Nuevas definiciones estratégicas y consolidación de capacidades, los retos del Ejército de Chile en 2022
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Balance 2021 y retos 2022 >
Retos 2022

Nuevas definiciones estratégicas y consolidación de capacidades, los retos del Ejército de Chile en 2022

Tanque Leopard 2A4 foto Ejército de Chile
Tanque Leopard 2A4. Foto: Ejército de Chile
|

El general Javier Iturriaga del Campo asumirá el 10 de marzo del 2022 la comandancia en jefe del Ejército de Chile y será quien tendrá la misión de poner en marcha la tercera fase del Plan de Desarrollo Estratégico al 2026 de la institución.

Este plan fija los lineamientos para lograr la flexibilidad, polivalencia e interoperabilidad que permitan proyectar y consolidar un Ejército funcional y altamente disponible para actuar tanto en operaciones tradicionales como en operaciones militares distintas de la guerra contribuyendo además a una mayor eficiencia en la gestión de los procesos internos.

Los objetivos del Plan de Desarrollo Estratégico al 2026 son desarrollar las capacidades requeridas para la Fuerza Terrestre en todas las áreas estratégicas; consolidar una estructura superior del Ejército racional, funcional y eficiente; y modernizar el sistema de gestión del recurso humano, considerando el ciclo de ingreso, formación y desempeño, entre otras.

Incremento de capacidades

En la actualidad está en ejecución el Plan de Acción Carrera 2019-2022 que tiene entre sus objetivos generales completar las dotaciones orgánicas de la Fuerza Terrestre y Estructura Superior del Ejército; continuar desarrollando iniciativas tendientes a lograr una mayor eficiencia en la administración de los recursos y completar al máximo el equipamiento de la Fuerza Terrestre conforme a los proyectos previstos.

En el 2022 se realizará el proceso de evaluación del Plan de Acción Carrera 2018-2022 para medir el grado de cumplimiento de las iniciativas y tareas consideradas para este periodo, así como también los efectos sobre los objetivos estratégicos y sobre el estado final deseado para el Ejército al año 2026.

La planificación para el período 2023-2026 que liderará el general Iturriaga contempla el incremento y consolidación de capacidades para lograr una Fuerza Terrestre interoperativa, proyectable, polivalente y sustentable.

Sus objetivos generales son consolidar los ajustes organizacionales que permitan alinear las capacidades requeridas, los costos asociados y los recursos disponibles; alcanzar las capacidades estratégicas requeridas para la Fuerza Terrestre; y lograr el conjunto de Objetivos Estratégicos definidos para el logro del Estado Final Deseado.

El Plan de Acción 2023-2026 deberá Iniciar el proceso de estudio para determinar las capacidades a proyectar más allá del año 2026, considerando el ciclo de vida previsto del material de significación estratégica y los cambios evidenciados en el escenario estratégico.

Nuevo equipamiento

A la fecha la institución ha efectuado la reorganización de la Fuerza Terrestre e incorporado mayor tecnología en sus unidades que han permitido incrementar de manera significativa su potencia de combate.

En esta línea, el Ejército de Chile ha recibido nuevo equipo como el lanzagranadas IWI GL 40 mm para la línea de fusiles Galil ACE 22 NC de 5,56 x 45 mm y los paracaídas T-11 y T-11R de la firma Airborne Systems.

La Brigada de Operaciones Especiales (BOE) Lautaro renovó su inventario con el fusil de asalto IWI Arad de 5,56 x 45 mm y el fusil semiautomático de francotirador Lewis Machine Tool (LMT) MARS-H (Modular Ambidextrous Rifle System-Heavy) en calibre .308/ 7,62 x 51 mm.

La institución tiene en marcha la recepción de 25 polígonos de tiro virtual (PTV) de fusil Galil ACE 22 NC. La fabricación en serie de estos sistemas se inició en septiembre de 2020 y la entrega del último sistema está prevista para el mes de mayo del 2022.

En 2022 comenzará la distribución de la nueva tenida de combate Multicam que reemplazará al Marpat en sus versiones norte y sur. Esta tenida consiste en un patrón de siete colores que mantiene su efectividad en una amplia variedad de terrenos y condiciones ambientales como elevación, luminosidad o época del año, entregando una gran versatilidad al combatiente.

Modernización del parque acorazado

Famae está a cargo de la ejecución del proyecto Proaco que permitirá actualizar los componentes del Leopard 2A4 y del Marder 1A3 que presentaban problemas por obsolescencia tecnológica y logística.

La empresa seleccionó en 2021 las propuestas de Elbit Systems para modernizar el sistema de control de fuego del tanque Leopard 2A4 y simuladores asociados y OIP Land Systems para renovar el sistema de observación y puntería del carro Marder 1A3 del Ejército de Chile.

Este programa abarca también la modernización del sistema de control de fuego de los obuses autopropulsados M109 que incorporarán el sistema Nekulpan desarrollado por Famae y Desarrollos de Automatización (Desa), y comunicaciones internas que serán provistas a los tres modelos de vehículos por Aselsan.

En 2022 se trabajará en prototipos para la ejecución y validación de las soluciones de modernización que implementarán las empresas para posteriormente, una vez finalizada esta fase, se proceda a la actualización gradual por lotes del Leopard 2A4 y Marder 1A3 en servicio en las Brigadas Acorazadas.

Reemplazo de los Piraña, proyecto Alfil II y sistema antiaéreo

La institución avanza en la definición del carro que reemplazará de manera gradual a los blindados de la familia Famae Mowag Piraña que fueron construidos hace más de 30 años y que se acercan al término de su vida útil.

El nuevo material permitirá mejorar la movilidad y la velocidad de las unidades con vehículos versátiles, de fácil operación y mantenimiento económico. Su compra permitirá transformar regimientos de infantería motorizada de la zona central del país en unidades de infantería mecanizada.

El Ejército de Chile tiene en marcha el proyecto Alfil II que contempla la compra de camiones para transporte de tropas y otros usos. Esta iniciativa es la continuación del proyecto del mismo nombre que permitió incrementar de la capacidad operativa de transporte de carga y personal como también la movilidad operativa de la Fuerza Terrestre.

Otra de las necesidades de la institución es la renovación del sistema de armas de defensa aérea de corto alcance Mistral 1. El Ejército de Chile posee munición de la primera generación que no se puede actualizar y debe ser renovada para asegurar la disponibilidad del material. 



Recomendamos


Lo más visto