menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Análisis Infodefensa

La carrera profesional de los civiles en la Defensa

Soldado del Ejército de Chile. Foto: Archivo

Soldado del Ejército de Chile. Foto: Archivo

11/01/2021 | Santiago de Chile

Cesim

El sector Defensa es más heterogéneo de lo que se cree, dado que se compone no solo de soldados, marinos y aviadores militares, por cuanto constituye el personal esencial de nuestras tres ramas de las Fuerzas Armadas, sino que también lo integran civiles de los más variados orígenes y profesiones. Dicha relación resulta complementaria en beneficio de la ciudadanía en tanto la Defensa es un bien público. Actualmente, en el Ejército de Chile existen alrededor de 7.700 civiles, de los cuales alrededor de 2.700 son profesionales en diversas áreas y funciones, que se distribuyen a lo largo y ancho del país, contribuyendo de manera permanente a los esfuerzos que el Ejército realiza en favor de la ciudadanía. Ahora bien, ¿Por qué es importante la labor de las y los profesionales dentro del Ejército de Chile? y ¿Qué desafíos se plantean para mantener los talentos y su proyección profesional dentro de la Institución?

La multiplicidad de funciones que realizan los profesionales civiles varía según los ámbitos de conocimientos y experiencias que logran integrar a los diversos procesos, tareas y actividades que el Ejército realiza en las diversas áreas de misión a las que contribuye. Si bien existen escalafones propios para áreas críticas como, por ejemplo, sanidad o servicios jurídicos, existe una diversidad de profesiones civiles que actualmente son demandadas por la institución, y que permiten integrar las áreas propias del desempeño de las tareas militares con conocimientos multidisciplinarios. Las principales formas en las que los profesionales civiles agregan valor a las labores de las Fuerzas Armadas van desde un nivel de conocimiento especializado sobre temáticas ajenas a los ámbitos militares, hasta aquellos elementos cualitativos vinculados a las experiencias propias de la combinación de los conocimientos y cultura organizacional de los ambientes civiles, promoviendo la inserción de perspectivas alternativas a las tradicionales formas del quehacer militar. De este modo, se logra una vinculación recíproca que facilita el entendimiento en torno a las tareas propias del sector defensa, integrando conocimiento especializado, experiencias y perspectivas, cuya contribución elemental es la formación de una masa crítica especializada en los asuntos de la defensa. 

El servicio civil dentro de las Fuerzas Armadas podría constituir un elemento de interés en el futuro, tanto para los países que ya lo tienen instituido como para aquellos que prevén cambios en las condiciones demográficas. Algunos países desarrollados han comenzado a modificar las proporciones de personal militar y civil, dadas algunas características demográficas emergentes, como ocurre con las tasas de crecimiento y envejecimiento de la población, que augurarían cambios sustantivos en la composición de las fuerzas militares, aspecto que estimularía un rol creciente de los profesionales civiles en áreas complementarias y una mayor concentración de militares en funciones inherentes a su desempeño. En simple, esto significaría un crecimiento de la participación de civiles en labores y funciones de apoyo, como un mayor desempeño de militares en terreno, preferentemente en instrucción, entrenamiento y despliegue frente a necesidades coyunturales. En el futuro, las Fuerzas Armadas podrían resolver estas inquietudes a partir de la triada entre personal militar, personal civil y nuevas tecnologías. 

En paralelo, el rol de las instituciones académicas especializadas resulta relevante para estudiar y comprender las vinculaciones entre civiles y militares dentro de los procesos propios de la defensa. Se infiere que el éxito de las iniciativas de inserción de civiles en tareas vinculadas a la defensa constituye una temática de estudio particular, cuya contribución podría ser mayores y mejores niveles de entendimiento para la gobernabilidad de este sector en particular, e incluso, facilitaría un entendimiento acabado con otras instituciones, agencias y organizaciones con cierto nivel de injerencia sobre las tareas y procesos de las Fuerzas Armadas. 

El desempeño del personal civil facilita el desarrollo de labores de continuidad dentro de las Fuerzas Armadas. Las particularidades propias de la carrera militar, caracterizadas por una rotación permanente de funciones, responsabilidades y destinos hacen necesaria la participación de civiles en áreas que requieren de un desarrollo y conocimiento en perspectiva temporal, de modo de mantener un esfuerzo constante en alcanzar los objetivos globales de la organización. Esto posee también otras implicancias positivas, por ejemplo, frente a coyunturas temporales en las que exista una mayor demanda por el despliegue de fuerzas militares, los civiles contribuyen al funcionamiento de la organización dentro de una normalidad operativa. Esto se logra a partir del compromiso y grado de conocimiento respecto a las tareas y funciones que cotidianamente se realizan en las unidades del país, aspecto que fortifica los esfuerzos mancomunados del personal de la Institución, civiles y militares, por servir a Chile.

A nivel nacional, subsiste la idea de que no existen especialistas civiles en Defensa. Tal idea podría resultar incompleta, toda vez que el desempeño civil dentro de las Fuerzas Armadas, y en concreto, dentro del Ejército de Chile, constituye un desafío profesional en el que tanto la especialización como la experiencia generan un nivel de entendimiento superior difícil de replicar en instancias académicas u otras experiencias formativas. Los desafíos sustantivos en la materia se encontrarían, por una parte, en la atracción y mantención de talentos a nivel de los profesionales civiles a partir de propiciar condiciones para su desarrollo permanente, limitando la migración de tales experiencias y conocimientos hacia otras áreas (o brain drain); y junto con ello, incrementar y fomentar la formación de un capital humano avanzado del sector, aspectos en los cuales el Ejército de Chile está avanzando.

© Cesim Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje