​La Armada encarga a Navantia un estudio sobre la modernización de las F100
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Contratación >

​La Armada encarga a Navantia un estudio sobre la modernización de las F100

La actualización de estas fragatas es una de las prioridades de la Armada
|

La Armada española ha adjudicado al astillero estatal Navantia un primer contrato para la modernización de las fragatas F-100. La actualización de las cinco fragatas de la Clase Álvaro de Bazán es uno de los programas prioritarios para la Armada.

El contrato, gestionado a través de la Dirección Gestión Económica de la Jefatura de Apoyo Logístico, tiene un presupuesto de 100.000 euros y contempla “un estudio de impacto de la modernización”, según el anuncio de adjudicación publicado en la Plataforma de Contratación del Estado. La Armada no facilita detalles sobre los trabajos previstos, solo apunta que se trata de “un estudio de previabilidad y demostración tecnológica”. El plazo de ejecución es de dos meses.

La Armada española pretende modernizar las cinco fragatas F-100 (Álvaro de Bazán, Almirante Juan de Borbón, Blas de Lezo, Méndez Núñez y Cristóbal Colón) para facilitar el sostenimiento y disminuir su coste durante el resto de su ciclo de vida.

Esta modernización, conocida como (MLU, por sus siglas en inglés), permitirá que los buques continúen en servicio al menos entre 15 y 20 años más. La Armada trabaja desde el año pasado en la definición de las acciones necesarias para acometer esta modernización, que incluirá sistemas, equipos y componentes dentro de las áreas de plataforma, sistema de armas, sistema de combate y de sistemas de información y Comunicaciones.

Sistemas comunes a las F110

De cara a esta actualización, la intención es buscar la “comunalidad” con los sistemas desarrollados para la F-110, especialmente en los que se refiere al sistema de combate, así como emplear el mismo armamento.

La Armada ya ha identificado una serie de sistemas y equipos que están desfasados, bien porque desde el punto de vista de sus prestaciones operativas, la tecnología ha quedado por detrás de la amenaza u obsoleta, o bien porque desde la perspectiva de su fiabilidad y mantenimiento, tienen un alto índice de averías o no hay repuestos.

Las cuatro primeras fragatas de la serie entraron en servicio entre 2002 y 2006. Mientras que la Cristóbal Colón (F-105) fue recibida en octubre de 2012, con algunas mejoras respecto a las anteriores. La primera fragata de la serie, la Álvaro de Bazán (F-101), ya se encuentra en la mitad de su ciclo de vida.




Recomendamos