menú responsive
ESPAÑA | Aire
-/5 | 0 votos

Encuentro con el JEMA

El nuevo entrenador y el relevo del F-18, prioridades del Ejército del Aire

Avión entrenador C-101. Foto: Ejército del Aire

Avión entrenador C-101. Foto: Ejército del Aire

08/02/2019 | Madrid

B. Carrasco

El Ejército del Aire tiene dos grandes prioridades este año en el apartado de material: la adquisición de un nuevo entrenador para sustituir al avión C-101 de la Academia General del Aire (AGA) y la búsqueda de un sustituto para sus cazas de combate F-18.

El Jefe del Estado Mayor del Aire (JEMA), general del aire Javier Salto, explicó en un encuentro con periodistas que para 2021-2022 está previsto el último curso académico con los entrenadores C-101, por lo que hay que tomar una decisión sobre la llegada de un nuevo sistema de entrenamiento en el corto plazo. Estos aviones son fundamentales para la formación en una primera fase de los nuevos pilotos.

Sobre el caza estadounidense F-18, el general apuntó que el foco está puesto en la base de Gando en Canarias, donde se encuentran los modelos más antiguos adquiridos de segunda mano a los Estados Unidos. Este mismo año habría que tomar una decisión sobre el relevo. El propio secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, ya adelantó hace unos meses que 2019 será clave, siendo la compra de un nuevo lote de Eurofighter, todavía por definir, la principal opción.

El JEMA explicó que otro sistema que habrá que renovar más pronto que tarde son los aviones de vigilancia marítima Delta 4 (C235), además de modernizar los radares y centros del Sistema de Mando y Control Aéreo (Simca). Tras acometer estos programas, el Ejército del Aire apuesta en el medio plazo por la búsqueda de sustitutos para los aviones P3 Orion, con base en Morón de la Frontera, y los entrenadores avanzados F-5, ubicados en Talavera la Real.

Junto con los planes de actualización de sistemas de armas, Salto recordó este año continuará con el proceso de implantación del avión de transporte A400M y ya preparan la llegada de otras dos aeronaves de última generación: el sistema remotamente tripulado Predator B y los helicópteros de transporte NH90.

Falta de personal

 

El aumento progresivo del personal hasta alcanzar el torno del 25% de las Fuerzas Armadas es otra prioridad. En los últimos años, el Ejército del Aire ha pasado de 28.000 efectivos a los 23.000 actuales, el 18% del total.

La situación preocupa en el caso de los pilotos. La cifra perfecta serían unos 580 efectivos, mientras que una plantilla adecuada podría rondar los 500 pilotos. Sin embargo, el número actual es de 450. "Hay un déficit del 10 por ciento", aseguró el general.

La Fuerza Aérea ha puesto en marcha algunas iniciativas para hacer frente a este déficit, que afectará a la institución durante los próximos años, y combatir a la vez la fuga de pilotos al sector privado. El año pasado refleja a la perfección el escenario. En 2018, salieron de la academia 25 nuevos pilotos y dejaron la institución unos 60, rumbo a las empresas.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje