo de Construcción Naval está el poder aumentar la fracción de los recursos invertidos que queda en el país, a través del desarrollo de proveedores nacionales de tecnología. En este sentido, la probabilidad de poder capitalizar esta oportunidad depende de la capacidad que tengamos de generar los desarrollos tecnológicos apropiados y de los mecanismos que aporten a su eventual escalabilidad y competitividad. En resumen, a la germinación de un polo de desarrollo en torno a la construcción naval. La realización en el tiempo de este desafío, y otros instrumentos similares o complementarios, aportan a la generación de la base de capacidades tecnológicas e industriales que puedan ir concretando dicho polo.



Recomendamos


Lo más visto