menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Nicolas Loupy

Director general de Dassault Systèmes en España y Portugal


El cielo ya no es el límite para las startups

17/02/2020 | Madrid

En los últimos años la industria aeronáutica y espacial se ha vuelto extremadamente atractiva para las nuevas y las pequeñas empresas. El auge de las startups en la industria aeroespacial comenzó en 2010 con nuevas iniciativas de Elon Musk (SpaceX), Jeff Bezos (Blue Origin) y Bertrand Piccard (Solar Impulse), todos ellos empresarios de éxito. Con un brillo en los ojos demostraron que las empresas más pequeñas pueden surcar los cielos a la par que las grandes corporaciones establecidas. Y la tendencia continúa. Hoy en día, la industria aeronáutica está repleta de oportunidades para la creación de empresas. Los nuevos actores no sólo ofrecen soluciones innovadoras, sino que también cambian radicalmente la naturaleza de todo el mercado. Ahora la industria está inundada de nuevos actores. Según una reciente investigación llevada a cabo por NewSpace Global, el número de startups en el sector se ha multiplicado casi por diez desde 2013, pasando de 120 a más de 1.000 en la actualidad. En paralelo, sólo en 2018 se invirtieron 25.600 millones de libras esterlinas en nuevas empresas del sector aeroespacial, según el fondo de riesgo británico Seraphim Capital.

Sin embargo, la industria aeroespacial tiene muchos obstáculos que superar para poder competir. La industria, estrechamente regulada y de seguridad crítica, es comprensiblemente meticulosa pero lenta en la adopción de nuevas tecnologías. Podría decirse que esto está dejando la puerta abierta a startups. A diferencia de las empresas estatales o de las grandes corporaciones internacionales, las startups utilizan su enfoque ‘sin miedo al fracaso’. Se esfuerzan por reducir el costo final de sus productos y servicios para hacerlos accesibles a una amplia gama de clientes. Para ello, tienen que trabajar más rápido, generar más ideas nuevas y utilizar una serie de tecnologías y soluciones intersectoriales. Por ejemplo, a SpaceX le llevó cinco años y 307 millones de libras esterlinas de inversión desarrollar el cohete portador Falcon 9, mientras que la NASA habría gastado alrededor de 1.000 millones de libras esterlinas en una tarea similar, según los propios cálculos de la agencia.

En los últimos decenios, la calidad de las tecnologías y de los diversos componentes ha mejorado, mientras que sus costos de fabricación han disminuido. Como resultado, las startups están ahora presentes en casi todos los segmentos de la industria aeroespacial. Las tendencias de más rápido crecimiento en la industria son los vehículos aéreos no tripulados, los satélites, los sistemas de comunicaciones espaciales, diversos servicios de mantenimiento de la infraestructura espacial y aeronáutica y, por último, el turismo suborbital.

Por ejemplo, las nuevas empresas chinas Space Transportation y Linkspace han lanzado recientemente sus cohetes reutilizables, una alternativa asequible al Falcon 9. En el Reino Unido, OneWeb ya está lanzando satélites en miniatura a la órbita terrestre baja. Para 2021, la empresa tiene la intención de utilizarlo para proporcionar acceso a internet de alta velocidad en todo el mundo. Orbex, está preparando el lanzamiento comercial de su cohete Prime, diseñado específicamente para lanzar satélites ultraligeros. Para 2023, debería poner en órbita los nanosatélites de la startup Astrocast, que tiene previsto desplegar una red mundial de apoyo a la Internet de las Cosas. En otros lugares, la empresa canadiense LEO lanzará un servicio que vigilará la composición química de la superficie terrestre y rastreará los desechos espaciales para 2021.

La lista de startups que realizan una labor innovadora dentro de la industria podría continuar. Cada ejemplo pone de relieve que las startups están pasando de hablar de proyectos a ponerlos en práctica, y a un ritmo rápido.

Agilidad en las startups

 

Las startups no tienen miedo de experimentar, y como resultado, nuevos tipos de transporte, nuevos mercados y nuevas categorías de consumidores nacen justo delante de nuestros ojos. Dassault Systèmes trabaja con muchas startups del sector aeroespacial y de defensa, incluyendo AeroMobil, una compañía que crea el prototipo de un avión de carretera, el primer vehículo de este tipo, que saldrá al mercado en 2020. El vehículo AeroMobil permitirá desplazarse en cualquier terreno y con cualquier clima. Como dicen en la propia empresa, el desarrollo de un proyecto de este tipo requirió una multitud de interacción intersectorial. Después de todo, para pasar con éxito la certificación, tal aparato de vuelo y tierra debería cumplir los requisitos de los reguladores de ambas industrias a la vez. Pero la aparición de este tipo de transporte impulsará el desarrollo de nuevos tipos de empresas afines: escuelas para conductores/pilotos e incluso servicio de coches de vuelo.

