5 de junio: tal día como hoy en 1625 finalizaba el asedio a Breda en Flandes
El mundo de ayer >
Historia militar

5 de junio: tal día como hoy en 1625 finalizaba el asedio a Breda en Flandes

​Justino de Nassau capitulaba en Breda tras un asedio que ya duraba diez meses
Velázquez   de Breda o Las Lanzas (Museo del Prado, 1634 35)
Reproducción de La rendición de Breda, lienzo al óleo del pintor Diego Velázquez
|

Tal día como hoy, pero de 1625, Justino de Nassau capitulaba en Breda tras un asedio que ya duraba diez meses. La ciudad fortaleza fue sitiada en una campaña que enfrentaba a los tercios españoles del ejército de Flandes con las fuerzas de las Provincias Unidas de los Países Bajos, un estado formado por Frisia, Groninga, Güeldres, Holanda, Overijssel, Utrecht y Zelanda que desapareció en 1795. Estas provincias se encontraban inmersas en la llamada Guerra de los Ochenta Años para independizarse de España.

Los ejércitos españoles estaban bajo el mando de Ambrosio Spínola, que ostentaba el rango de capitán general en Flandes. Las tropas españolas se ubicaron estratégicamente alrededor de la ciudad para impedir que llegaran refuerzos, víveres y municiones. Se cortaron vías, anegando caminos y terrenos, para impedir el paso de cualquier tipo de ayuda a la ciudad defendida por Justino de Nassau, hijo de Guillermo de Orange, príncipe de Orange asesinado en 1584.

La defensa de los soldados de Breda fue férrea a pesar de la falta de suministros a lo largo de tanto tiempo. En febrero de 1625, 6.000 soldados ingleses y 2.000 daneses acudieron con la intención de ayudar a los asediados, sin embargo, el ejército español logró repeler esta ofensiva.

El asedio, en unas condiciones de alta tensión bélica y de penurias para los allí congregados, se saldó con miles de muertos para ambos bandos y con la rendición de Justino de Nassau. La rendición se produjo con el mayor respeto por ambas partes y con la admiración mutua de los enemigos. Los generales españoles ordenaron que los vencidos fueran respetados y tratados con dignidad. Las crónicas de la época narran el momento en que el general Spínola se reunión con Nassau, una entrevista desarrollada con caballerosidad tanto por vencedores como por vencidos. Este instante fue inmortalizado por el pintor Diego Velázquez en su lienzo al óleo La rendición de Breda o Las lanzas.



Recomendamos

Lo más visto