menú responsive
OPINIÓN
-/5 | 0 votos

Firma Invitada

Carlos Delgado Fernández

Ingeniero técnico industrial y analista de Defensa. En Servicios de Ingeniería y Consultoría Protenic S.L ha trabajado como ingeniero ILS en el programa Pizarro de GDELS y en los manuales de un inhibidor avanzado de frecuencia de Indra para el Ejército de Tierra. También participó en el diseño del vehículos Ascod SV de GDELS para el Reino Unido.


Los Héroes de la F-110

23/12/2019 | Madrid

Una vez más, innovación tecnológica y tradición van de la mano para honrar a tan buenos y gloriosos marinos ilustres. Excusa ésta muy válida para poder difundir gestas heroicas, Historia de España, que por momentos fue Historia Universal.

Hace poco se dieron a conocer los nombres propuestos para las futuras fragatas F-110 de la Armada o quizá, a partir de ahora, de la clase Bonifaz.

Las F-110, seguramente las mejores fragatas en construcción en estos momentos, son la evolución natural de las F-100 clase Álvaro de Bazán y que supusieron el reto, nunca antes llevado a cabo, de condensar todo el poder ofensivo de un destructor de la clase Arleigh Burke estadounidense en un modelo de fragata multipropósito, pero conservando una alta vocación antiaérea.

Las F-100 se diseñaron para llenar el hueco que iban a dejar las fragatas de la clase Baleares, F-70. La última en ser dada de baja fue la F-74 Asturias el 30 de abril de 2009. Su diseño, que se remonta al programa naval Plangenar en 1964, marcó el hito de ser consideradas las primeras fragatas de diseño nacional, tomando como modelo la clase Knox pero adaptándolas al multipropósito que demandaba la Armada por aquel entonces.

Las F-110 vienen ahora en demanda de sustituir las ya veteranas F-80 de la clase Santa María, las Oliver Hazard Perry estadounidenses. Estas fragatas fueron consideradas en su día el mejor buque antisubmarino de su época, y aunque por aquel entonces y hasta ahora, la impronta española en la fabricación nacional era y es el multipropósito, impuesto también por esa tradición hispana de unos presupuestos de defensa del todo insuficientes, siguió manteniendo la característica principal de buque antisubmarino.

F-70 y F-80, primeras fragatas misilísticas de la Armada, cumplían con gran éxito el propósito de dar protección antiaérea y antisubmarina, especialmente en la década de los 80 con una Guerra Fría como escenario de fondo donde los submarinos soviéticos eran la amenaza, la vigilancia en el Mediterráneo permanente y la alerta en el Atlántico Norte inminente.

Ese binomio de entonces y sus éxitos acumulados, será reproducido y aumentado en el futuro próximo con las F-100 y F-110, operando conjuntamente en un momento de proliferación del arma submarina, amenazas híbridas y conflictos asimétricos.

Como telón de fondo, en lo próximo, un escenario de crisis donde Rusia tiene una base permanente con salida al Mediterráneo en Siria, Argelia convertida en potencia naval con capacidad de lanzar misiles desde submarinos de origen rusos y la permanente amenaza rusa en el Báltico, y que con todo muchos llaman ya, con poco margen para la duda, la Nueva Guerra Fría, por no considerar los alejados escenarios de Irán, el Índico o China.

Las F-110 están llamadas a participar en "escenarios de alta intensidad, con una importante capacidad de combate en todas las áreas principales de guerra". En este sentido consolida su posición de escolta oceánico polivalente y la capacidad de integrarse en cualquier flota aliada al máximo nivel operativo.

Hace poco conocíamos una batería de novedades que integrarán las F-110. Por primera vez unas fragatas de este tipo contarán con un sistema de combate nacional, el Scomba, desarrollado a partir del modelo Aegis de las F-100 que integrarán el sistema antiaéreo y la guerra antisubmarina, con el sonar Captas 4 y Blue Scan como los oídos de la fragata. El cañón Vulcano 127/64 de Leonardo, más moderno que el Mk-45 (actualmente en las F-100) será también el que lleven en la proa las F-110, integrado, junto con la artillería secundaria a través de la dirección de tiro Dorna.

Pero lo último que supimos de las F-110 son los ecos de glorias pasadas, personalizados en los nombres de nuestros héroes de antaño que realzarán el espejo de las fragatas más modernas, a la vanguardia tecnológica, en pro de la defensa de los intereses nacionales.

Las futuras fragatas de la clase Bonifaz, toman el nombre de la primera de la serie, la F-111 Bonifaz; siendo las siguientes, la F-112 Roger de Lauria, la F-113 Menéndez de Avilés, la F114 Luis de Córdova y la F-115 Barceló.

Pero, ¿quién era Bonifaz? Ramón de Bonifaz (1200-1256) al servicio del rey Fernando el Santo organizó una flota para apoyar la conquista de Sevilla. Para ello reunió 13 naos y 5 galeras que remontaron el Guadalquivir y destruyeron el puente y las cadenas que unían Triana con Sevilla el 3 de mayo de 1248. Bonifaz, construyó atarazanas y organizó lo que podría llamarse la primera Armada de Castilla, siendo considerado él, el primer almirante de Castilla.

Dos buques de la Armada española llevaron su nombre: El cañonero Bonifaz, de la clase Recalde, es el tercero de una serie de cuatro construidos en los astilleros de Cartagena, botado en 1911 fue dado de baja en 1932;  tomó parte activa en la guerra del norte de África y formó parte en el desembarco de Alhucemas en septiembre de 1925. Curiosamente el último de la serie de estos cañoneros se denominó Lauria. Más moderno fue el patrullero de la clase Lazaga P05 Bonifaz, activo desde 1975 hasta 1993.

La F-112, mi debilidad, por el héroe invicto donde tendrá que reflejarse. Roger de Lauria, gran almirante de los reyes de Aragón, sirvió a las órdenes de Pedro el Grande de Aragón, acompañándolo en sus expediciones a Barbaria y Sicilia en 1282. Fue nombrado almirante al año siguiente.

Invicto, o lo que es lo mismo, ninguno de sus enemigos, franceses, provenzanos o sarracenos consiguió vencerle jamás. Sus victorias en Malta y el golfo de Nápoles, donde hizo prisionero al príncipe de Salerno le dieron fama de gran táctico y estratega en su época.

No me resisto a reproducir la respuesta que Roger de Lauria remite al conde de Foi, emisario del rey de Francia, donde remarca que él personalmente no haría tregua con franceses ni provenzales, aunque el rey de Aragón sí las hiciera, y el enviado por el rey de Francia le llama soberbio retándole a ver dónde queda su buena fortuna cuando el rey de Francia arme trescientas galeras.

"Yo no soy ni mal hombre ni rencoroso, pero repito lo que os he dicho, que no quiero treguas con el rey de Francia y cuando decís que he tenido buena estrella en el mar por ese tiempo, yo lo agradezco a Dios que me la ha dado y tengo esperanzas que me la dará aún para defender el derecho de mi señor, el rey de Aragón y Sicilia. Y no me dais miedo cuando me decís que el rey de Francia, el año próximo armará trescientas galeras, yo creo que las puede armar y aún más.

Y yo, en honor de mi señor el rey de Aragón y de Sicilia, si el rey de Francia arma trescientas, yo armaré cien, no más, Y cuando tenga armadas estas cien, ya puede armar el rey de Francia trescientas o diez mil, si quiere, que no se atreverá a encontrarse conmigo en parte alguna. Y pienso que ninguna galera ni nave osará ir por el mar sin salvoconducto del rey de Aragón. Y no sólo galera o nave, no creo que pez alguno se atreva a ir por el mar si no lleva en su cola el escudo del rey de Aragón, para mostrar el salvoconducto de este noble señor, el rey de Aragón y de Sicilia".

Comentamos al principio de esta oda a los héroes, que el último de la serie de los cañoneros de la clase Recalde se denominó Lauria. Pero también hubo un destructor más moderno llamado Roger de Lauria, de la clase Oquendo.

Los destructores de la clase Oquendo, de la clase Gearing Fram II estadounidenses, fueron encuadrados en el programa naval más ambicioso de la postguerra española y que resultó ser un verdadero dolor de muelas por su verdadera complejidad técnica. En 1952 seis de los nueve destructores programados fueron cancelados, entre ellos, curiosidades que nos da la historia, el que hubiese llevado el nombre de Bonifaz.

El Oquendo, con numerosos problemas técnicos fue encuadrado en la 21 escuadrilla de escoltas en Cartagena, mientras que el Roger de Lauria y el Marqués de la Ensenada, D-42 y D-43 respectivamente, fueron a Ferrol a completar la undécima escuadrilla de escoltas junto con los destructores de la clase Churruca.

Roger de Lauria fue una F-100 efímera. En 1999 se le asigna el nombre a la serie, conocidas como las Álvaro de Bazán. La F-102 iba a denominarse Roger de Lauria pero en 2002, se decidió sustituirlo por el de Almirante Juan de Borbón. Casualidades de la vida, también esta vez es la segunda de la serie quién llevará el nombre de este insigne marino.

Ningún barco de la Armada española llevó el nombre de Menéndez de Avilés ni de Luis de Córdova, por lo menos eso parece según el listado recogido en el libro Buques de la Armada Española. Historiales (1700-2014) consultado para este recuerdo de la Historia.

Pedro Menéndez de Avilés fue capitán general de la flota de las Indias en el siglo XVI, participó en la famosa batalla de San Quintín contra los franceses. Fue nombrado adelantado y gobernador de La Florida. Expulsó a los hugonotes asentados allí y fundó la ciudad de San Agustín en 1565, la más antigua de EE.UU, más de cincuenta años antes que los peregrinos del Mayflower llegaran a las costas norteamericanas, y después de celebrar la primera misa con los nativos Timucuan constituyeron una cena de acción de gracias (de ahí el origen de esta costumbre estadounidense). Fue también gobernador de Cuba. Felipe II lo requirió para mandar los barcos de la Real y Felicísima Armada para la invasión de Inglaterra, pero falleció antes de poder cumplir con su tarea.

Luis de Córdova y Córdova fue teniente general de la Armada. Brillante desde sus inicios, mandó en 1768 una escuadra combinada hispano-francesa de sesenta y ocho navíos que consiguió penetrar por el canal de La Mancha, haciendo retirarse a la flota británica enemiga. Introdujo el uso del barómetro en sus navíos mucho antes de que lo usasen los franceses quienes estaban maravillados del "control" que hacía Córdova del tiempo atmosférico. En 1780 a la altura del cabo de Santa María, apresó un convoy británico de más de 55 barcos, hizo más de tres mil prisioneros y las tres fragatas de guerra que lo escoltaban pasaron a formar parte de la Armada. Fue compañero de armas de Antonio Barceló en el gran sitio de Gibraltar.

El último de la serie se denominará Barceló. Antonio Barceló (1717-1793), mallorquín, hijo de un patrón de jabeque, se hizo famoso por sus victorias frente a piratas berberiscos, fue nombrado en 1783 alférez de fragata pasando a formar parte del Cuerpo General de la Armada, situación insólita en la época, donde un plebeyo sienta plaza de oficial reservadas en exclusiva para la nobleza, llegando a lo más alto como teniente general. Participó en la expedición de Argel de 1775, donde gracias a su gran pericia logró reembarcar a las tropas que tras un infortunio detrás de otro, se auguraba un desastre mayor del que ya era, con varios generales muertos y una carga de 12.000 jinetes de caballería mora. Barceló se aproximó a la costa y con sus barcos dio cobertura mientras reembarcaban las tropas.

Pero si por algo se conoce a Barceló, es por el gran sitio de Gibraltar de 1779 y la invención de las cañoneras. Estas lanchas cañoneras, no dejaban de ser unas barcas a remo y una vela, llevadas por una treintena de hombres con una gran pieza de cañón giratorio. Los ingleses, la primera vez que las vieron se mofaron y rieron de tal esperpento, pero pronto las risas se tornaron en llantos de desesperación al no poder contrarrestar su letal poder ofensivo, especialmente usadas por la noche. Las coplillas de la época ya lo decían: "Si el rey de España tuviera cuatro como Barceló, Gibraltar fuera de España que de los ingleses no".

El P-11 llevó el nombre de Barceló dando nombre a la serie de seis patrulleros activos entre 1975 al 2010. El Barceló causó baja en 2009. Anteriormente, de 1885 a 1911 un torpedero de segunda clase llevó su nombre operando en la división de Cádiz.

En fin, que con la excusa de las novedades tecnológicas de las F-110, me pareció oportuno hacer un recorrido por la Historia Naval de España, para difundir la historia de nuestros héroes, de los héroes de la F-110 y que, en el caso de España, ya podemos tener trescientas o diez mil, porque si algo tiene nuestra Historia son héroes en letras de oro sobre fondo rojo en un horizonte gris.

 

 

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje