Defensa estima en 25.000 millones el nuevo ciclo inversor
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

Defensa estima en 25.000 millones el nuevo ciclo inversor

Cospedal anuncia el nuevo ciclo inversor. Foto: Ministerio de Defensa
|

El Ministerio de Defensa calcula que necesitaría 25.000 millones de euros durante los próximos 15 años para el nuevo ciclo inversor de adquisición de sistemas de armas, según ha podido saber Infodefensa.com. El departamento, dirigido por María Dolores de Cospedal, ya trabaja en la forma de obtener estos recursos, después de estudiar junto con otros departamentos del Gobierno la financiación que precisan cada uno de los siete programas, anunciados por la propia ministra a principios de este año 2018.

Cabe destacar que estos 25.000 millones serían el techo de gasto inicial para garantizar el desarrollo de los siete nuevos proyectos confirmados por Cospedal: las cinco fragatas F-110; los vehículos de combate sobre ruedas VCR 8X8; el nuevo avión entrenador del Ejército del Aire; la modernización de los helicópteros Chinook; los helicópteros NH-90 navalizados; el sistema de mando y control de las Fuerzas Armadas; y el avión de reabastecimiento MRTT.

Defensa maneja un horizonte de 15 años para la ejecución de estos programas, lo que supone extender este nuevo planeamiento hasta al menos 2033. Cospedal confirmó recientemente que la inversión en nuevos sistemas de armas es urgente para renovar las capacidades obsoletas de los Ejércitos e incorporar otras más modernas que en estos momentos no tienen.

Una vez fijados los plazos, el ministerio estudia el modelo de financiación más idóneo para dotar de presupuesto a los programas. En el plano económico, Defensa deberá presentar un plan viable para el Ministerio de Hacienda, una cuestión de la que también habló hace unas semanas Cospedal. Sobre la mesa existen dos opciones.

Modelo de financiación

Según ha podido confirmar Infodefensa.com, no está descartado el formato tradicional, que pasa por adelantar el dinero necesario a las industrias fabricantes de los sistemas de armas mediante créditos del Ministerio de Industria. Este sistema ya fue empleado en los primeros Programas Especiales de Armamento (PEA) impulsados en los años 90 del siglo pasado.

El otro camino para financiar los programas sería incluir directamente las partidas requeridas en el presupuesto ordinario del departamento de Defensa, una vía que estaría en consonancia con los planes del ministerio de aumentar durante los próximos años su gasto, siguiendo los compromisos adquiridos en el marco de la OTAN.

Defensa además debe pagar todavía a lo largo de los próximos doce años unos 19.500 millones de euros de los Programas Especiales de Armamento (PEA), proyectos que han permitido la llegada a las Fuerzas Armadas de modernos sistemas como los Eurofighter, el A400M o los Leopardo. Por lo tanto, el ministerio tendría que compaginar hasta 2030 los compromisos de pago ya adquiridos con los importes fijados para las nuevas adquisiciones de armamento.

Aprobación en el Consejo de Ministros

El primer paso para la puesta en marcha del nuevo ciclo inversor será la aprobación de una "declaración de intenciones" en la reunión del Consejo de Ministros. Esta resolución recogerá las líneas maestras del plan de inversiones y, a partir de ahí, el ministerio de Defensa marcará los tiempos para el inicio de la contratación de los programas previstos.

Los dos programas más maduros son el vehículo de combate sobre ruedas (VCR) 8x8 para el Ejército de Tierra y la fragata F-110 de la Armada española. En el caso de la fragata, el Almirante Jefe del Estado Mayor de la Defensa (Ajema), almirante general Teodoro López Calderón, se mostró confiado la semana pasada en que la orden de ejecución para la construcción de los cinco buques se firmará este mismo año. De acuerdo con las cifras que maneja en privado la Armada, este contrato rondaría los 4.000 millones de euros.

En el caso del VCR 8x8, el programa tiene un importe estimado de 3.800 millones de euros para la compra de unos 350 vehículos, de los que 1.500 millones serían para adquisición y 2.250 millones para mantenimiento y modernización durante los 30 años de vida útil. El secretario de Estado de Defensa, Agustín Conde, adelantó estas cifras en una comparecencia hace un año en el Congreso de los Diputados.

A corto plazo, el otro gran programa pendiente de la financiación es el S-80. En este caso, el incremento no estaría incluido en el nuevo ciclo inversor, al considerarse una ampliación del presupuesto inicial. Defensa y Navantia ya han cerrado un acuerdo para aumentar el techo de gasto del proyecto, pasando de los 2.135 millones de euros hasta superar con creces los 3.000 millones de euros, lo que permitirá construir las cuatro unidades de la serie.



Recomendamos


Lo más visto