Tal día como hoy en 1410 comienza el asalto por Antequera
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1410 comienza el asalto por Antequera

La ciudad, en poder del reino nazarí de Granada, fue atacada por las fuerzas castellano-leonesas que cercaban sus murallas
La toma de antequera
Reproducción de la obra 'La toma de Antequera' de Vicente Carducho
|

Tal día como hoy, 27 de junio, pero de 1410, comenzaba el asalto de Antequera, un intento de toma de la ciudad, en poder del reino nazarí de Granada, por parte de las fuerzas castellano-leonesas. El asalto fue un fracaso, pero el cerco, con el tiempo, fue una campaña exitosa para los españoles.  

La campaña estaba dirigida por el infante Fernando de Castilla. El ataque debió realizarse días atrás, pero varios retrasos quisieron que fuese un 27 de junio cuanto comenzase la ofensiva. El equipo de asedio ya estaba en posesión de los atacantes desde el 12 de mayo, y varias escaramuzas se saldaron con muertos por ambos bandos en el mes y medio hasta que comenzara el auténtico ataque.

Varias bastidas avanzaban hacia las murallas, y las escalas estaban preparadas para que los soldados ascendieran a las murallas defensivas de la ciudad. Sin embargo, un error de cálculo fue fatal para esta batalla: las escalas eran demasiado cortas. Así, los nazaríes aprovecharon para atacar con artillería y fuego a las bastidas.

Una derrota pasajera

Este fracaso no terminó en derrota, sino que marcó un cambio de estrategia de Fernando de Castilla para la batalla. El infante había triunfado en una importante contienda a principios de mayo y no iba a permitir que la campaña terminase. Emprendió diferentes escaramuzas victoriosas por los alrededores de Antequera. Estos éxitos derivaron en una propuesta de paz enviada por el emir de Granada, ofrecimiento que fue rechazado; los españoles exigían mucho más: que se declarase vasallo de Castilla, pagase un elevado precio económico y liberase a todos los prisioneros cristianos. El emir no aceptó la contraoferta.

Meses después del asalto aún continuaba el sitio, y finalmente, el 2 de septiembre, los españoles lograron privar a la ciudad de su abastecimiento de agua. Días después, desde lo alto de las bastidas, los cristianos dispararon contra los guardias que oteaban en lo alto de las torres, hasta que los defensores dejaron de guarnecerlas para evitar las numerosas bajas. Aprovechando la falta de vigilancia, los atacantes asaltaron desde una de las bastidas a una de las torres de la muralla. Esta ruptura de las defensas provocó que el resto del ejército atacante también lograse ingresar en la ciudad.

La derrota del reino nazarí era inminente y, aun así, estos tardaron en aceptar la rencidión. Finalmente, el ofrecimiento de paz fue firmado, liberaron a los presos cristianos, entregaron una buena cantidad de bienes y animales de carga y abandonaron la ciudad camino a Archidona (Málaga). 



Recomendamos

Lo más visto