El Salvador aplicará un impuesto a los grandes capitales para financiar la Seguridad
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Seguridad >

El Salvador aplicará un impuesto a los grandes capitales para financiar la Seguridad

MauricioFunes ElSalvador
|

Por A. López, San Salvador – El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, aplicará un impuesto a grandes capitales para financiar la Seguridad en el país centroamericano. El mandatario espera recaudar US$360 millones con la entrada en vigencia de la medida, antes de finalizar su período (2009-2014).

Durante la reunión del Consejo Consultivo (grupo de partidos políticos y ex presidentes de la República que ha reunido Funes desde hace varias semanas) del viernes anterior, el presidente presentó a varios partidos políticos y al ex presidente Elías Antonio Saca (ex dirigente de la Alianza Republicana Nacionalista, ARENA, y mandatario entre 2004 y 2009), su propuesta para aplicar un nuevo tributo, con la finalidad de generar el presupuesto extraordinario destinado a tareas de seguridad pública, según consigno el periódico salvadoreño La Prensa Gráfica.

Con esta medida, serán 2.000 grandes contribuyentes los que tendrían que apegarse al impuesto, con el que se pretende recaudar $120 millones al año.

En los tres años restantes de gestión, hasta 2014, Funes ha revelado que necesita un presupuesto extraordinario de seguridad de US$380 millones, los cuales podría obtener con esta medida.

La propuesta será estudiada por cada partido junto con sus bases, pero el mismo viernes adelantaron estar de acuerdo con la medida, al finalizar la reunión.

Funes también presentará a la empresa privada esta propuesta del Ejecutivo, con el fin de contar con un consenso de todas las partes, para presentar la definitiva a la Asamblea Legislativa el próximo mes, cuando cumple su segundo año al frente del Ejecutivo, el próximo 1 de junio.

Con este nuevo impuesto, detalló el rotativo local, Funes aseguró que no se estará afectando la economía nacional, ni el presupuesto ordinario. Los detalles del nuevo tributo serán revelados hasta lograr el consenso con las partes consultadas.

Por su parte, el diario vespertino salvadoreño Colatino publicó que el jueves pasado, durante la reunión en Antigua Guatemala, a la que asistieron los presidentes de Guatemala, El Salvador y Honduras, así como funcionarios de Gobiernos del resto de Centroamérica, para revisar los planes de seguridad, la propuesta del nuevo impuesto que estudia el Estado salvadoreño fue bien vista por otras administraciones vecinas, quienes consideran que la iniciativa debería aplicarse a nivel regional.

Esto como parte del plan regional de seguridad que impulsa el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) que en estos momentos busca financiación de la comunidad internacional para los casi US$1.000 millones que costaría dicho proyecto. El SICA se reunirá en Ciudad de Guatemala, los próximos 22 y 23 de junio, para afinar el tema financiero de dicho plan.

Estados Unidos ya expresó que los US$200 millones que el presidente Barack Obama ofreció para la región en febrero en San Salvador, para apoyar proyectos de seguridad, prevención y combate al crimen, estarán alineados con los planes del SICA.

Funes reiteró que este nuevo tributo, similar al creado en Colombia para hacerle llegar recursos al Estado y combatir con más impacto la criminalidad, sería aplicado únicamente a los grandes capitales y no afectaría ni a medianas ni pequeñas empresas.

Aseguró también que sería de carácter temporal. “Estamos pensando en un impuesto que no va a afectar el proceso de recuperación económica del país”, subrayó.

Aplicado en Colombia

Diario El Mundo, publicó el sábado anterior que el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, manifestó que el impuesto al gran capital no es un tema nuevo e incluso ya se estuvo negociando con los partidos. “Pareciera que es un tema acordado políticamente, tendremos que acatar lo que dispongan las autoridades competentes en definir un impuesto como este”, dijo.

Indicó que como ANEP han mantenido siempre la posición de que el desarrollo y la eficiencia en el gasto “son temas que no se hablan y no se discuten” y que deberían discutirse antes de cobrar un nuevo impuesto. Ejemplificó con Honduras, que ofrece facilidades a la empresa, lo que lleva a mayor inversión y más recaudación.

“Le reitero, vamos a ser respetuosos, vamos a escuchar (la propuesta), necesitamos saber si va acompañada de una política de ataque a la delincuencia”, demandó el titular de la mayor gremial de la empresa privada salvadoreña.

Daboud recordó que en la actualidad se gastan US$2.200 millones en seguridad, 10% del Producto Interno Bruto (PIB), cada año. “Si usted no tiene coordinación entre las instituciones de seguridad, poco hará más dinero, no va a resolver (el problema)”, respondió, cuando se le cuestionó sobre la urgencia monetaria en el tema de la inseguridad. Pero aclaró que “no hemos dicho que no se puede colaborar con esfuerzos de ese tipo”.

La próxima semana iniciarán las consultas del anteproyecto con el sector empresarial, universidades y con instituciones como la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

Funes percibe que hay “buena recepción” y espera que en dos semanas el plan sea presentado a la Asamblea Legislativa. Una iniciativa similar fue impulsada en Colombia bajo la administración del entonces presidente Álvaro Uribe, que aplicó una tasa de 1,2% al patrimonio.

En 2006 fue aprobada en el Congreso colombiano, una reforma tributaria por la que todas las personas poseedoras de patrimonios líquidos fiscales superiores a US$1,4 millones, serían las únicas que responderían por el tributo a lo largo de los años 2007, 2008, 2009 y 2010. Colombia no ha descartado hacer de esta medida de carácter permanente.



Recomendamos