menú responsive
ESPAÑA | Tierra
-/5 | 0 votos

Plan de Contingencia para reforzar logística, NBQ y sanidad

El JEME adelanta que la crisis pos-Covid afectará a adiestramiento, mantenimiento y misiones

Foto: Ejército de Tierra

Foto: Ejército de Tierra

22/06/2020 | Madrid

B. Carrasco

El Jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra, general de ejército Francisco Javier Varela Salas, explica en una carta que la crisis derivada del Covid-19 tendrá efectos sobre la instrucción y el adiestramiento, el mantenimiento de los equipos y vehículos y las misiones en el exterior.

En la misma misiva, dirigida a los 70.000 hombres y mujeres que forman parte del Ejército de Tierra, también anuncia que se trabaja en un plan de contingencia para reforzar áreas claves durante los casi 100 días de lucha contra el coronavirus como la logística, la sanidad militar y las capacidades NBQ.

El general Varela se muestra realista y no esconde que toca afrontar “tiempos difíciles”, sin embargo, pone de manifiesto que hay que aprovechar el momento para abordar importantes cambios pospuestos en el pasado como el concepto de mando orientado a la misión y el impulso al liderazgo.

Durante el próximo año y medio, el JEME resalta que la crisis impactará sobre las principales áreas de trabajo. “Es probable que nuestros ciclos de instrucción y adiestramiento, así como el mantenimiento de vehículos, armamento o material se vean transitoriamente afectados, durante un tiempo que no debería extenderse más allá de los dieciocho meses”.

Retirada de material

 

Una de las medidas para hacer frente a esta situación será adelantar la retirada de aquellos materiales cuyo final de vida ya estaba programado. En este proceso, añade, “se establecerán diferentes objetivos de disponibilidad y se adelantarán las secuencias temporales de bajas de los materiales principales que ya estaban previstas, ahorrando el coste de su mantenimiento en beneficio del sostenimiento de las flotas imprescindibles, evitando que esta crisis acabe produciendo daños irreparables”.

Las misiones no quedarán al margen. El general expone que “es posible que nuestra participación en operaciones en el exterior se vea afectada, no obstante, en algunos teatros las amenazas podrán seguir aumentando y debemos estar en condiciones de garantizar, en cualquier caso, el cumplimiento de nuestra misión y de los compromisos internacionales adquiridos”.

Plan de contingencia

 

El JEME confirma además que el Ejército de Tierra elabora un plan de contingencia a partir de las lecciones aprendidas durante la operación Balmis que toca a su fin después de más de 20.000 intervenciones. Este plan incluye mejoras en la logística, el apoyo sanitario y en las unidades de intervención NBQ.

“Debemos también mejorar nuestros procedimientos de apoyo a las autoridades civiles, especialmente en caso de tener que actuar como Agentes de la Autoridad, acumular reservas de equipos de protección y organizar nuestras actividades diarias y el adiestramiento de las unidades para minimizar contagios”, explica.

"Sacrificios y renuncias temporales"

 

En su carta, el jefe del Ejército establece tres líneas de actuación: estar preparados para otra crisis simular al Covid-19; garantizar y mejorar las condiciones de vida y trabajo de las unidades; y preservar las capacidades operativas esenciales. El primer paso, detalla, será “preservar lo esencial para mantener el funcionamiento del Ejército con unas adecuadas y aceptables condiciones de preparación y disponibilidad, que ocasionarán sacrificios y renuncias temporales en el resto de acciones”.

El general Varela pronostica que tocará apretarse el cinturón ante el panorama económica que está por venir. “Nos afectará, sin duda, el nuevo y difícil escenario económico. Es en esta complicada situación donde el liderazgo de todos los que componemos el Ejército debe contribuir a revertir la situación, restableciendo la normalidad lo antes posible. Si sumamos al liderazgo la iniciativa en cada escalón, antes conseguiremos la vuelta a la normalidad”.

En este nuevo escenario, remarca, “el capital humano continúa siendo el centro de gravedad y será necesario garantizar, como antes indicaba, las condiciones de vida y de trabajo adecuadas. No serán siempre las óptimas, pero sí deberán ser las mínimas necesarias que sirvan de apoyo al desarrollo de nuestros cometidos y al cumplimiento de nuestras misiones”.

El JEME cierra la carta con un mensaje: “Como conclusión, sabéis que afrontamos tiempos difíciles, pero conocéis también que llegamos a este momento crucial con el máximo apoyo de nuestra sociedad. Queremos seguir siendo útiles y para ello debemos adaptarnos, aferrarnos a nuestra vocación de servicio, sacrificando algunas cosas y priorizando otras. Adelantarnos al presente y mirar hacia el futuro. Avanzar, al fin y al cabo, como siempre lo hemos hecho, con el único objetivo de servir a España”.

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje