​La Policía sustituirá sus veteranos revólveres Astra por pistolas subcompactas semiautomáticas
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Contratación >

​La Policía sustituirá sus veteranos revólveres Astra por pistolas subcompactas semiautomáticas

El contrato, con un presupuesto de 1,2 millones, contempla la compra de al menos 2.000 nuevas pistolas
Agente policia nacional
Agentes de la Policía Nacional. Foto: Policía Nacional
|

La Policía Nacional ha puesto en marcha un contrato con un presupuesto de 1,2 millones de euros para la adquisición de un lote de como mínimo 2.000 pistolas subcompactas, semiautomáticas, del calibre 9 mm parabellum, que entrarían en servicio a partir de mediados del próximo año. Las nuevas pistolas sustituirán a los veteranos revólveres de la marca Astra, modelo Cadix 250, de 2 pulgadas con una capacidad de 5 cartuchos, que ya no se fabrica y de los que apenas existen recambios.

Esta arma, de menor tamaño que la reglamentaria, es utilizada por los agentes en una serie de servicios en los que deben guardar especial cuidado y no revelar su condición de policía. La propia Policía Nacional explica que este revólver ha dejado de ser “la solución más idónea en atención al tipo de munición que emplean (calibre .38 spl), que perjudica las protecciones de las galerías de tiro de la Policía Nacional en un grado muy superior al calibre de la pistola oficial (de 9 mm Parabellum)”.

Por otra parte, añade, “su reducido tamaño de cañón y el bajo número de cartuchos que puede albergar, la convierten en una alternativa a desechar, existiendo opciones en el mercado que están en disposición de ofrecer una capacidad de fuego superior y una mayor precisión en el disparo”. Este contrato tiene por tanto como objetivo dotar a todo agente que tenga asignada un revólver Astra Cadiz 250 con “una pistola subcompacta que le otorgue un poder de fuego y precisión superior, al tiempo que mantiene las características que la hacen fácilmente ocultable”.

Características de la pistola

El precio estimado por pistola será de 605 euros, impuestos incluidos. Cada unidad deberá incluir los siguientes accesorios: tres cargadore compatibles, una funda de servicio para porte en la parte interior del pantalón de manera discreta, un kit de limpieza para armas de 9 mm, un manual de uso en español, y una caja de transporte de material sintético con un interior recubierto de material esponjoso para proteger el arma, que irá identificada con la marca y modelo de la pistola y número de serie.

Respecto a las características técnicas del arma, tendrá un cañón de una longitud de entre 75 y 90 mm, un peso máximo con el cargador vacío de 650 gramos y el principio de funcionamiento será de carga por retroceso con cierre acerrojado y cañón basculante o rotatorio, con un cargador con capacidad mínima de 8 y máxima de 10 cartuchos. El acabado de la pistola será en color negro y deberá disponer de un retén del cargador, que será ambidextro o intercambiable, para su uso por diestros y zurdos. También contará con un sistema de miras abiertas (punto y alza) de alta visibilidad y una empuñadura rayada o picada tanto en su parte anterior como posterior para facilitar una mejor adherencia.

Las empresas interesadas deberán presentar cinco pistolas junto con sus accesorios, idénticas a los que serían suministradas. La compañía adjudicataria asegurará repuestos durante al menos 15 años y tendrá que impartir un curso de formación en el uso y manejo de la pistola para 25 miembros del Servicio de Armamento y Equipamiento Policial (SAEP) de la Policía Nacional.

El contrato está gestionado por la Dirección Económica y Técnica de la Dirección General de la Policía mediante procedimiento abierto y tramitación ordinaria. Las empresas interesadas tienen hasta el 5 de septiembre para obtener los pliegos del contrato y ese mismo día finaliza el plazo para presentar las ofertas. Un mes después, el 6 de octubre, el órgano adjudicatario procederá a la apertura de las ofertas económicas, seleccionando la mejor propuesta.

Entregas a partir de julio de 2023

La Policía contempla que las nuevas pistolas lleguen en un plazo de tres meses, a partir de julio de 2023. Los criterios a tener en cuenta serán dos: el precio (60 puntos) y la valoración técnica (40 puntos).

Los pliegos del contrato justifican la necesidad de un arma de estas características. “Dadas las particulares características de las intervenciones policiales realizadas por las unidades que prestan servicio de paisano, se requiere la dotación individual de un tipo de arma corta que resulte la más adecuada en cuanto a discreción en el porte y la capacidad operativa”, subrayan.



Recomendamos


Lo más visto