menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

La Ventana

Análisis Infodefensa

España ante la amenaza IED

11/10/2019 | Madrid

La amenaza denominada IED, de las siglas en inglés para Artefacto Explosivo Improvisado (Improvised Explosive Device), surge inicialmente para denominar la amenaza que supone la colocación de artefactos explosivos ocultos, dirigidos a causar la mayor cantidad de daño y destrucción en la población civil o a las fuerzas responsables de la seguridad de un territorio.

Más allá de la colocación de un artefacto explosivo, constituye un sistema que comprende el personal, los recursos y las actividades y los vínculos entre ellos que son necesarios para planificar, ejecutar y explotar un ataque habitualmente organizado por grupos terroristas e insurgentes. Se basa en una estructura compleja que abarca múltiples ámbitos (político, social, cultural, económico, logístico y organizativo) conectados en red, lo que aumenta notablemente la dificultad para combatirla.

Pero además, como cualquier amenaza, está en permanente evolución y va adquiriendo una dimensión más amplia que la mera colocación de artefactos explosivos, englobando una ilimitada variedad de efectos potenciales (p.e. NRBQ, electromagnético, etc.) y de vectores (p.e vehículos, personas…), siendo especialmente relevante en los últimos tiempos el predominio del empleo de vehículos no tripulados (p.e. drones). Es por ello que el concepto IED ha evolucionado al concepto más global de amenaza improvisada (improvised threat) de manera que engloba cualquier tipo de amenaza imprevista.

Una amenaza cada vez más tecnológica

 

4º C-IED Technology Workshop robot de everis aunav next foto ngp - copia (2)La vigilancia y prospectiva tecnológica en este ámbito revela que en el futuro la amenaza IED podrá implicar el uso de tecnologías cada vez más sofisticadas que ya se encuentran en el mercado, como los dispositivos PIR, Bluetooth, Wi-Fi o de banda ancha, iniciación química, materiales altamente energéticos y moleculares o nanotecnología. Además, podrán desarrollar mejores técnicas para su ocultación e incluso se podrá combinar el uso del IED con ataques cibernéticos.

Cabe destacar además que se trata de una amenaza que se nutre directamente del avance tecnológico. La riqueza de información, flexibilidad, protección y anonimato, que ofrece el ciberespacio, internet y las redes sociales o el bajo coste de adquirir drones con prestaciones muy competitivas son ejemplos de lo que el avance y la democratización de la tecnología a nivel mundial, a pesar de ser tan favorables para la sociedad y la economía, pone a disposición de estos grupos terroristas. Esta continua evolución requiere desarrollar de forma permanente nuevas medidas de protección para reemplazar las actuales que quedan en poco tiempo obsoletas.

Si bien la lucha contra todo este conjunto de amenazas no puede abordarse únicamente desde el punto de vista de la tecnología, el desarrollo de nuevas soluciones tecnológicas puede ayudar en gran medida a aliviar o minimizar sus efectos. Es por ello que el esfuerzo en Investigación, Desarrollo e innovación (I+D+i) debe ser uno de los pilares sobre los que fundamentar las actuaciones contra este tipo de amenazas.

Este compromiso con el desarrollo tecnológico en favor de la lucha contra IED ha estado presente desde hace más de una década en las actuaciones en I+D+i que lleva a cabo la DGAM. De este modo, desde la primera versión de la Estrategia de Tecnología e Innovación para la Defensa (ETID), las tecnologías en apoyo a la lucha contra IED han adoptado un papel muy relevante dentro del conjunto de tecnologías que el Ministerio de Defensa considera necesario apoyar.

La amplitud de la amenaza da lugar a que también sean muchas las tecnologías de las que preocuparse: tecnologías para la protección de personas, plataformas e infraestructuras; tecnologías de detección de la amenaza, que van desde detectores de vapores de explosivos a detección de vehículos no tripulados en cualquier ámbito; tecnologías de neutralización, entre las que cabe destacar la robótica, los exoesqueletos y todo tipo de tecnologías de apoyo a los EOD, así como los actuadores específicos como inhibidores electromagnéticos, físicos, ópticos, de energía dirigida, etc.; las tecnologías para la explotación técnica de la información C-IED, relacionada con la recogida y análisis de muestras, así como las relacionadas con la obtención de inteligencia de múltiples fuentes de información (p.e. redes sociales) contra las redes responsables de la organización de atentados; así como las tecnologías en apoyo al adiestramiento del personal, por citar las más importantes.

La respuesta española al problema

 

4º C-IED Technology Workshop dron cautivo systems drone españa y embention foto nacho g pandavenes- infodefensaEl principal vehículo que se ha venido utilizando durante este tiempo para canalizar las propuestas innovadoras del tejido tecnológico nacional en beneficio de las aplicaciones militares. Se trata del programa de Cooperación en Investigación Científica y Desarrollo en Tecnologías Estratégicas (Coincidente) que persigue aprovechar las tecnologías desarrolladas en el ámbito civil que puedan ser de aplicación en proyectos de interés para el Ministerio de Defensa. Un ejemplo significativo de ello, es la convocatoria de 2018, que incluía una temática específica relacionada con la detección y neutralización de IED en entornos terrestres y navales, así como otras relacionadas con la protección pasiva del combatiente y las plataformas, con el desarrollo de sistemas inteligentes de análisis y explotación de información, con el desarrollo de soluciones robóticas o con las armas de energía dirigida mediante láser de alta potencia, una de cuyas potenciales aplicaciones se refieren a la neutralización de IED sobre drones.

Cabe también apuntar otro ejemplo reciente, en esta ocasión dirigido a la problemática de detección y neutralización de drones con fines terroristas. Se trata del proyecto Condor, que en los últimos dos años ha llevado a cabo la evaluación técnico-operativa de soluciones portátiles C-RPAS desarrolladas por el tejido tecnológico nacional, para entender su adecuación a las necesidades del Ministerio de Defensa.

En la actualidad se está en proceso de revisión de la Estrategia de Tecnología e Innovación para la Defensa (ETID), de cara a disponer de una referencia más adaptada a los retos para defensa actuales y futuros y las particularidades del conjunto de tecnologías que se encuentran en continuo avance, incluidas las relacionadas con la lucha contra las amenazas asimétricas.

Cambios organizativos en beneficio del I+D+i

 

Además de la propia relevancia que algunas de las tecnologías que se han mencionado a lo largo del artículo van a tener dentro de la nueva estrategia, previsiblemente se dará también un mayor peso a algunas actuaciones organizativas y de gestión que son muy relevantes en este ámbito. Entre otras actuaciones, se espera dar un mayor peso de las actividades de colaboración nacional con el resto de organismos nacionales, estatales y autonómicos, implicados en la financiación de actividades de I+D+i.

Se espera poder explotar las sinergias existentes entre los distintos instrumentos de financiación existentes en el panorama nacional. El elevado carácter dual de muchas de las tecnologías que se están abordando, para su uso tanto por FAS como por FCSE, así como la coincidencia de las políticas del Ministerio de Defensa y del resto de organismos públicos con responsabilidad en I+D+i, encaminadas todas ellas a apoyar el desarrollo de la base tecnológica e industrial nacional, favorece ese enfoque coordinado de las distintas administraciones.

Además, se quiere profundizar en nuevos instrumentos que permitan una mayor interactuación entre desarrolladores de tecnología y a usuarios finales a través de pruebas técnico-operativas sobre sus demostradores tecnológicos y prototipos, de forma que los esfuerzos en I+D+i se focalicen en donde más se necesita. Dominios de elevada complejidad técnica y operativa como el que estamos considerando, en los que la experimentación juega un papel muy relevante, podrían beneficiarse notablemente de este tipo de enfoques.

Es de destacar que la DGAM siempre se ha comprometido con el desarrollo de tecnologías en apoyo a la lucha contra la amenaza IED va a seguir vigente en los próximos años, dada la importancia de los objetivos abordados y el exigente desafío que supone su elevado carácter dinámico.

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje