Navantia instala en Ferrol una máquina única en Europa para las pruebas de las fragatas F-110
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Navantia instala en Ferrol una máquina única en Europa para las pruebas de las fragatas F-110

La compañía pondrá a prueba un total de 85 equipos y sistemas en la DSSM durante los dos próximos años
|

Navantia acaba de completar la instalación en su astillero de Ferrol de una máquina única en Europa para las pruebas de choque de un buen número de equipos y sistemas que llevarán a bordo las futuras fragatas F-110 de la Armada española.

La máquina, conocida por las siglas DSSM (Deck Simulation Shock Machine), es la cuarta en el mundo de este tipo y la primera fuera de territorio estadounidense. El funcionamiento es sencillo. Básicamente produce una vibración que simula el movimiento que experimentaría un determinado equipo de producirse un incidente (como una explosión cercana al buque).

El constructor naval cerró un acuerdo de colaboración con la empresa NTS, fabricante de este desarrollo, que está presente en España a través de su filial NQA, para instalar la máquina en el astillero ferrolano. En principio, estará al menos tres años en Ferrol para certificar los equipos y sistemas que irán en la futura fragata.

El equipo se coloca en la máquina con todos los sistemas que permiten su funcionamiento conectados y después se realizan las pruebas. Para recibir la correspondiente certificación, al final de las pruebas el equipo debe continuar operativo y sin daños. Dependiendo del equipo y de la parte del buque donde estará situado, la vibración es mayor o menor.

El DDSM permite pruebas con equipos de hasta 1.800 kilos. Por ejemplo, un armario eléctrico. En un principio hasta 85 equipos pasarán por esta máquina. Esto supone trabajo prácticamente sin descanso durante dos años, puesto que la prueba de un equipo tiene una duración media de una semana. Con una serie de sensores en la máquina y los equipos se recoge el efecto de la vibración y se traslada a un ordenador donde se analiza con un complejo programa los datos obtenidos.

La máquina ya está instalada en un taller del astillero de Ferrol y a punto de finalizar la fase de calibración. El próximo mes de diciembre estará en principio operativa. Los trabajos de instalación se han enfocado sobre todo en la cimentación y nivelación de la base sobre la que se asienta la máquina para soportar los efectos de la vibración que, asegura el fabricante, puede ser equivalente a un terremoto de 2,5 grados.

Antes, los equipos de proveedores españoles y europeos que tenían que ser certificados viajaban a Estados Unidos para las pruebas. A partir de ahora, con esta nueva máquina, todo el proceso podrá hacerse en Ferro sin la necesidad de cruzar el charco. De esta forma, Navantia busca ahorrar costes y reducir el plazo de entrega de los suministradores de los equipos de la F-110.






Recomendamos


Lo más visto