​El Gobierno estudia crear un fondo especial para subir la inversión en defensa y esquivar a Podemos
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

​El Gobierno estudia crear un fondo especial para subir la inversión en defensa y esquivar a Podemos

Este mecanismo no computaría en el techo de gasto, lo que facilitaría el acuerdo con Unidas Podemos
|

El Gobierno está estudiando la creación de un fondo especial destinado a Defensa dentro de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 que permita avanzar en el anunciado plan para llegar al 2% del PIB en 2029, según ha podido saber Infodefensa.com.

Este nuevo mecanismo, planteado por la parte socialista del Gobierno, no computaría en el techo de gasto, como la Seguridad Social, y, por tanto, no competiría con el dinero destinado a políticas sociales como sanidad o educación -una línea roja en la negociación para Unidas Podemos-, que sí están incluidas en el límite de gasto. Mediante esta fórmula, el PSOE espera conseguir también el apoyo de su socio. Podemos se ha mostrado contrario a un incremento del gasto en Defensa desde el anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de un plan para elevar la inversión hasta el 2% del PIB en junio en el cierre de la cumbre de la OTAN celebrada en Madrid.

Poco después, la ministra de Derechos Sociales y secretaria general de Podemos, Ione Belarra, dejó clara la postura de su partido al asegurar que “España necesita más rentas garantizadas, que a la gente la atiendan en Atención Primaria en 24 y 48 horas... No más tanques ni más armas”. Este tipo de declaraciones se han repetido, sin embargo, la formación morada se ha abierto en las últimas semanas a negociar si esa inversión se traduce también en una subida del salario al personal de tropa y marinería.

Fuentes próximas a las negociaciones para sacar adelante el PGE confirman a Infodefensa.com que “se está mirando una alternativa” a los tradicionales programas de armamento, que no implique, como hasta ahora, “un endeudamiento”. La mayor parte de estos programas, hay que recordar, son financiados en las primeras etapas con créditos del Ministerio de Industria. 

Este ministerio lo que hace es adelantar los fondos a las empresas contratistas para poner en marcha la producción y estás lo devuelven al Estado conforme el Ministerio de Defensa les paga a lo largo de varios años -con cargo a la partida de los Programas Especiales de Armamento (PEA)- por la compra del material adquirido. Esta fórmula permite pagar a plazos en anualidades, pero en la práctica Defensa lo que hace es pagar deuda incluida como inversiones en el presupuesto que deja poco margen de maniobra para financiar nuevos programas.

El profesor de Economía de la Defensa Antonio Fonfría se muestra escéptico ante la propuesta de un fondo especial. "En cuanto a un fondo militar tipo pensiones, tampoco me parece una solución, ya que al no haber un compromiso puede dotarse o no cada año, lo cual mantiene la incertidumbre clásica que venimos padeciendo habitualmente", señala en declaraciones a este medio.

Este instrumento sería independiente a la partida del Ministerio de Defensa (sección 14). Lo que es una incógnita todavía es de dónde saldría el dinero para el fondo y a qué estaría dedicado. No obstante, las fuentes consultadas destacan que en las negociaciones para confeccionar el presupuesto de defensa se están hablando de que el aumento de la inversión debería ir principalmente a tres puntos: retribuciones de los militares, programas de armamento e industria de defensa, y sostenimiento. “Lo que sí está claro es que la sección 14 subirá”, defienden estas mismas fuentes.

Agotamiento de los PEA y créditos de Industria

Si este fondo finalmente no sale adelante, el Gobierno podría recurrir a la vía de los créditos de Industria y los citados PEA -capítulo 6 del presupuesto de defensa-. Algo que ya se hace. Este año, por ejemplo, se destinarán más de 700 millones procedentes de Industria a grandes programas defensa como el S-80, el VCR 8x8, el Euromale o el Tigre. Mientras la partida destinada a los PEA es de 2.848 millones. No obstante, en el caso de los créditos de Industria, ya han surgido voces que hablan de un “cierto agotamiento” del modelo de financiación de programas de Defensa, por lo que no está claro el margen que existe para aumentar la inversión mediante este mecanismo.

Esperanza Casteleiro, exsecretaria de Estado de Defensa, al frente desde mayo del CNI, advirtió en sus comparecencias en la comisión de Defensa del Congreso que será muy difícil lanzar nuevos programas de adquisiciones hasta 2028, si se mantienen las previsiones financieras. Del lado de industria, el secretario general de Industria y Pyme, Raül Blanco, comentó hace unos meses que toca renovar el sistema de financiación.

Otra opción es recurrir al Fondo de Contingencia, destinado a cubrir gastos inesperados. Un instrumento utilizado ya para financiar la mayor parte de las misiones internacionales de las Fuerzas Armadas. El principal hándicap en este caso es que la partida debe gastarse antes del 31 de diciembre, previa aprobación siempre del Consejo de Ministros. Del fondo, el Gobierno ha sacado este año más de 500 millones para financiar las operaciones en el exterior y también los 1.000 millones del crédito extraordinario aprobado el 5 de julio para atender los gastos extraordinarios de las Fuerzas Armadas ocasionados por la invasión rusa de Ucrania.

En este último caso, la inversión irá destinada a reponer los stocks de munición y material y también a afrontar modernizaciones y necesidades urgentes de sistemas de armas, así como a mejorar el sostenimiento de los sistemas y el adiestramiento y preparación de las unidades.

¿Cuánto deberá subir el presupuesto?

Según las estimaciones de la OTAN, España destinará a Defensa este año 13.310 millones de euros, el 1,01% del PIB. La Alianza incluye en sus cálculos los 10.155 millones del presupuesto inicial de 2022 y otras partidas como las pensiones militares y órganos adscritos al ministerio. Para iniciar el camino hacia ese objetivo del 2%, España deberá incrementar en unos 2.500 millones la partida de Defensa en las cuentas públicas del próximo año, como ya recogió Infodefensa.com.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha defendido en sus últimas intervenciones que el presupuesto crecerá a pesar de las divisiones internas entre los socios de Gobierno. “Por mucho que les demos vueltas, la posición del Gobierno es muy clara y está marcada por el presidente del Gobierno”.

Los socialistas señalan que, más allá del compromiso (o la obligación) con la OTAN, el incremento contribuirá a mejorar la seguridad europea. Por su parte, Podemos, contrario a la subida, ha abierto la puerta a negociar en los últimos días siempre y cuando se aborde la cuestión del aumento de los salarios de los militares. Sánchez, en una reciente entrevista, ya dio algunas pistas al subrayar que el aumento de la inversión Defensa no solo irá destinado a la “disuasión” para hacer frente a la amenaza de Rusia, sino también a otras áreas como la mejora salarial de la tropa y la marinería, el refuerzo de los medios de la Unidad Militar de Emergencias (UME) o inversiones en la industria de defensa española.

Respecto a los plazos, el Gobierno tiene previsto llevar a principios de octubre los Presupuestos Generales del Estado de 2023 en el Congreso de los Diputados para iniciar el trámite parlamentario. Si se cumplen los planes del Ejecutivo, la aprobación definitiva podría llegar en diciembre. Una vez cerrado un acuerdo entre PSOE y Podemos, el Gobierno tiene la difícil misión por delante de ‘vender’ el incremento en defensa a otros partidos que necesita sí o sí para sacar adelante las cuentas públicas del próximo año como PNV y ERC. Algo que tampoco será fácil. Los nacionalistas vascos, por ejemplo, acaban de votar en contra en el Senado de una resolución de apoyo a la industria de defensa. 




Recomendamos


Lo más visto