El negocio militar de Dassault sube un 65% mientras el de Airbus cae un 10%
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

El negocio militar de Dassault sube un 65% mientras el de Airbus cae un 10%

Los principales socios del programa FCAS por parte de Francia y Alemania protagonizan un dispar comportamiento en el mercado
Motor M88 en un caza Rafale. Foto: Dassault Aviation
Instalaciones de fabricación de Dassault. Foto Dassault Aviation
|

Las diferencias entre los socios alemán y francés del futuro sistema aéreo de combate (FCAS) tienen un claro ganador en el terreno industrial, representado por Dassault Aviation en el caso de París y por Airbus para Berlín. La primera ha disparado su facturación, un 65% en un año, mientras la segunda la ha visto caer un 10%, en un momento de bonanza en general para el sector. Este comportamiento no está directamente relacionado con la posición de cada una en el proyecto de obtención de un avión de combate de sexta generación, en el que también está implicada España, representada principalmente por la firma Indra, pero muestra bien la posición de fuerza que está alcanzando cada una en medio de la tormenta producida en torno al FCAS, cuya viabilidad peligra ante el desencuentro de ambas partes.

El consejero delegado (CEO) de Dassault Aviation, Eric Trappier, ha encadenado en los últimos meses una serie de declaraciones advirtiendo con la posibilidad de que el actual parón en el proyecto franco-germano-español de futuro sistema aéreo de combate FCAS acabe por echar por tierra el programa.

Trappier ha acusado a Airbus de tener un peso excesivo en el proyecto, en el que participa no solo a través de Alemania, sino también de España, donde aunque la compañía no lidera las iniciativas sí interpreta un papel notable.

“Solo tenemos un tercio el trabajo”, se ha llegado a lamentar el CEO de Dassault, que reivindica para su empresa la misión de “principal arquitecto” en el ámbito de desarrollo de un avión de combate de próxima generación (NGF) del proyecto, que protagoniza su denominada Fase 1B, cuya firma pendiente por los socios ha acumulado meses de retraso.

El programa FCAS se divide en siete pilares tecnológicos, de los que Dassault lidera el referido al NGF, mientras que Airbus dirige uno sobre diseño de drones de transporte remoto, otro de nuevas capacidades de la nube y un tercero sobre tecnologías de sigilo, al tiempo que Indra encabeza el referido a sistemas de sensores, por ejemplo. De ahí que Trappier haya reivindicado que “Dassault debería ser el líder y el contratista principal”.

Exitosa venta del Rafale

Al pretendido liderazgo francés en la obtención del futuro avión de combate da fuerza los buenos resultados cosechados por la compañía de Trappier en el último año, especialmente exitoso en la venta de aviones de combate Rafale, encargados en los últimos meses por Indonesia (42 aviones solicitados), Croacia (12 unidades), Emiratos (80), Egipto (30 adicionales sobre su pedido anterior de 24 aparatos), y en vías de vender a otros interesados, como Iraq y Serbia. Estas operaciones han permitido que la firma francesa haya incrementado su negocio militar un 65% en 2021, al pasar de los 3.724 millones de dólares facturados en esta actividad en 2020 a los 6.151 millones el año pasado. El dato se recoge en el listado de las cien compañías líderes del sector de la defensa mundial, que ha publicado este mes el medio especializado estadounidense Defense News, en su denominado Top 100.

Únicamente la estadounidense KBR y la saudí SAMI superan el crecimiento experimentado por Dassault en un año, que le ha permitido pasar del puesto 32º de este ranking mundial a ocupar el 20º. Al mismo tiempo, en cambio, Airbus se ha visto relegada tres puestos (del 12º ha descendido al 15º) al caer sus cuentas un 10%, de los 12.004 millones de dólares facturados en 2021 a 10.853 millones en 2021. Se trata de una de las mayores caídas en el negocio de defensa en 2021 experimentada entre las compañías recogidas en este Top 100, y la única firma europea que ha visto empeorar su facturación en el último año, junto a la británica Meggit, que también se ha desplomado un 10%.

En cuanto a Indra, por cierto, que encabeza la parte industrial del FCAS por parte de España, en 2021 también ha experimentado un notable crecimiento de su actividad militar. Ahora ocupa el puesto 90º, gracias a una facturación obtenida exclusivamente en el sector de 752 millones de dólares, frente a los 594 millones que obtuvo en 2020, lo que le llevó entonces a ocupar el 100º puesto del listado de Defense News.

El precedente del Eurofighter

Airbus es el principal socio de avión de combate Eurofighter, el mayor competidor del Rafale francés y el actual mayor programa militar europeo, financiado por Reino Unido, Alemania, Italia y España. En su origen, Francia también formó parte del programa que dio lugar al Eurofighter, pero finalmente lo abandonó para desarrollar su propio, y exitoso avión, el Rafale. Distintas voces señalan que ahora puede ocurrir algo similar con el FCAS, del que temen que únicamente Francia acabe desarrollando un aparato de la iniciativa, particularmente después de que Alemania se ha decidido por adquirir el caza estadounidense de quinta generación F-35 y de que en el caso de España lleva camino de hacerlo. En su momento se percibió la posible compra del avión norteamericano como un peligro para el programa FCAS, hasta el punto de que en Berlín se consideró un verdadero tabú, que acabó con el puesto del jefe de su fuerza aérea. Ahora, en todo caso, los incrementos en los presupuestos de defensa anunciados como consecuencia de la invasión rusa de Ucrania podrían compatibilizar la milmillonaria adquisición de F-35 con la continuidad del programa FCAS. Todavía está por decidir qué va a ocurrir con este proyecto. 



Recomendamos


Lo más visto