menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Renovación de la Escuadra Nacional

Chile negocia la compra de dos fragatas clase M a Países Bajos

Fragata HNMLS Van Speijk (F828). Foto: Armada Real de los Países Bajos

Fragata HNMLS Van Speijk (F828). Foto: Armada Real de los Países Bajos

14/02/2019 | Valparaíso

Nicolás García

La Armada de Chile firmó una carta de intenciones con la Armada Real de Países Bajos (Koninklijke Marine) para iniciar el proceso de negociación de compra de las fragatas clase M HNMLS Van Amstel (F831) y HNMLS Van Speijk (F828).

La incorporación de estos buques es una de las opciones que baraja la institución para reemplazar a las fragatas antiaéreas clase L FFG-11 Capitán Prat y FFG-14 Almirante Latorre y la antisubmarina Type 22 Batch 2 FF-19 Almirante Williams que cumplirán su vida útil a mediados de la próxima década.

En una columna publicada en la revista institucional Alle Hens, el comandante en jefe de la Koninklijke Marine, vicealmirante Rob Kramer, señaló que la carta fue suscrita por el director de la Organización de Material de Defensa (DMO) de Países Bajos, vicealmirante Arie Jan de Waard, durante una visita que efectuó a Chile. Es importante destacar que estos oficiales asisitieron a la Revista Naval Bicentenario y participaron en Exponaval 2018.

Kramer precisó que este documento es el punto de partida para el desarrollo de futuras negociaciones. De concretarse esta venta, la fragata Van Amstel podría ser transferida a Chile en 2024 y la Van Speijk en 2027, una vez que entren en servicio sus reemplazos.

La Armada de Chile posee una amplia experiencia en la operación de las fragatas clase M. En 2004 adquirió la FF-15 Almirante Blanco (ex HNLMS Abraham van der Hulst) y la FF-18 Almirante Riveros (ex HNLMS Tjerk Hiddes). La institución forma parte además del M-Frigate Group Steering Commitee que integran Países Bajos, Bélgica y Portugal y que permite compartir e intercambiar experiencias en el uso y sostenimiento de estos buques.

Características de las fragatas clase M

 

Los buques de la clase M o Karel Doorman pertenecen a una serie de ocho unidades multipropósito contruidas por el astillero Royal Schelde (hoy Damen Schelde Naval Shipbuilding) y comisionadas entre 1991 y 1995. Estas fragatas disponen de sofisticados sensores y armamento que permiten efectuar misiones de guerra antisubmarina, antisuperficie y antiaérea. 

Las unidades tienen 122 metros de eslora, 14,4 metros de manga, 4,2 metros de puntal y 6,3 metros de calado. Desplazan 3.340 toneladas. Disponen de un sistema de propulsión que combina dos motores diésel Stork-Werkspoor y dos turbinas de gas Rolls-Royce Spey 1A. Su velocidad máxima es de 30 nudos. Tienen una dotación de 154 tripulantes. Poseen hangar y cubierta de vuelo.

En cuanto a armamento, cuentan con un cañón Leonardo Compatto de 76/62 mm, un lanzador de misiles antiaéreos Mk48 VLS con capacidad para 16 RIM-7P Sea Sparrow y dos tubos dobles Mk32 para el lanzamiento de torpedos Mk46. A diferencia de los buques en servicio en Países Bajos, Bélgica y Portugal que poseen el misil antibuque Harpoon, las unidades de la Armada de Chile tienen dos lanzadores cuádruples de misiles Exocet MM-40 Block 3 de MBDA que fueron integrados por Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar) en Talcahuano.

Las dos fragatas neerlandesas y las dos belgas de la clase M fueron sometidas a mediados de esta década a un programa de modernización que incluyó un mástil integrado y nuevos sensores del Grupo Thales como el sistema electro-óptico de observación panorámica y de alerta Gatekeeper, un radar de vigilancia de superficie Seastar y un sistema de medidas electrónicas de ayuda al radar (RESM) APX.

Por su parte el programa de modernización de las dos fragatas portuguesas clase M contempla nuevos sistemas de gestión de combate y guerra electrónica y la actualización del sonar de casco PHS-36, el cañón Goalkeeper y el sistema de control de misiles Harpoon. En cuanto al misil RIM-7P Sea Sparrow será sustituido por el ESSM mientras que el torpedo Mk46 por el Mk54.

Países Bajos y Bélgica firmaron en junio de 2018 un memorándum de entendimiento para adquirir cuatro fragatas y 12 cazaminas que se repartirán en partes iguales entre ambos países. Las fragatas, que reemplazaran a las clase M, deberán entrar en servicio a contar de 2027. Su base de operaciones estará en Zeebrugge, Bélgica, mientras que las labores de mantenimiento se efectuarán en la base naval de Den Helder, Países Bajos. 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje