menú responsive
ESPAÑA | Defensa
-/5 | 0 votos

Intervención ante la Comisión del Congreso

El Jemad alerta del "alto porcentaje de material inmovilizado por falta de recursos"

El general del Aire Miguel Ángel Villarroya Vilalta, Jemad. Foto: Congreso de los Diputados

El general del Aire Miguel Ángel Villarroya Vilalta, Jemad. Foto: Congreso de los Diputados

06/11/2020 | Madrid

G. S. Forte

Solo el 51% de las necesidades de mantenimiento de las Fuerzas Armadas se cubren en la actualidad. El Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), el general del Aire Miguel Ángel Villarroya Vilalta, lo ha apuntado este jueves en su comparecencia en la Comisión de Defensa del Congreso con motivo de la presentación del anteproyecto de presupuestos de Defensa 2021. En su intervención, el militar ha detallado que esa cobertura de poco más de la mitad del mantenimiento que precisan los Ejércitos y la Armada “queda muy lejos incluso del 70% que se estableció como mínimo de emergencia, forzado por los años de la crisis que comenzó en 2008”.

La situación ha empeorado más recientemente, como consecuencia de la prórroga presupuestaria que regía desde 2018, y que ha obligado a mantener unas mismas partidas anuales para los Programas Especiales de Armamento (2.164 millones de euros en concreto). Ante la necesidad de aumentar el dinero de estos programas alguna manera, el general del Aire ha explicado que se han retraído fondos inicialmente previstos para el sostenimiento.

Textualmente ha apuntado que se ha optado por “abonar el incremento anual de estos pagos recurriendo a créditos inicialmente destinados al sostenimiento, que es un término militar que engloba mantenimiento, actualización y aprovisionamiento para los sistemas de armas; y por supuesto a la reposición de estos sistemas de armas, equipos e infraestructura, que se han visto seriamente mermados”.

Esta situación, ha añadido, “está siendo el gran lastre de las Fuerzas Armadas: la disminución porcentual (constante en los últimos años) del recurso financiero disponible para el mantenimiento de los sistemas”.

Un delicado equilibrio

 

El Jemad ha afirmado que esta situación ha obligado al Ejército y a la Armada “a realizar un esfuerzo de repriorización de los recursos financieros para mantener con carácter preferente aquellas capacidades que en mayor medida afectaban a la defensa nacional”. También se han visto afectadas de este modo “aquellas desplegadas en operaciones en el exterior”, y se ha priorizado “en todo caso el gasto dedicado a garantizar la seguridad de los miembros de las Fuerzas Armadas”.

El general del Aire Villarroya ha advertido de que actualmente “tenemos un alto porcentaje de materiales y sistemas inmovilizado por falta de recursos”. En todo caso ha aclarado que la inversión en nuevos programas de modernización “es necesaria absolutamente, sí, pero”, ha concretado, “siempre que no vaya en detrimento del mantenimiento del material en servicio”.

Se trata, ha reconocido, de “un delicado equilibrio que debemos conseguir acompasando los esfuerzos en ambas direcciones: la de modernizar y la de mantener operativo lo que ya tenemos, de manera que un esfuerzo no hipoteque al otro”.

En su intervención ha abundado en la importancia de apostar “por soluciones de cooperación internacional o nacionales con alto contenido en investigación, desarrollo e innovación”. Se trata de una estrategia que también “ha supuesto un salto decisivo para nuestra industria de defensa”. Con este enfoque, ha explicado, se “ha contribuido a crear un tejido empresarial que asegura el retorno de las cantidades invertidas en la adquisición de nuevos sistemas de armas y ha evitado la dependencia tecnológica de España y Europa respecto a otros países”.

Productos ya existentes en el mercado

 

El anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 recoge un incremento que el Jemad califica de “sin precedentes (35%) en gastos de I+D+i y de digitalización; aspectos entre los que cabe decir que el Ministerio de Defensa hemos sido pioneros desde hace ya muchos años”. Programas como el Eurofighter, el A400, el 8x8, y las fragatas F-100 y F-110, ha añadido, “no hubieran sido posibles sin una apuesta decidida por la innovación”. También este debe ser el “germen de otros programas, como el ya iniciado FCAS, y, en el futuro, el avión entrenador con vocación de instruir también a los pilotos de este caza de sexta generación”.

En todo caso, el Jemad ha apuntado que no conviene “descartar allí dónde se estime más conveniente por consideraciones económicas, empresariales u operativas la adquisición de productos ya existentes en el mercado, que en determinadas ocasiones pueden representar la solución más eficiente”.

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje