La cumbre Madrid 2022 y el futuro de la Alianza
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Firma invitada >

La cumbre Madrid 2022 y el futuro de la Alianza

EDI02 Cumbre de la OTAN 24 marzo 2022
Cumbre de la OTAN de marzo de 2022. Foto: OTAN
|

La preparación de la Cumbre Madrid 22 se ha visto acompañada por la trágica evolución de la situación en Ucrania. En las semanas que precedieron a la invasión el pasado 24 de febrero se tenían informaciones de todo tipo que anunciaban la muy posible e inminente intervención de las tropas rusas en el país vecino. Según pasaban los días las señales eran más claras y parecía evidente que la situación desembocaría en el estallido de un conflicto entre Rusia y Ucrania. Sin embargo, no se tomaron medidas para frenar a las unidades rusas que se desplegaron cerca de la frontera desde el verano de 2021. En el mes de noviembre de 2021 aparecieron en los medios de comunicación titulares que destacaban que el ministerio de Defensa ucraniano consideraba que más de 114.000 soldados rusos estaban desplegados en zonas fronterizas de Rusia al noreste, al este y al sur de Ucrania.

Las afirmaciones ucranianas se podrían haber considerado alarmistas, pero en las mismas fechas medios oficiales de los Estados Unidos aseguraron contar con informes de inteligencia que señalaban que la Federación rusa se preparaba para una “invasión". Por su parte, el secretario general OTAN Jens Stoltenberg se reunió el 15 de noviembre de 2021 con el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores Dmytro Kuleba para tratar sobre la situación de la seguridad de Ucrania. En una conferencia de prensa tras el encuentro, el SG declaró que “En semanas recientes hemos visto grandes e inusuales concentraciones de fuerzas rusas en las proximidades de las fronteras de Ucrania”.

Reuniones y declaraciones

El grupo G7 de las siete grandes potencias condenó el mismo 24 de febrero en una cumbre virtual, la invasión rusa de Ucrania. “El presidente Putin ha devuelto la guerra a Europa. Se ha colocado en el lado equivocado de la historia”, aseguraron los líderes del grupo a través de un comunicado conjunto difundido por la presidencia de turno alemana.

A la reunión virtual acudieron el canciller alemán Olaf Scholz, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro italiano Mario Draghi, el primer ministro japonés Fumio Kishida, el primer ministro británico Boris Johnson, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen, el presidente del Consejo Europeo Charles Michel y el secretario general de la OTAN Jens Stoltenberg.

Las críticas contra Rusia se hicieron más duras y la condena casi universal. Además, muchos países occidentales e incluso firmas comerciales e instituciones financieras decidieron los días siguientes aplicar sanciones “masivas” a Rusia. Sin embargo, países de Asia y algunos iberoamericanos han obviado sancionar a Rusia y en ocasiones las relaciones comerciales con Rusia han aumentado. En cualquier caso, ante la situación creada es preciso tener presente en primer lugar al pueblo ucraniano que está sufriendo la tragedia de una guerra cruel no provocada que está afectando gravemente a la población y ocasionando la pérdida de numerosas vidas humanas, así como gran destrucción en Ucrania.

Desde el comienzo de la invasión se han reunido los miembros de las más importantes organizaciones internacionales relacionadas con la seguridad y la defensa. La primera reacción de la Unión Europea (UE) se produjo el mismo día 24 de febrero en una reunión especial del Consejo Europeo (CE) en la que se condenó con la máxima firmeza la agresión militar sin precedentes de Rusia y se expresó la unidad de la UE con sus socios internacionales, así como su solidaridad con Ucrania. El CE pidió a Rusia que: pusiese fin inmediatamente a sus acciones militares; retirarse incondicionalmente todas las fuerzas y equipos militares de territorio ucraniano; respetar plenamente la integridad territorial, la soberanía, la independencia de Ucrania, así como el Derecho internacional; y pusiese fin a la campaña de desinformación y a los ciberataques.

Los jefes de estado y gobierno de la UE celebraron una reunión informal del CE los días 10 y 11 de marzo en Versalles. En la declaración publicada al final de su encuentro se destacan algunos puntos: “… Toda la responsabilidad de esta guerra de agresión recae en Rusia y en Bielorrusia, su cómplice, y los responsables tendrán que rendir cuentas por sus crímenes, especialmente por los ataques indiscriminados contra la población y objetivos civiles. A este respecto, acogemos con satisfacción la decisión del fiscal de la Corte Penal Internacional de abrir una investigación. Pedimos que se garantice inmediatamente la seguridad y la protección de las instalaciones nucleares de Ucrania con la asistencia del Organismo Internacional de Energía Atómica… Exigimos que Rusia ponga fin a sus acciones militares, retire todas las fuerzas y equipos militares de la totalidad del territorio de Ucrania, de manera inmediata e incondicional…"

Una fecha clave: Cumbre extraordinaria de la OTAN, 24 de marzo de 2022

El día 24 de marzo se celebró en el CG de la OTAN la reunión de los 30 jefes de estado y gobierno aliados en una Cumbre extraordinaria. En ella se condenó la invasión rusa en los términos más duros posibles, se reiteró el apoyo a Ucrania y en respuesta a las acciones de Rusia, se anunció la activación de los planes de defensa de la OTAN, la movilización de elementos de la Fuerza de Respuesta aliada y la ubicación de 40.000 soldados en el flanco oriental de la Alianza junto con medios aéreos y navales significativos, bajo mando directo de la OTAN. Además de otras medidas, se van a establecer otras cuatro agrupaciones tácticas multinacionales en Bulgaria, Hungría, Rumania y Eslovaquia. Son medidas de carácter preventivo y proporcionado que tratan de evitar la escalada del conflicto. Por otra parte, teniendo en cuenta la actual realidad estratégica se va a acelerar la transformación de la OTAN incluyendo la adopción del próximo Concepto Estratégico de Madrid.

Reunión del G7 en el Cuartel General de la OTAN

Los líderes del G7 se volvieron a reunir también el 24 de marzo en el CG de la OTAN. A la reunión asistió el secretario general de la Alianza y tuvo lugar tras la Cumbre celebrada el mismo día. Los reunidos deliberaron sobre la invasión rusa y sobre una respuesta global al brutal ataque. También consideraron el papel de la República Popular China en la crisis y estudiaron posibles medidas para reducir la dependencia energética de Rusia.

En las Conclusiones del Consejo Europeo celebrado los días 24 y 25 de marzo se condenó muy duramente la invasión rusa de Ucrania. Además, se pidió a Rusia que con urgencia garantizase el paso seguro de civiles situados en zonas de combate. En el documento se asegura que la UE continuará proporcionando a Ucrania apoyo coordinado tanto político, como financiero, material y humanitario y se reconocen los esfuerzos realizados para acoger a refugiados. Además, se acordó desarrollar un Fondo Fiduciario de Solidaridad para la reconstrucción de Ucrania.

El presidente Michel recibe al presidente Biden

Otra reunión muy relevante fue la que el mismo día 24 de marzo el CE celebró con el presidente de los Estados Unidos Joseph R. Biden, Jr. En ella se estudió una respuesta coordinada y unida de la UE y los EE. UU. a la agresión de Rusia y se consideró revisar los esfuerzos en marcha para hacer pagar a Rusia y a Bielorrusia el coste de la agresión. También, se valoró la cooperación UE-EE. UU. para reducir la dependencia de los combustibles fósiles procedentes de Rusia y se resaltó la importancia de mejorar la seguridad y defensa transatlántica incluyendo una estrecha cooperación OTAN-UE.

Las condenas recogidas en los párrafos anteriores y muchas otras no han conseguido detener las hostilidades que siguen cuando se escriben estas líneas. Las conversaciones celebradas en Bielorrusia y en Turquía con la presencia de representantes de Rusia y Ucrania han avanzado lentamente y parece que se han logrado crear corredores humanitarios para que la población civil pueda abandonar alguna de las ciudades más castigadas en Ucrania.

El futuro de la gobernanza

La guerra en Ucrania ha tenido y sigue teniendo gravísimas consecuencias. Las pérdidas de vidas humanas son daños irreparables que están dejando a numerosas familias sin algún ser querido. Además, se están produciendo graves destrucciones que afectan a viviendas y a muchas infraestructuras públicas y privadas. Sin embargo, es preciso recordar también que la invasión de Ucrania y sus diversas y complejas consecuencias va a suponer un cambio de paradigma en las relaciones internacionales y el orden geopolítico global. En especial el espacio euroasiático se verá profundamente afectado. Por otra parte, en las reseñas de las reuniones de alto nivel que se presentan a continuación se puede apreciar cómo se presta gran atención a los temas relacionados con la seguridad y la defensa.

En la declaración publicada tras la Cumbre extraordinaria de la OTAN del 24 de marzo se presta gran atención a los gastos de defensa dado que para mejorar la seguridad de la Alianza es preciso disponer de recursos suficientes. También se indica en el documento que los aliados están “incrementando de manera sustancial sus gastos en defensa”. En la Cumbre los aliados tomaron también la decisión de acelerar sus esfuerzos para cumplir con el Compromiso de Inversión en Defensa. En línea con el compromiso contemplado en el artículo 3 del Tratado de Washington, la Alianza seguirá fortaleciendo su capacidad colectiva y la individual de sus miembros para resistir todas las formas de ataque. Durante la Cumbre en Madrid, se presentarán nuevos planes sobre cómo dar cumplimiento al mencionado Compromiso de Inversión. Cuando se publique este artículo la Cumbre de Madrid se habrá celebrado, pero cuando se escribieron estas líneas no se disponía de la Declaración de la Cumbre ni el texto oficial del nuevo Concepto Estratégico. Sin embargo, el 24 de mayo de 2022 en el discurso de apertura del Foro Económico Mundial en Davos el SG de la OTAN, Jens Stoltenberg que comenzó destacando que "la libertad es más importante que el libre comercio" y que la "protección de nuestros valores es más importante que las ganancias".

La Alianza Atlántica y la ONU

Todas las organizaciones que han tenido reuniones motivadas por la invasión de Ucrania tienen estrechos lazos con la OTAN. Sin embargo, la OTAN y la ONU tienen el compromiso de mantener la paz y la seguridad internacionales. Las dos organizaciones han estado cooperando en este ámbito desde principios de la década 1990, en apoyo de las operaciones de apoyo a la paz y en la gestión de crisis. La complejidad de los desafíos actuales en materia de seguridad ha requerido un diálogo más amplio entre la OTAN y la ONU. Esto ha dado lugar a una cooperación reforzada y a acuerdos para asegurar la debida comunicación entre el personal de las dos organizaciones.

El todavía vigente Concepto Estratégico de la OTAN de 2010 compromete a la Alianza a prevenir crisis, gestionar conflictos y estabilizar las situaciones posteriores a los conflictos, incluyendo un trabajo más estrecho con los socios internacionales de la OTAN, sobre todo la ONU y la UE. Las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas han proporcionado el mandato para las operaciones de la OTAN en los Balcanes Occidentales, en Afganistán y en Libia, así como para la primera misión de entrenamiento de la OTAN en Irak. La OTAN también ha prestado apoyo a las operaciones patrocinadas por la ONU, incluida la asistencia logística a las operaciones de mantenimiento de la paz de la Unión Africana respaldadas por la ONU en Darfur, Sudán y Somalia; el apoyo a las operaciones de socorro de la ONU en Pakistán, tras el terremoto masivo de 2005; y la escoltar a buques mercantes que transportan suministros humanitarios del Programa Mundial de Alimentos frente a las costas de Somalia. Más recientemente, el año 2020, aviones de transporte aliados apoyaron el Programa Mundial de Alimentos con la entrega de un hospital de campaña a Ghana como parte del esfuerzo más amplio de respuesta de la OTAN a la pandemia del COVID-19.

La cooperación práctica entre la OTAN y la ONU va más allá de las operaciones e incluye: la evaluación y gestión de crisis, la cooperación civil-militar, la formación y educación, la lucha contra la corrupción en el sector de la defensa, las actividades relativas a las minas, la mitigación de la amenaza que plantean los artefactos explosivos improvisados, así como en el campo de las mujeres, la paz y la seguridad, la protección de los civiles, los niños en los conflictos armados, la violencia sexual relacionada con los conflictos, el control de armamentos y la no proliferación, así como la lucha contra el terrorismo. En apoyo de las operaciones de paz de las Naciones Unidas, la OTAN lanzó en 2020 la iniciativa de creación de una capacidad de defensa para reforzar el Centro de Servicios Regionales de las Naciones Unidas en Entebbe, Uganda, capacitando en áreas clave al personal de mantenimiento de la paz, por ejemplo, en la lucha contra los artefactos explosivos improvisados (IED), en atención médica, en comunicaciones etc.

El 26 de octubre de 2018 se firmó una Declaración Conjunta actualizada en la que se establecían los planes para la futura cooperación entre la OTAN y la ONU. Sobre la base de la Declaración Conjunta original, firmada en septiembre de 2008, se establecieron áreas prioritarias para la cooperación futura, incluido el apoyo a las operaciones de paz de la ONU, la lucha contra el terrorismo, la protección de los civiles y la promoción de la agenda de mujeres, paz y seguridad. El año 2010, la OTAN creó el puesto de Oficial de Enlace Civil de la OTAN ante la ONU, además del ya existente Oficial de Enlace Militar establecido en 1999.

Un reforzamiento de los lazos existentes y una mayor cooperación con la ONU y otros actores internacionales como la UE y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) es una parte integral de la contribución de la OTAN a un "enfoque integral" para la gestión de crisis y las operaciones. El futuro de la OTAN debe tener en cuenta el compromiso de la mantener la Alianza de mantener la paz y la seguridad internacionales.




Recomendamos


Lo más visto