Sapa debe devolver dos millones anuales a partir de 2022 y hasta 2036 por el desarrollo de transmisiones
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Sapa debe devolver dos millones anuales a partir de 2022 y hasta 2036 por el desarrollo de transmisiones

El Gobierno otorgó a la compañía un préstamo público ​de 30 millones en 2011
|

La empresa Sapa Operaciones, que recientemente entró en el capital de Indra e ITP Aero, consolidándose como referente en el sector industrial de defensa español, logró un préstamo del Gobierno español en 2011 para el desarrollo y aplicaciones de transmisiones para vehículos blindados por 30 millones de euros que debe empezar a devolver a partir de 2022 por una cuota de dos millones de euros anuales.

Según ha sabido Infodefensa.com, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero concedió de forma directa a la empresa guipuzcoana por real decreto una subvención con intereses de 30 millones que debía empezar a devolver a partir de 2015 con una cuota anual de 4,2 millones de euros y hasta 2026. El préstamo estaba imputado al presupuesto del Ministerio de Ciencia, entonces a cargo de la vasca Cristina Garmendia.

Sin embargo, en diciembre de 2018, el Ejecutivo de Pedro Sánchez modificó a través de otro real decreto dicha concesión en cuatro importantes aspectos. Por una parte, traspasó la gestión del préstamo al Ministerio de Defensa, ya en manos de Margarita Robles; segundo, eliminó la obligación de que las transmisiones tuvieran utilidad para vehículos civiles -como se exigía en un primer momento y por lo que se concedieron 1,8 millones de euros-; y, tercero, se extendió el cuadro de amortizaciones, señalando que el primer pago empezaría 2022. Es decir, una moratoria de siete años.

En cuarto lugar, los reales decretos muestran diferentes tipos de interés. En el real decreto 1098, de 22 de julio de 2011, firmado por el entonces ministro de la Presidencia, el donostiarra Ramón Jáuregui, el interés que debía pagar Sapa estaba fijado en el 6,027 % -unos 13 millones de euros en total-, y sin necesidad de constituir garantía. No obstante, en el real decreto 1433, de 7 de diciembre de 2018, no se fija interés alguno.

En este último decreto, se establece un nuevo cuadro de amortización que señala un capital pendiente de 30 millones de euros, y una misma cuota anual de amortización de dos millones de euros a partir de 2022 y hasta el año 2036.

Sapa Operaciones no solamente ha diseñado y fabricado las transmisiones para la segunda fase del vehículo de cadenas Pizarro, sino también ha sido adjudicataria de las transmisiones y el paquete motor de las 348 unidades del nuevo vehículo para el Ejército de Tierra español, VCR 8x8 Dragón, que ha comenzado a fabricarse. Por otra parte, su transmisión ha sido evaluada por el Ejército estadounidense, y despertado interés en otros clientes internacionales, aunque, por el momento, no ha logrado ganar ningún contrato de exportación.

Interés público, social y económico

En el real decreto inicial, el Gobierno razona la concesión del préstamo a Sapa Operaciones “por su carácter singular, y por concurrir razones de interés público, social y económico que dificultan su convocatoria pública, mediante resolución de la ministra de Ciencia e Innovación o del órgano en el que delegue”.

Explica, asimismo, que el préstamo se destinará a cubrir gastos de obra, infraestructuras, equipamiento, personal, suministros, servicios, gastos generales y otros gastos directamente relacionados con el desarrollo de las actuaciones. Por último, fija el periodo de ejecución desde el año 2011 y “sin que pueda extenderse más allá” del 31 de diciembre de 2016, lo que no se cumple pues dos años después se amplía.

En 2012, los ministerios de Economía y Competitividad y de Defensa establecen un acuerdo sobre los criterios y condiciones para llevar a la práctica la subvención, y establecen que Defensa -entonces en manos de Carme Chacón- “supervisará los desarrollos y comprobará los resultados”. Tres años después, en 2015, el ministerio de Defensa, ese momento encabezado por Pedro Morenés, considera que determinadas actividades de Sapa -como las relacionadas con sistemas de potencia e integración en vehículos terrestres- estaban vinculadas a capacidades estratégicas de la Defensa Nacional y las Fuerzas Armadas.

SAPA contribuiría a superar "uno de los principales retos de hoy"

En la justificación de la concesión de 2011, el Gobierno explica que Sapa es una de las empresas españolas más antiguas del sector y ha participado en los principales programas de armamento del Ejército. Subraya que el desarrollo propio de tecnología de lógica binaria superará las limitaciones de fiabilidad y rendimiento energético de la tecnología comúnmente utilizada en los sistemas de propulsión de vehículos militares.

“En síntesis -explica el real decreto-, la innovación de la transmisión de lógica a innovación de la transmisión de lógica binaria permitirá mejores rendimientos, eficiencia en el consumo de combustible, una mayor autonomía de los vehículos, un menor coste en su producción y menores emisiones contaminantes. Así, la mejora de rendimiento que incorporan los productos de Sapa contribuiría a superar uno de los principales retos que tiene hoy el transporte terrestre en nuestro país, la reducción de consumo de combustibles fósiles, optimizando el uso de los recursos disponibles, reduciendo la dependencia energética exterior y mejorando la economía en las operaciones de los sectores usuarios de estas tecnologías”.

SG850, primer desarrollo de Sapa

El préstamo público tenía como objeto ayudar al primer desarrollo de Sapa Placencia en el campo de las transmisiones. Enteramente mecánica y casi continua de 32 marchas, está controlada por un sistema electrónico homologado que permite un aprovechamiento óptimo del motor. La dirección es también enteramente mecánica con 32 radios de giro por marcha y controlada mediante volante electrónico. Los rendimientos conseguidos deben ser, según la memoria técnica, superiores al 90% y el aprovechamiento del freno del motor sería del 100%. Así, la empresa guipuzcoana diseña y construye la transmisión de lógica binaria SG850 que se instala, no sin significativos retrasos, en las unidades de la segunda fase del Pizarro.

Según Defensa, la nueva tecnología desarrollada por Sapa “que prescinde de convertidores y retardadores hidráulicos y que está parcialmente patentada, dota de autonomía a la empresa frente a terceros ya que no se detectan dependencias reseñables pues los elementos subcontratados se producen bajo especificaciones propias y no requieren materiales ni componentes singulares”.

De esta forma, agrega el real decreto, “las capacidades de Sapa alrededor de la transmisión SG850 y sus derivados son de una alta criticidad para la operativa de las Fuerzas Armadas y de alto valor estratégico para el Ministerio de Defensa y deben ser consideradas como una capacidad industrial estratégica al servicio de la Defensa.”

De los 30 millones de euros concedidos en 2011, la previsión era dedicar más de 15,7 millones para la fabricación de prototipos; 1,6 para la realización de pruebas; así como otros 13,4 para tecnologías aplicables a futuros programas.




Recomendamos


Lo más visto