menú responsive
AMÉRICA | Seguridad
-/5 | 0 votos

Huelga de la Policía Militar

El Ejército de Brasil se despliega en Fortaleza para preservar el orden público

Tropas federales en Ceará. Foto: Policía Militar

Tropas federales en Ceará. Foto: Policía Militar

25/02/2020 | Belo Horizonte

Roberto Valadares Caiafa

Las Fuerzas Armadas de Brasil comenzaron el pasado 21 de febrero la Operación de Garantía de Ley y Orden (GLO) en el Estado de Ceará y en su capital, Fortaleza, con el objetivo de preservar el orden público, tras el recrudecimiento de las protestas de los huelguistas amotinados de la Policía Militar.

La operación denominada Mandcarau se estableció de conformidad con el decreto N° 10.251, de 20 de febrero de 2020, que implica el empleo de personal de las Fuerzas Armadas y agencias de seguridad pública federales, estatales y municipales.

El despliegue cumple con la solicitud del gobernador de Ceará, Camilo Santana, quien ya ha puesto a disposición del Comando de Operación a todo el personal y medios de las agencias de seguridad federales y estatales. Esto incluye cuatro batallones de vigilancia de choque, tres de vigilancia de rayos y cinco de vigilancia especializada.

Las maniobras implican ostentosas actividades de patrullaje -con búsqueda de vehículos y personas- y el uso de las medidas necesarias para el éxito de la operación.

Entendiendo la crisis

 

Durante una manifestación de los huelguistas, en uno de los batallones militares ocupados, el senador Cid Gomes, de 56 años, fue alcanzado por un disparo no letal (bala de goma) en el momento en que, conduciendo ilegalmente un tractor, atravesó la puerta de una unidad de la Policía Militar.

Se cree que el senador Gomes "dirigió" un intento de "tomar" el batallón, usando una retroexcavadora como ariete para forzar la entrada. Después de recibir un disparo, el político fue trasladado a un hospital de la ciudad donde recibió atención médica.

Santana, en contacto directo con el presidente Jair Bolsonaro, solicitó el apoyo de las tropas federales para reforzar la seguridad en el estado, luego de que cuatro batallones de la Policía Militar fueran atacados y el caos se apoderara de Fortaleza.

Los ataques fueron perpetrados por personas encapuchadas, pero se sospecha de que puede tratarse de miembros de un movimiento de huelguista que reúne a los oficiales más jóvenes de la policia.

Este episodio agravó una crisis que surgió a fines de 2019, durante las negociaciones salariales de la Policía Militar. En aquel momento, el gobernador Santana incorporó algunas de las demandas en su propuesta inicial y, aunque las asociaciones vinculadas a la fuerza llegaron a aceptar un acuerdo, parte de la base se negó y se rebeló. Batallones en diferentes ciudades han sido ocupados desde entonces.

Una atmósfera de incertidumbre golpeó al Estado frente a la parálisis de parte de la Policía Militar en la víspera del Carnaval en Fortaleza, considerado uno de los más activos (y más rentables) en el noreste de Brasil. Cuatro policías fueron arrestados y otros 300 están siendo investigados por diferentes delitos.

Imágenes: Policía Militar de Ceará, Agencia Brasil, Ejército brasileño, reproducción en Internet.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje