menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Renovación de la flota de superficie

El almirante Leiva reitera que Chile tiene la capacidad de construir fragatas

Escuadra Nacional en navegación. Foto: Armada de Chile

Escuadra Nacional en navegación. Foto: Armada de Chile

20/05/2019 | Valparaíso

Nicolás García

El comandante en jefe de la Armada de Chile, almirante Julio Leiva, expresó su convicción que el país está en capacidad de construir sus propias fragatas para reemplazar las unidades de combate de la Escuadra Nacional y contribuir a la mantención de la capacidad disuasiva de la institución.

En una entrevista publicada en el diario El Mercurio de Santiago, el almirante Leiva insistió que Chile posee la experiencia suficiente para desarrollar un plan de construcción naval, tal como formuló en el acto inaugural del Mes del Mar 2019 efectuado a comienzos de mes en el Centro de Extensión UC de la Pontifícia Universidad Católica de Chile.

La autoridad naval manifestó que la compra de unidades de segunda mano no entrega la certeza de poder incorporar los buques que la institución requiere ya que la disponibilidad de plataformas depende de lo que ofrezca el mercado internacional y los recursos destinados a este fin benefician a la economía de otra país generando pocas utilidades a Chile.

Otra dificultad que mencionó el almirante Leiva es que un buque usado tiene una vida útil más corta por los años de servicio que prestó en el país vendedor lo que provoca gastos mayores en mantenimiento y genera la necesidad de reemplazar la unidad en un horizonte más corto a diferencia de un buque de nueva construcción.

El comandante en jefe de la Armada de Chile expresó que un programa de construcción de fragatas requiere estudios profundos pero reiteró que el país está en condiciones de efectuarlo y destacó la experiencia obtenida por Asmar en la construcción de cuatro patrulleros oceánicos y en el buque de investigación científica Cabo de Hornos además del proyecto Antártica I que registra un 5 por ciento de avance y que dotará al país de un rompehielos de más de 10.000 toneladas en el año 2023.

Reemplazo de las fragatas clase L y Type 22

 

Tal como publicó Infodefensa.com, el ministro de Defensa Nacional, Alberto Espina, confirmó en octubre de 2018 que su cartera firmó la resolución que aprueba el comienzo del proceso de adquisición de tres nuevos buques que reemplazarán a la fragata antisubmarina Type 22 FF-19 Almirante Williams y a las fragatas antiaéreas clase L FFG-11 Capitán Prat y FFG-14 Almirante Latorre que cumplirán su vida útil a mediados de la próxima década.

El almirante Julio Leiva expresó en enero de 2018 que su institución estaba analizando distintas soluciones para reemplazar a estas tres unidades y entre las opciones que se barajan están la compra de fragatas usadas y la construcción en Asmar Talcahuano.

La compra de buques de segunda mano es la alternativa que ha tomado mayor fuerza con el paso de los meses ya que la construcción de nuevas unidades en el país requiere una gran inversión y la grada de Asmar Talcahuano estará ocupada por el proyecto del rompehielos Antártica I hasta el 2022 lo que no permitiría tener los buques antes del 2030.

Las candidatas

 

La institución dio los primeros pasos al firmar una carta de intenciones con la Real Armada de Países Bajos (Koninklijke Marine) en diciembre de 2018 para iniciar el proceso de negociación de compra de las fragatas clase M HNMLS Van Amstel (F831) y HNMLS Van Speijk (F828). De concretarse esta venta, la fragata Van Amstel podría ser transferida a Chile en 2024 y la Van Speijk en 2027, una vez que entren en servicio sus reemplazos.

Las fragatas Type 23 de la Royal Navy es otra de las opciones que ha analizado la Armada de Chile. La institución posee tres buques de este tipo y en la actualidad realiza un profundo programa de modernización en la fragata FF-05 Almirante Cochrane. Sin embargo esta posibilidad es cada vez más remota ya que el Reino Unido retendría sus 13 Type 23 y no las daría de baja antes de la fecha prevista lo que impactaría en el cronograma de reemplazo chileno.

Las fragatas clase Halifax de la Real Armada de Canadá (RCN) es otro modelo de buque que podría incorporar la Armada de Chile. Estas unidades serán reemplazadas en la próxima década por fragatas Type 26 que serán construidas en astilleros del país norteamericano. Sin embargo este programa experimenta varios años de retraso y no permitiría a Chile tener las unidades que requiere a contar de la otra década.

La alternativa que ha adquirido protagonismo en los últimes meses es la opción de compra de dos fragatas clase Adelaide de la Real Armada de Australia (RAN). Esta institución habría ofrecido a Chile la HMAS Melbourne (FFG-05) y HMAS Newcastle (FFG-06) que serán retiradas del servicio en el segundo semestre de 2019. Los buques, basados en la clase Oliver Hazard Perry, tienen 25 años y pueden disparar el misil Standard SM-2 MR Block IIIA lo que permitiría al país mantener la capacidad de defensa de zona tras la baja de las dos fragatas antiaéreas de la clase L.

Pese a su relativa juventud, los buques australianos poseen sistemas de propulsión, sensores, electrónica y armamento distinto lo que implicaría generar nuevas cadenas logísticas e incrementaría el gasto en mantenimiento en la institución.  

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje