​Amper Sistemas proveerá a Defensa de imágenes satelitales durante la primera mitad de 2022
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Contratación >
Espacio

​Amper Sistemas proveerá a Defensa de imágenes satelitales durante la primera mitad de 2022

El contrato es una solución transitoria entre la baja del sistema satelital Helios II y la entrada en servicio para España de la constelación CSO
Satélite helios 2 CNES
Satélite Helios II. Foto: CNES
|

La empresa Amper Sistemas se ha hecho con un contrato del Ministerio de Defensa para el suministro de imágenes por satélite de alta resolución durante la primera mitad de 2022. El presupuesto asciende a los 3,2 millones de euros.

Este contrato, gestionado por la Dirección General de Armamento y Material (DGAM), busca cubrir el hueco de al menos seis meses entre el final de la vida del sistema de satélites francés Helios II, prevista este mismo mes de diciembre de 2021, que en la actualidad proporciona a Defensa capacidad de observación terrestre desde el espacio (SEOT), y la entrada en servicio para España en el segundo semestre de 2022 de la constelación también gala Componente Especial Óptico (CSO), formada por tres satélites, dos de alta resolución y un tercero de muy alta resolución.

El expediente en concreto pretende “cubrir la expuesta necesidad del Ministerio de Defensa de obtener imágenes ópticas en la calidad y cantidad suficientes hasta la entrada en servicio para España de CSO, mediante la adquisición de dichas imágenes por vías comerciales”.

La DGAM recibió dos ofertas, no obstante, el anuncio de adjudicación solo hace referencia a la empresa con la mejor propuesta, Amper Sistemas. Esta compañía se hizo con el contrato con una oferta valorada en 3,26 millones de euros, menos de la mitad del presupuesto base de licitación, 6,95 millones. El Ministerio de Defensa argumenta que Amper Sistemas fue el “único licitador después de la fase de negociación” y su “oferta cumple con todos los requisitos exigidos en los pliegos de cláusulas administrativas particulares y de prescripciones técnicas”.

El contrato tendrá una duración de seis meses, prorrogable si es necesario por otros seis más. A este respecto, Defensa detalla que “el periodo de tiempo a cubrir será de al menos seis meses, renovable en los plazos adecuados hasta la entrada en operación del segmento terreno de CSO para España (CSO-UGSE), hasta un plazo máximo de un año”.

Según los pliegos del expediente, la empresa adjudicataria deberá a Defensa acceso a un archivo de imágenes globales de antigüedad inferior a un año, a razón de una media de 30 imágenes diarias de 50 km2, pudiendo oscilar estas entre 25 km2 (objetivos de muy alta resolución) y 100 km2 (objetivos de alta resolución). El ministerio además solicita derechos de programación prioritaria de cuatro imágenes diarias de las mismas características, permitiendo la obtención de nuevas imágenes de cualquier zona de la Tierra en un plazo máximo de 72 horas si la meteorología lo permite.

“El archivo de imágenes globales permitirá la visualización del catálogo en línea, de manera que se pueda acceder a todas las imágenes disponibles en la biblioteca del adjudicatario en un formato optimizado para su visualización en pantalla con orto rectificación sobre la marcha”, señala Defensa.

Pérdida de capacidad y negociaciones con Francia

España tiene un acuerdo con Francia desde hace más de tres décadas para el suministro de imágenes ópticas, primero a través del sistema espacial de observación de la Tierra Helios I y después con Helios II. Respecto a este último, Defensa detalla que “el sistema Helios II consta de dos satélites que han superado su vida prevista, aunque ambos satélites se encuentran operativos. Este es el sistema que actualmente proporciona la capacidad óptica a las FAS, a través de la cadena operativa Centro de Inteligencia de las Fuerzas Armadas- Centro de Sistemas Aeroespaciales de Observación)”.

Francia reemplazará el Helios II con la constelación CSO, que, puntualiza el ministerio, “estará disponible para terceros países posteriormente al final de vida de Helios II”. Esto quiere decir que España no dispondrá de las imágenes de CSO inmediatamente después de la baja de Helios II, y, por lo tanto, tendrá que recurrir de forma temporal a operadores comerciales.

El departamento que dirige Margarita Robles también apunta que en el año 2019 comenzaron las negociaciones para la potencial adhesión de España al programa francés CSO, sin embargo, todavía no hay acuerdo, por lo que, reconoce Defensa, “se prevé un periodo de tiempo entre el fin de vida de Helios II (diciembre 2021) y la entrada en servicio para España de CSO (segundo semestre de 2022), en el que el Ministerio de Defensa carecerá de capacidad propia de observación de la Tierra desde el espacio”. Dicha capacidad no puede cubrirse, cabe destacar, con el Paz, el satélite radar que España tiene en órbita.

“Disponer de la adecuada capacidad de Observación de la Tierra desde el Espacio (SEOT) se ha consolidado como una necesidad de información, tanto respecto al Territorio Nacional (TN) como en otros escenarios donde despliegan las FAS, permitiendo disponer de imágenes del espectro óptico e infrarrojo, de cualquier lugar del mundo”, subraya el ministerio.




Recomendamos


Lo más visto