menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

IV Simposio Internacional de Seguridad y Defensa Perú 2018

G. Pacheco invita a mirar al futuro de la defensa sin tabúes

Guillermo Pacheco, durante su innovadora exposición sobre políticas de seguridad y defensa. Foto: Marina de Guerra del Perú

Guillermo Pacheco, durante su innovadora exposición sobre políticas de seguridad y defensa. Foto: Marina de Guerra del Perú

30/08/2018 | Lima

Peter Watson

La disertación de Guillermo Pacheco Gaitán durante el IV Simposio Internacional de Seguridad y Defensa Perú 2018, que se celebró en Lima la semana pasada, se centró en el futuro de los procesos de formulación de las políticas de seguridad y defensa. El ponente tiró de Confucio, para recordar que "la clave para definir el futuro es comprender el pasado". Para poder construir el futuro, explicó, hay que verlo y no enfrentar el futuro con ojos del pasado, siendo ello más relevante aún si se va a intentar erróneamente formular políticas con la vista puesta en el pasado.

El expositor es bachiller en Arquitectura por la Universidad San Carlos de Guatemala, magister en planificación, magister en ciencias políticas, magister en defensa y seguridad, ha colaborado en la confección del Libro Blanco de Guatemala, ha realizado trabajos en relaciones cívicomilitares en el Ministerio de Defensa de Guatemala e investigador del Instituto de Relaciones Internacionales e Investigaciones para la Paz en Washington D.C.

Romper con los tabúes

 

Uno de los desafíos más grandes que tenemos, según Pacheco, es precisamente romper la manera de ver, cómo se puede ensamblar la comprensión del pasado para definir el futuro. Hay que tener otros ojos, que tratar de elimnar la mirada del pasado, transformar el tipo de observador que se es. Y uno de los grandes problemas es cuando hay resistencia al cambio, en lo institucional y en lo personal.

Según el ponente, hay que enfrentar el futuro sin la carga de lo que se tiene atrás, ese ojo tiene que venir del futuro y no ir al futuro, y Guillermo Pacheco como arquitecto tuvo que cambiar su lógica de planeamiento estratégico, que trata de ir del presente al futuro, planificando con lo que tiene, pero eso ya no alcanza ahora para eso que estamos viviendo, porque queremos ver con esos ojos del pasado y no nos damos cuenta que las nuevas generaciones están viendo con otros ojos, unos ojos en los cuales no nos reconocemos.

Según Pacheco, "estamos más preocupados de la actualidad y nos despreocupamos del futuro, incluso a nivel personal, no sabemos dónde vamos a estar en cinco años, y la nación tampoco sabe dónde va a estar en cinco años".

Cuando uno quiere ver el futuro siempre va a haber algo que intente impedir que uno pueda venir del futuro. Entonces al pretender formular políticas de defensa no se puede posicionar desde el presente hacia el futuro sino que se debe hacer un ejercicio de venir desde el futuro al presente, definir una visión estratégica, comentó el expositor.

El ejemplo de Haití

 

Con un grupo de trabajo, el expositor intentó hacer lo descrito en Haití. Un país que en 2016 publicó el primer Libro Blanco de quinta generación en toda la región. De manera similar a lo hecho en 2007 por el Libro Blanco de Francia se circunscribió el tema de seguridad, defensa nacional, desarrollo, partiendo desde el punto que Haití no se puede dar el lujo de tener Fuerzas Armadas tradicionales. Pero la Constitución de Haití dice que sí tiene Fuerzas Armadas. Menudo problema porque no cambiaron la Constitución. En 2016 se logró sin embargo hacer un documento moderno.

Francia, en 2007, publicó un concepto de seguridad nacional donde integró defensa y seguridad, lo cual - señaló Pacheco - es uno de los grandes desafíos que se tienen al tener la vista en el pasado, que es precisamente reconceptualizar la seguridad y la defensa.

El expositor va un poco más allá y comentó que a nivel hemisférico, no se entiende de seguridad desde Uruguay hasta México, cada uno entiende la seguridad como quiere. En Uruguay no se habla de seguridad sino de defensa, en México no hay ningún problema de hablar de seguridad nacional, en Guatemala hay que hablar de políticas nacionales de seguridad y no de seguridad nacional porque está mal visto.

No se puede entender entre un país y otro, cosas distintas en cuanto a la formulación de políticas de seguridad y defensa, resaltandola falta de uniformidad de conceptos en la región.  

Aprovechó Pacheco la oportunidad para recordar las afirmaciones del general Eric La Maisonneuve: “La guerra es el inevitable destino de las sociedades y, por esta razón, tenemos que admitirla como una constante. Lo que es variable, sin embargo, son las formas de la guerra”. Afirmación similar a las opiniones de  Winston Churchill en algún momento de su mandato, cuando afirmaba que los altos mandos militares analizan la guerra anterior y se olvidan que la futura guerra es diferente. Asimismo, los desafíos al estamento político se vienen produciendo desde hace miles de años.

Es decir, nos estamos tratando ahora de enfrentar a cosas que están presentes desde hace miles de años. Tratamos de verlas con los mismos ojos del pasado. Lo que se requiere de aquí al futuro es una nueva base conceptual de relacionamiento que nos permite ir más allá.


Comprender el pasado

 

Pacheco recordó que algunas Escuelas de Comando Mayor han olvidado a los clásicos, se ha dejado de hablar de los grandes clásicos, impidiendo que se entienda la evolución de la guerra a lo largo de la historia. Ahora se estudian técnicas corporativas de autores reputados. Así se están cerrando las maneras que tienen los militares en formación para abordar el futuro, perdiendo la oportunidad de ser ilógicos, es más fácil ser lógico porque se piensa que ello nos va a llevar a la solución deseada.  

Para pensar de manera ilógica debemos entender que los modelos de seguridad y defensa han cambiado, la naturaleza del conflicto ha cambiado, hoy es más urbano, en momentos en que todos los conflictos globales tienen un componente local.

Pachecho señaló en este punto que Alemania en 2017, en su Libro Blanco, ha descubierto algo que "nosotros manejamos desde 1995 cuando en la región se publicó el primer Libro Blanco, se hizo de manera horizontal, integrando las relaciones civiles militares".

La correcta conducción política genera institucionalidad. Actualmente, algunos gobiernos aparentan asignar misiones diferentes a las básicas militares a las Fuerzas Armadas, pareciendo desnaturalizar su rol natural.

Para que las Fuerzas Armadas participen en algo diferente a su naturaleza básica se tiene que haber diseñado un mecanismo, un marco normativo, una plataforma, para que así puedan hacerlo. No se pueden extender los roles en base a preocupaciones presentes o pasadas, sino con visión de futuro, plasmada en políticas públicas constantes que se hagan cargo del futuro. Si cambia el entorno, la institucionalidad tiene que cambiar.

"La defensa tiene un alcance multidimensional pero no existe un concepto multidimensional de la defensa", sentenció. 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje