​Defensa inicia 16 nuevos programas de adquisiciones con la subida del presupuesto
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >
Presupuesto

​Defensa inicia 16 nuevos programas de adquisiciones con la subida del presupuesto

Los fondos permitirán activar la compra de aviones de patrulla marítima, helicópteros Romeo, misiles Spike, buques hidrográficos o lanzacohetes
​El Ejército dispara por primera dos misiles Patriot a la vez desde lanzadores distintos
Uno de los programas que recibirán financiación es la actualización de los Patriot. Foto: Ejercito de Tierra
|

El aumento del presupuesto permitirá al Ministerio de Defensa poner en marcha el próximo año hasta 16 nuevos programas de adquisiciones de capacidades para las Fuerzas Armadas. A estos proyectos, el departamento que dirige Margarita Robles destinará en total 1.400 millones de euros, el 28,5% de los 4.900 millones destinados a Programas Especiales de Modernización, más conocidos como PEA.  

El ministerio lanzará, por ejemplo, la compra de aviones C-295 de patrulla marítima para el Ejército del Aire, helicópteros Romeo y buques hidrográficos para la Armada o un nuevo lote de misiles Spike y la modernización de los Patriot para el Ejército de Tierra. Defensa también abrirá dos programas para sustituir a los cazas F-18 de las bases de Zaragoza y Torrejón. Por primera vez también aparecen partidas para el Euromale y la modernización del Tigre, dos programas aprobados este 2022. 

La industria aeroespacial española, con Airbus a la cabeza, será la gran beneficiada de estos nuevos programas, aunque las inversiones también tendrán un impacto positivo en otros sectores como el naval, liderado por Navantia.  

Patrulla marítima 

Entrando en el detalle, Defensa abrirá dos programas para recuperar las capacidades de patrulla y vigilancia marítima, dotados con 180 y 153 millones en 2023. Entre las actuaciones previstas se encuentra la compra de cuatro C-295 MPA/ASW para sustituir a los P.3 Orion que en diciembre finalizan su vida operativa. El ministerio apunta que “se hace necesario para mantener la capacidad E-4-1, Combate naval. Control del mar, la adquisición de las plataformas aéreas, en número suficiente, con la configuración de equipos y sensores adecuada, que permita garantizar los compromisos nacionales y realizar las misiones en el exterior encomendadas”.  

Y añade: “En consonancia además con el objetivo estratégico de apoyar a la industria nacional, se plantea la adquisición de cuatro plataformas Airbus C295W, con los equipos y sensores necesarios para adaptarlas a la misión de patrulla marítima”. 

En la lista además aparecen dos programas de comunicaciones, el Sistema Conjunto de Radio Táctica (SCRT), con 80 millones, y el plan MC3, con otros 30,6 millones para empezar. A esto hay que sumar las primeras inversiones para el nuevo lote de misil Spike (119,3 millones), la actualización del sistema de defensa aérea Patriot y sus equipados asociados (145 millones), y el lanzacohetes de alta movilidad Silam (22 millones).  

Helicópteros, buques hidrográficos, RPAS Sirtap... 

El incremento presupuestario hará posible el lanzamiento de otros programas pendientes de financiación como el dron Sirtap (101 millones), el mortero embarcado (35 millones), el helicóptero MH-60R Romeo para la Armada (180 millones) y la renovación de la flota de buques hidrográficos (40,3 millones). 

Defensa también impulsa con los nuevos fondos el Euromale, la modernización del Tigre y el nuevo lote de helicópteros de entrenamiento H135. Estos tres programas, aprobados durante este año, no contaban inicialmente con presupuesto en la partida de los PEA para 2022. El primero dispondrá en 2023 de 38,7 millones, el segundo, de 29,3 millones, y el tercero, de 38 millones el próximo año. En el caso del Tigre y el Euromale, también recibirán dinero (la mayoría) a través de los créditos de Industria.  

El F-35, un poco más cerca 

Por último, el ministerio abre dos programas para el reemplazo de los cazas F-18 (C.15M para el Ejército del Aire) de las bases de Torrejón y Zaragoza que llegarán al final de su vida en torno a 2027-2028. Uno de ellos incluye además el relevo de los Harrier de la Armada, por lo tanto, el modelo elegido en este caso –a falta de confirmación oficial- es el F-35, el único avión que existe en el mercado capaz de operar, en su versión de despegue y aterrizaje vertical, desde la cubierta del LHD Juan Carlos I. Estos programas reciben el nombre de Avión sustituto C.15M y Avión sustituto AV-8B y C.15M, y contarán para el próximo año con 130 millones y 90 millones, respectivamente.  

Todas estas partidas mencionadas corresponden a la primera anualidad de unos programas, que continuarán recibiendo fondos en los próximos años. Todos ellos han sido identificados como necesarios y, en muchos casos, urgentes, por los Ejércitos y la Armada para mantener y recuperar, en otras ocasiones, capacidades fundamentales en el actual escenario internacional marcado por la guerra en Ucrania.

Los restantes 3.500 millones irán a pagar otros proyectos ya en marcha como el caza Eurofighter y su apoyo logístico (620 millones), el NH90 (444,6 millones), la fragata F-110 (488,6 millones), el FCAS (525,6) o el avión MRTT (270 millones).  



Recomendamos


Lo más visto