Entonces, ¿cómo se las arreglan las nuevas empresas para competir en igualdad de condiciones con las grandes compañías? En primer lugar, utilizando las mismas herramientas de ingeniería y marketing que los líderes del mercado establecidos. De hecho, las startups tienen una ventaja a la hora de implementar nuevas tecnologías, como el Cloud Computing, computer vision o Big Data, así como la inteligencia de negocios y las plataformas de TI digitales. Como Boom Supersonic, que utiliza la plataforma 3DExperience para ayudar a acelerar el diseño y desarrollo de su avión Overture, un avión comercial que alcanza la velocidad de Mach 2.2, lo que a su vez hará que los vuelos supersónicos sean omnipresentes y accesibles. Boom utiliza la misma plataforma para su ideación, producción y certificación que el líder de la industria Airbus utiliza para desarrollar y construir sus aviones.

Además, las startups tienen la ventaja de tener una mayor flexibilidad y movilidad. El uso de principios ágiles en el desarrollo de productos, y la capacidad de encontrar y ocupar nuevos nichos de mercado. Esto da a las startups una gran ventaja sobre las grandes empresas. Con la plataforma 3DExperience en la nube, pueden escalar sin tener que poseer una enorme red de infraestructura de TI, una verdadera receta para la velocidad.

¿Qué es lo siguiente?

 

Por supuesto, los líderes del mercado no se apresurarán a ceder sus posiciones a nuevos jugadores. Los jugadores tradicionales también buscan las ventajas que ofrece la tecnología innovadora. Para lograrlo, las empresas aeroespaciales y de defensa están adquiriendo nuevas empresas, creando fondos de riesgo corporativo y desarrollando proyectos "skunkworks" y asociaciones para apoyar el desarrollo de nuevos productos. Por ejemplo, Airbus tiene ahora su propio acelerador de startups, Airbus Bizlab, que ha ayudado a 72 proyectos externos y 54 internos durante los cuatro años.

Dassault Systèmes también cuenta con su propia red internacional de laboratorios y centros 3DExperience, que ayudan tanto a las startups como a las grandes compañías a mejorar sus productos y desarrollar los conceptos para el transporte aéreo de próxima generación. Dos de las empresas que han traído proyectos al 3DExperience Lab son, Xsun y Zero 2 Infinity. Xsun está desarrollando nuevos tipos de vehículos aéreos no tripulados de largo alcance impulsados por energía solar. Zero 2 Infinity está construyendo una plataforma económica y ecológica para lanzar satélites de pequeño tamaño usando globos estratosféricos. 

Los grandes jugadores también ven el valor de los proyectos de innovación rápida. Un proyecto de colaboración con Dassault Systemes y el Instituto Nacional de Investigación de la Aviación de la Universidad Estatal de Wichita dio como resultado que Airbus desarrollara con éxito un nuevo prototipo de inversor de empuje. Northrop Grumman, Lockheed Martin y Raytheon trabajan en estrecha colaboración con las empresas de satélites. Por ejemplo, Lockheed Martin tiene una participación en Terran Orbital, que ofrece servicios de vigilancia por satélite a varios departamentos gubernamentales. Una colaboración más estrecha entre las grandes empresas y las empresas emergentes aportará más innovación al mercado y lo ayudará a transformarse aún más.

Aunque las startups adoptan nuevas ideas y tecnologías, a menudo se enfrentan a una amenaza mucho más grande que las grandes empresas: no pueden permitirse el lujo de fracasar en esta industria altamente regulada. Necesitan pasar por largos y complejos procesos de certificación antes de lanzar su producto, a pesar de que tienen limitaciones de dinero y tiempo.

Las plataformas de virtualización e innovación de productos en línea basadas en la nube ofrecen nuevas formas de ideación, diseño, fabricación, pruebas, certificación y funcionamiento, ayudando a las startups a optimizar sus procesos y a mantener su actividad centrada en sus productos. Estas plataformas automatizan las operaciones rutinarias, agilizan los procesos empresariales y de ingeniería, reducen el tiempo dedicado a las tareas administrativas y mejoran enormemente el acceso estratégico y rutinario a la información. Como resultado, las startups acelerar sus programas y ser las primeras en llevar sus prototipos al mercado. Las inversiones en digitalización pueden dar sus frutos en tan sólo 6 a 18 meses, acelerando el camino de la startup hacia la obtención de beneficios. Proporcionar a las empresas jóvenes los recursos para centralizar todas sus operaciones ayuda a las startups a centrarse en lo que mejor saben hacer: concebir ideas creativas para cuestiones complejas y desafiar a los grandes jugadores. Esto crea una industria mucho más vibrante que empuja los límites de la atmósfera.  

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje