menú responsive
AMÉRICA | Tierra
-/5 | 0 votos

Reportaje Infodefensa

Comandos del Ejército de Chile, el valor de la polivalencia

Los Comandos del Ejército de Chile es una de las fuerzas de élite de Operaciones Especiales del país. Foto: Ejército de Chile

Los Comandos del Ejército de Chile es una de las fuerzas de élite de Operaciones Especiales del país. Foto: Ejército de Chile

22/11/2019 | Valparaíso

Nicolás García

Los Comandos del Ejército de Chile son especialistas en diversas tácticas y técnicas de combate avanzadas y capaces de operar en forma diurna y nocturna en todo tipo de terrenos y ambientes bajo condiciones metereológicas adversas.

El origen de esta especialidad secundaria se remonta a 1962, año en que se realiza en el país el primer curso de Comandos en la Escuela de Infantería y que contó con la asesoría de personal de Rangers y Fuerzas Especiales del Ejército de Estados Unidos.

Las Unidades de Comandos del Ejército de Chile son sometidas a una rigurosa preparación que les permite ejecutar misiones especiales a nivel operacional o eventualmente estratégico en el dispositivo adversario. 

Estos operadores de fuerzas especiales reciben especial instrucción, entrenamiento y equipamiento y son expertos en el empleo de medios terrestres, marítimos, aéreos o una combinación de ellos para infiltrarse en una zona determinada y lograr los objetivos trazados.

En su preparación se pone especial atención a la manipulación de explosivos, tiro avanzado de armamento y supervivencia para que se pueden desplegar en cualquier zona geográfica y actuar en los escenarios más difíciles que presenta la guerra moderna.

Solo los mejores

 

La Escuela de Paracaidistas y Fuerzas Especiales, ubicada en Peldehue, es la encargada de impartir la especialidad secundaria de Comando, tanto a los oficiales subalternos como a los clases de la institución. 

El curso de Comando se caracteriza por los exigentes estresores físicos y psicológicos que ponen al limite las capacidades de los postulantes para que logren ejecutar operaciones militares de creciente complejidad y riesgo. Habilidades como el trabajo en equipo y liderazgo son competencias claves para transformar al alumno en un soldado de élite.

Los postulantes, provenientes de diferentes unidades del país, enfrentan una serie de pruebas teóricas, físicas y de aptitud de comandos para poder integrar el curso. El rigor y alta exigencia queda demostrado en el número de efectivos que cada año se gradúan en el curso, logrando en 2019 esta especialidad secundaria solo cuatro oficiales subalternos y 22 clases.

Operaciones Especiales

 

Los nuevos Comandos obtienen las competencias tácticas y técnicas necesarias para realizar las funciones dentro de unidades de pelotón de Comandos, con capacidades físicas y psicológicas para el cumplimiento de misiones de Operaciones Especiales.

Según el perfil de egreso del curso, el nuevo Comando es capaz de ejecutar técnicas de combate, vida y movimiento con una condición física y psicológica acorde para cumplir misiones de Operaciones Especiales en distintos escenarios geográficos y planificar misiones de Operaciones Especiales, encuadrado en un pelotón de Comandos en los niveles pelotón, escuadra y equipo para cumplir misiones de operaciones militares de guerra.

El egresado además puede ejecutar misiones de Operaciones Especiales, encuadrado en un pelotón de Comandos, con liderazgo y trabajo en equipo, en los niveles de pelotón, escuadra y equipo, para cumplir misiones de operaciones militares de guerra.

Equipamiento y medios

 

Los Comandos están capacitados táctica y técnicamente para ejecutar operaciones especiales en la profundidad del dispositivo adversario, bajo condiciones adversas extremas. Su entrenamiento y equipamiento les permiten ejecutar misiones conjuntas y combinadas utilizando elementos convencionales o improvisados.

El equipamiento individual está conformado por fusiles de asalto DPMS Panther Arms M4 de 5,56 x 45 mm dotadas de rieles picatinny para montar miras ópticas avanzadas de combate de combate ACOG de Trijicon o Aimpoint CompM2 además de apuntadores AN/PEQ-2A para uso con dispositivos de visión nocturna. En cuanto a pistolas, los comandos del Ejército de Chile tienen como dotación la Beretta PX4 Storm de 9 x 19 mm.

Los efectivos disponen en su inventario del subfusil Heckler & Koch MP5 de 9 x 19 mm, la escopeta Armsel Striker calibre 12, la ametralladora liviana FN Herstal Minimi de 5,56 x 45 mm, fusiles de precisión APR338 de Brugger & Thomet, PGM338 de PGM Precision y M82 de Barret Firearms Company. Respecto al armamento blindaje, poseen el cañon sin retroceso recargable Carl Gustav y el lanzacohetes desechable AT-4 de Saab.

Los comandos emplean vehículos Humvee de AM General para misiones de largo alcance y combate urbano. Poseen un afuste central que puede ser equipado con un lanzagranadas Mk-19 de 40 mm o una ametralladora pesada Browning M2 HB de 12,7 x 99 mm y cuentan además con un montaje lateral en la posición del copiloto y la zona de carga para una ametralladora liviana de 5,56 x 45 mm o mediana de 7,62 x 51 mm modelo Minimi de FN Herstal.

Para inserciones aéreas, los comandos utilizan el material de vuelo de la Brigada de Aviación de Ejército (Bave). En este cometido destacan el avión de transporte Casa CN235 y el helicóptero de asalto Airbus AS532AL/H215M Cougar. Los comandos dominan la técnica de auto descenso y soga rápida o Fast Rope desde el Cougar a 20 y 30 metros de altura y la marcación de sitios de aterrizaje (HLS) con apoyo de helicópteros MD-530F Defender.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje