Reino Unido pone en el agua la primera de las 32 fragatas Tipo 26 previstas
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Reino Unido pone en el agua la primera de las 32 fragatas Tipo 26 previstas

La Royal Navy contará con ocho unidades de este modelo de BAE Systems que Australia eligió para dotarse de nueve buques y Canadá para otros 15
Fragata del Tipo 26 HMS Glasgow antes de entrar al agua por primera vez. Foto BAE Systems   Royal Navy
Fragata del Tipo 26 HMS Glasgow antes de entrar al agua por primera vez. Foto BAE Systems/Royal Navy
|

La fragata Tipo 26 desarrollada por la firma británica BAE Systems para la Real Marina del país (Royal Navy) ya está más cerca de comenzar a operar. La primera unidad de este buque que en 2018 también encargaron Australia y Canadá, pese a que se requerían diseños que ya estuviesen en servicio, acaba de tocar agua por primera vez. El HMS Glasgow, como ha sido nombrada esta unidad, inició el viernes el proceso de flotación iniciado con la colocación a sus casi 6.000 toneladas sobre el rio, en esta ocasión, antes de una serie de maniobras complejas para trasladarlo desde el astillero de Govan (junto a la ciudad escocesa de Glasgow) a una embarcación especial, para después ser remolcado río abajo hasta una ubicación en aguas profundas al oeste de Escocia.

Una vez en ese destino, la barcaza de transporte se sumerge lentamente durante varias horas hasta que la nueva fragata queda flotando por sí misma. El siguiente paso es su traslado hasta el astillero de Scotstoun, también cerca de Glasgow, donde será equipado antes de sus pruebas y puesta en marcha. Se trata de “una forma más moderna, eficiente y de bajo riesgo para que un barco ingrese al agua en comparación con los lanzamientos dinámicos anteriores”, según la información facilitada por la empresa. En ella se destaca que el proceso “está bien probado”, ya que es el mismo que se empleó para los cinco últimos buques patrulleros de alta mar construidos por BAE Systems en Glasgow, cuya última unidad fue entregada a las fuerzas británicas hace dos años.

Los ingenieros de BAE Systems involucrados en esta operación cuentan con una capacitación especial en el uso del equipo de visualización 3D que brinda acceso a los ingenieros a un gemelo digital completo del buque. Estos especialistas son los encargados de supervisar la nave de cerca durante todas las etapas del proceso, para garantizar que la transición se gestiona de manera segura.

En palabras del secretario de Defensa británico, Ben Wallace, el acontecimiento descrito “marca un hito importante para el programa Tipo 26 que respalda miles de puestos de trabajo altamente calificados en Escocia, y más en toda la cadena de suministro del Reino Unido”. Wallace se felicita de las inversiones “en la industria de la construcción naval británica para mantener la capacidad de vanguardia de la Royal Navy para defender a nuestra nación, al tiempo que se fortalece nuestra asociación con los aliados”.

6.900 toneladas

El HMS Glasgow es el primero de una clase de buques, conocida como City, del que ya se han encargado 32 unidades. Este mismo mes, Reino Unido ordenó la construcción de cinco de ellas por 4.200 millones de libras (4.850 millones de euros al cambio actual), con lo que completará una serie de ocho en la Royal Navy, después de que a mediados de 2017 encargase las tres primeras. Un año después, Australia eligió el Tipo 26 para adquirir una flota de nueve unidades, y en octubre de ese mismo 2018 Canadá también seleccionó el mismo modelo para su programa de 15 fragatas.

Cada fragata Tipo 26 desplazará finalmente 6.900 toneladas, unas 2.000 más que sus predecesoras (las Tipo 23, a las que sustituirán), repartidas a lo largo de sus 150 metros de eslora y casi 21 metros de manga. Su dotación será de 118 tripulantes y estará propulsada por un sistema Codog compuesto por una turbina de gas de 36 MW de potencia, generadores diésel y caja de engranajes reductores. Se espera que con este equipamiento sea capaz de alcanzar una velocidad de 26 nudos. Su autonomía llegará a los 60 días.

Encarecimientos y retrasos en Australia y Canadá

EL Ministerio de Defensa de Reino Unido las considera como “una columna vertebral de la futura flota de la Marina Real”. Se trata, añade la fuente oficial, de “un buque de guerra de vanguardia que mantendrá nuestro poder naval con un alcance verdaderamente global”. Las Tipo 26 han sido diseñadas para alcanzar una vida útil de al menos 25 años.

De momento, únicamente están puestas en grada las otras dos unidades del primer pedido británico de tres fragatas (la HMS Cardiff y la HMS Belfast. Los buques previstos para Australia y Canadá han generado sendas controversias, en ambos países, relacionadas con incrementos de costes y retrasos. En Australia se ha llegado a plantear la posibilidad de solventar los aplazamientos comprando más buques basados en el diseño español F-100, del que el país ya adquirió tres unidades. Y en Canadá se calculó un encarecimiento de 5.300 millones de euros del programa apenas unos meses después de seleccionar este modelo para el que, anteriormente, los artífices de la licitación tuvieron que cambiar los requisitos a mitad del proceso de modo que pudieran ajustarse a lo que el Tipo 26 podía ofrecer, según trascendió entonces de fuentes del sector. 



Recomendamos


Lo más visto