menú responsive
AMÉRICA | Defensa
-/5 | 0 votos

Escuela Básica de Aeronaves Remotamente Tripuladas

Chile y Colombia comparten sus experiencias con el Hermes 900

UAV Elbit Hermes 900 de la Fuerza Aérea Colombiana. Foto: Erich Saumeth.

UAV Elbit Hermes 900 de la Fuerza Aérea Colombiana. Foto: Erich Saumeth.

04/10/2018 | Santiago de Chile

Óscar E. Aránguiz

Dos pilotos-operadores de UAV Hermes 900 de la Fuerza Aérea de Chile (FACh) fueron invitados por la Escuela Básica de Aeronaves Remotamente Tripuladas (Ebart) de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) con la finalidad de intercambiar experiencias en la operación de este tipo de aeronaves.

Según informó la FAC, el Comando Aéreo de Combate N° 3 (Cacom-3) recibió la visita en la Ebart de dos oficiales de la FACh, pilotos-operadores de estas aeronaves, quienes fueron invitados por tres días a participar de esta escuela de aviación en el  caribe colombiano.

Como parte de un programa de cooperación internacional con la FACh, dos de sus oficiales pilotos-operadores y tres operadores-instructores de la FAC, intercambiaron sus experiencias y expusieron las capacidades desarrolladas con Aeronaves Remotamente Tripuladas (ART). Se trataron temas como doctrina aérea, lecciones aprendidas, oferta académica, procesos de capacitación, metodología y materias que se imparten, normativa civil, y otros temas referentes a la operación, capacitación y explotación de sistemas aéreos remotamente tripulados.

La Ebart

 

La Escuela Básica de Aeronaves Remotamente Tripuladas de la FAC (Ebart) fue fundada el 2014 en las instalaciones del Comando Aéreo de Combate N° 3, en el municipio de Malambo, Atlántico. Su objetivo es liderar y enfocar la capacitación del personal de operadores de ART.

Actualmente imparte los cursos de Operador, de Comandante de Misión, de Tripulante en Tierra y de Analista de Video, por lo que cuenta con aulas y sala de simulación. En tres meses se abordan tres fases: materias aeronáuticas teórico-prácticas, simulador y transición de vuelo. Se enseñan misiones de vigilancia, de reconocimiento y de inteligencia, así como las capacidades de los distintos tipos de UAV lo que permite chequear los parámetros de misión (como datos de rendimiento básico de la aeronave y del motor), rumbo de despegue, rumbo de aproximación y precauciones de vuelo (lo anterior como parte del briefing). Luego, en el Ground Control Station (GCS), se realiza el check list antes de comenzar la misión, la que contempla emergencias y alternativas ante imprevistos.

El Hermes 900

 

Cabe mencionar que ambas fuerzas aéreas operan el UAV Elbit Hermes 900. En el caso de la FAC, la aeronave mide 8.3 metros de largo por 15 metros de longitud alar, con un peso bruto de 1.100 kilogramos y tren retráctil, con una capacidad de carga útil de 250 a 300 kilogramos, distribuida en un depósito ventral de 2.5 metros de largo y en cuatro puntos adicionales de carga (hard points sub alares), pudiendo alcanzar velocidades de 220 kilómetros por hora y de crucero de 100 kilómetros por hora, con una autonomía estimada en 36 horas, sin tanques auxiliares de combustible y a una altura de hasta los 9.000 metros.

La FAC opera sus Hermes con una tripulación integrada por el piloto interno, el piloto externo (responsable de las maniobras de despegue y aterrizaje), por los técnicos encargados del mantenimiento y por los operadores que participan en su puesta a punto; un equipo integrado por ocho personas, como mínimo, todas ellas con entrenamiento y capacitación en estos sistemas. Las aeronaves disponen de sistemas redundantes con el objeto de hacer aún más segura su operación, característica que ha sido de mucha utilidad para la FAC durante la etapa de pruebas y frente a fallas de vuelo que se han presentado durante la misma.

Estos drones cuentan con la capacidad de retracción de sus alas para disminuir su resistencia al aire y para reducir el consumo de combustible. Además poseen botas deshieladoras con glicol en las alas para evitar su congelamiento en grandes altitudes.

Los Hermes 900 de la FAC disponen de sistemas electro-ópticos/infrarrojos, sistemas de búsqueda y fijación de objetivos por designador láser, equipos Ground Moving Target Indicator (GMTI), COMINT/DF, ELINT, radar SAR (para operaciones sobre el mar), doble sistema de cifrado datalink (LOS) para el encriptaje de datos, comunicaciones satelitales (BLOS, más allá de la línea de visión), con doble encriptación y disponen del Independent Auto Takeoff and Landing (IATOL), lo que facilita el aterrizaje automático cuando sea necesario.

Su motor es un Rotax 914-115 CV, de cuatro cilindros opuestos turbo cargados y cuatro tiempos que impulsa una hélice bipala, tiene los sistemas de emergencia autónomos Air Traffic Control (ATC), transpondedores IFF, Sistema de Navegación Satelital (GPS) y un sistema de identificación del tipo APX100.

La FAC los opera por medio de una estación de control del tipo Elbit UGCS (Universal Ground Control Station), siendo en su conjunto un sistema extremadamente móvil ya que tanto los operarios como los subsistemas son de rápido despliegue. Los subsistemas son: los drones, la estación UGCS, las antenas de enlace de datos uplink-downlink (C-Band) y la terminal de datos por satélite, el vehículo de remolque-carga-combustible-encendido, los cargadores de batería, el contenedor para almacenamiento, el sistema de extinción de fuego, y los generadores.

Fotos 1 y 2: Fuerza Aérea Colombiana.

Foto 3: Erich Saumeth.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje