El Gobierno checo amenaza a Airbus Military con cancelar la compra de aviones C295
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
España >

El Gobierno checo amenaza a Airbus Military con cancelar la compra de aviones C295

C295 Checo
|

(Infodefensa.com) Madrid - El ministro de Defensa de la República Checa, Alexander Vondra, ha amenazado a Airbus Military, filial del grupo aeronáutico europeo EADS, con cancelar el contrato de compra de los cuatro aviones de transporte táctico C-295 por no atender a su reclamación para que solucionen los defectos detectados en las aeronaves.

En rueda de prensa celebrada en la sede del Ministerio, Vondra declaró que tanto Omnipol, suministrador de los aviones, como Airbus Military “reconocen los defectos detectados, pero, al mismo tiempo, les quitan importancia”, según informa el diario ABC.

“Nuestra paciencia tiene límites. Hemos escrito al fabricante para que elimine todos los defectos detectados. Si no atienden nuestra reclamación a tiempo, propondré al Ejecutivo cancelar el contrato”, afirmó el ministro.

“Esto no podemos y no queremos permitirlo. La seguridad de nuestros pilotos está en juego, y también crea dificultades para cumplir los objetivos para los que fueron comprados”, añadió.

Los cuatro aviones debían ser entregados el próximo 30 de noviembre, pero el fabricante obtendrá un nuevo y último plazo de seis meses para eliminar todos los defectos detectados.

Durante la rueda de prensa, el ministro informó sobre los dos incidentes sufridos por uno de los aparatos defectuosos que fue enviado a reparar a Sevilla, y que volaba de vuelta a la República Checa en octubre.

Problemas eléctricos y de software

El teniente coronel Petr Chamrad, que dirige la comisión de inspección del Ministerio de Defensa, explicó que el instrumental de a bordo “mostró valores equivocados de presión de aceite y temperatura en uno de los motores, y además hubo un corte en parte de la instalación eléctrica”, lo que obligó a la tripulación a apagar uno de los motores.

Chamrad agregó que el segundo incidente fue “el cambio de sintonización espontáneo del instrumental de comunicación y navegación durante el vuelo”, un fallo que eliminó el fabricante con la instalación de otro software.

El general jefe de las Fuerzas Armadas, Vlastimil Picek, apuntó que los aparatos “sólo podrán volar para detectar fallos”.

Las Fuerzas Armadas checas cerraron el contrato para la compra de los cuatro aviones en 2009 por 137,5 millones de euros. Recibieron los aparatos en 2010, aunque, hasta el momento, no han podido utilizarlos para operaciones militares.

Los aviones no pasaron la primera prueba técnica, a principios de año, debido a los problemas en el sistema aéreo y en el sistema de defensa pasivo. Se han ido marcando nuevos plazos a lo largo del año para la eliminación de los fallos, pero sin lograrse el visto bueno definitivo del Gobierno checo.

 



Recomendamos