​La Guardia Civil cierra la compra de sus primeras pistolas Taser
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Seguridad >

​La Guardia Civil cierra la compra de sus primeras pistolas Taser

La empresa Saborit, representante en España de Axon, suministrará un lote de 150 pistolas por medio millón de euros
Taser7
Pistola Taser 7. Foto: Axon
|

La Guardia Civil ha adjudicado a la empresa Saborit International un contrato con un presupuesto próximo al medio millón de euros para la compra de 150 pistolas de efectos eléctricos incapacitantes, más conocidas como Taser, destinadas al personal de diversas unidades del cuerpo.

Se trata del primer lote de pistolas de este tipo que adquiere la Guardia Civil. La empresa adjudicataria deberá entregar el material en un plazo de once meses desde la resolución del expediente, según el anuncio publicado en la Plataforma de Contratación del Estado. 

El modelo seleccionado es la pistola Taser 7 de la compañía estadounidense Axon, que tiene a Saborit como representante en España. Esta última fue la única empresa que participó en la licitación resuelta el pasado mes de noviembre. El presupuesto exacto del contrato es de 454.929,75 euros, impuesto incluidos.

Baterías, vídeo cámaras y diferentes cartuchos

El contrato, además del lote de pistolas, incluye baterías, aplicación informática de gestión de datos, funda, bolsa de transporte, registrador automático de eventos operativos (vídeo cámara) para cada pistola y soporte de sujeción a la ropa del registrador, junto con manuales individuales de empleo de la pistola y el registrador. El precio por unidad, incluidos los accesorios del arma, es de 2.500 euros, sin impuestos.

También contempla la compra de 25 cargadores de baterías y de diferentes cartuchos de munición para uso en condiciones de aproximación (450), para uso en entorno próximo (450), para entrenamiento en condiciones de aproximación (300) y para entrenamiento en entorno próximo (300). Por último, recoge la adquisición de cartuchos de munición inerte que simula el de condiciones de aproximación (300) y cartuchos de munición inerte que simula el de uso en entorno próximo (300).

Solución intermedia al arma de fuego

La Guardia Civil expone en la memoria justificativa del expediente que actualmente sus unidades no disponen de este tipo de material. También ofrece detalles sobre las características de las pistolas taser que tiene previsto incorporar a su material y sus posibles usos. Las pistolas de efectos eléctricos incapacitantes permitirán, asegura, “graduar el uso de la fuerza y utilizarlas como solución intermedia al arma de fuego para afrontar situaciones de riesgo elevado tanto para los agentes de la Guardia Civil, como para terceras personas”.

Asimismo, expone que “las pistolas objeto del contrato resultan idóneas tanto por sus características técnicas, como por su capacidad intimidatoria, que hacen a este dispositivo un elemento disuasorio muy importante. Se trata de una herramienta idónea para su uso en lugares de grandes aglomeraciones de personas, donde el uso del arma de fuego resultaría mucho más desaconsejable por los posibles daños colaterales”.

Los impulsos generados por el dispositivo interfieren las señales nerviosas que se transmiten al sistema muscular y sensorial para obtener una incapacitación mediante una corriente eléctrica pulsante entre los electrodos durante el tiempo de exposición. “Están equipadas, además, de un dispositivo que permite documentar gráficamente las intervenciones en las que se ha utilizado, resultando un apoyo muy efectivo para los agentes en posteriores declaraciones, en sedes judiciales”, detalla la Guardia Civil.



Recomendamos


Lo más visto