menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

Reportaje Infodefensa.com

Pilatus PC-7, cuatro décadas formando pilotos para la Armada de Chile

El modelo posee pilones que permiten el empleo de contenedores dobles de ametralladoras FN Herstal de 7,62 mm. Foto: Armada de Chile

El modelo posee pilones que permiten el empleo de contenedores dobles de ametralladoras FN Herstal de 7,62 mm. Foto: Armada de Chile

29/05/2020 | Valparaíso

Nicolás García

El 22 de mayo se conmemoraron los 40 años del arribo de los cuatro primeros aviones de entrenamiento Pilatus PC-7 Turbo Trainer de la Aviación Naval de la Armada de Chile. Su llegada al país constituyó todo una proeza al recorrer una distancia de más de 11.506 millas cruzando el Atlántico y demostrando su excelente performance y condiciones de vuelo. 

La aeronave de origen suizo se ha transformado en estas cuatro décadas en un ícono de la Aviación Naval forjando decenas de generaciones de oficiales pilotos que desde los cielos han brindado apoyo con sus aeronaves a las fuerzas de superficie, submarinas y de Infantería de Marina de la institución.

La actual flota de aviones de instrucción Pilatus PC-7 Turbo Trainer está siendo sometida a un importante proceso de mejoras tecnológicas para optimizar e incrementar sus capacidades de vuelo permitiendo de esta manera extender su vida útil y seguir cumpliendo su misión formadora de pilotos navales.

Un viaje de 11.506 millas

 

El PC-7 Turbo Trainer es un avión de instrucción básico biplaza y de ataque ligero desarrollado por la firma suiza Pilatus Aircraft. La primera aeronave de producción efectuó su vuelo en agosto de 1978. En total, más de 500 unidades fueron construidas y prestan servicio hoy en 18 países.

La Armada de Chile fue uno de sus primeros usuarios comprando un total de 10 PC-7 Turbo Trainer el 4 de septiembre de 1979 para reemplazar a las Beechcraft T-34 Mentor que sufrían problemas de obsolescencia y disponibilidad en un momento en que la institución incrementaba su línea de vuelo con aviones de transporte EMB.110C y de vigilancia marítima EMB.111A(N) de Embraer además de aeronaves Casa C212-100 de origen español.

La incoporación de estas aeronaves, denominado Plan Pascua, consideró el envío de personal naval a la fábrica de Pilatus en Suiza recibiendo los pilotos instrucción teórica inicial e instrucción de vuelo mientras que los mecánicos efectuaron un programa especial de mantenimiento en el nuevo material de ala fija.

El Destacamento Alfa VT-4, integrado por las aeronaves Naval 210. Naval 211, Naval 212 y Naval 213, despegó finalmente el 6 de mayo desde la ciudad suiza de Stand y arribó a la base aeronaval de El Belloto el 22 de mayo efectuando un viaje de 67 horas con 55 minutos de vuelo. El itinerario incluyó escalas en Francia, Escocia, Islandia, Groenlandia, Canadá, Estados Unidos, Puerto Rico, Barbados, Brasil y Paraguay.

La segunda partida, conformada por los aviones Naval 214. Naval 215, Naval 216 y Naval 217 y denominado Destacamento Bravo VT-4, inició su viaje el 20 de junio de ese año siguiendo el mismo trazado del primer grupo y aterrizó en la base aérea El Belloto el 5 de julio. Por su parte las dos aeronaves restantes, Naval 218 y Naval 219, arribaron a Chile por vía marítima en marzo de 1981 y fueron armados en el Centro de Reparaciones de la Aviación Naval (CRAN).

En Chile

 

El Pilatus PC-7 Turbo Trainer tiene 9,8 metros de largo, 10,4 metros de envergadura alar y 3,2 metros de alto. Su peso máximo de despegue es de 2.700 kilos. Posee un motor turbohélice Pratt & Whitney PT6A-25C de 550 shp y alcanza una velocidad máxima de 222 nudos (412 km/h), 

La aeronave de entrenamiento de la Aviación Naval de la Armada de Chile logra un techo máximo de servicio es de 33,000 pies (10,060 m) y alcanza una autonomía máxima de 1,420 millas náuticas (2,630 km).

El material PC-7 Turbo Trainer, asignado en la actualidad al Escuadrón de Instrucción VT-1 con asiento en la base aeronaval Concón, es empleado en la formación de pilotos navales de ala fija como también en misiones de apoyo estrecho para la Infantería de Marina, control armado de las aguas interiores y apoyo al entrenamiento antiaéreo de unidades de superficie.  

El modelo dispone de seis pilones bajo las alas que permiten el montaje y empleo de contenedores dobles de ametralladoras FN Herstal de 7,62x51mm, lanzacohetes de 70 mm o bombas de caída libre para instrucción. Estos puntos permiten además la instalación de estanques auxiliares de combustible para extender su alcance.

La Aviación Naval cuenta en servicio actualmente con siete aeronaves. El Naval 210 sufrió una falla de motor y debió amarizar mientras realizaba ejercicios con la Escuadra Nacional en julio de 1999 y se hundió frente a a las costas de Pichindangui. Los otros dos aviones, matrículas Naval 214 y Naval 218, fueron desactivados tras agotar sus horas de vuelo y están preservados como monumentos en la base aeronaval Concón.

Modernización de motores 

 

Como publicó Infodefensa.com, la Aviación Naval adjudicó a Prime Turbines LLC un contrato de overhaul de dos motores turbohélice Pratt & Whitney modelo PT6A-25 de aviones Pilatus PC-7 Turbo Trainer.

El acuerdo, anunciado a mediados de 2018, contempló la restauración y puesta a punto de los componentes del motor a condición de servicio. Esto permitirá asegurar su buen funcionamiento bajo cualquier condición y entregar seguridad al personal que realiza instrucción de vuelo en estas aeronaves.

El proceso de revisión consideró el desmontaje, la limpieza y la verificación del estado de las piezas de los motores PT6A-25. Además se efectuó la reparación de partes y se reemplazó aquéllas que cumplieron su vida útil.

Renovación de aviónica

 

Avionics Services y la Aviación Naval suscribieron en julio de 2019 el contrato de modernización de aviónica de la flota de aeronaves Pilatus PC-7 Turbo Trainer.en servicio.

El programa permitirá renovar la aviónica analógica de las cabinas de los aviones por una digital que facilitará el proceso de formación y familiarización de los pilotos con este tipo de instrumentación y que ayuda a incrementar la conciencia situacional y las operaciones aéreas.

El contrato considera la integración del sistema electrónico de instrumentos de vuelo Genesys Aerosystems IDU-680, un horizonte artificial StandBy modelo ESI-500 de L3 y un nuevo sistema de control de parámetros de motor (EWD) Glass Panel Engine Monitor MVP-50T de Electronics International

La empresa brasilera, que realiza los trabajos en la base aeronaval Concón, completó la integración de los nuevos sistemas de aviónica digital en el primer avión en el mes de abril de 2020 y espera finalizar la modernización de la flota de aeronaves de entrenamiento de la Aviación Naval a inicios de 2021.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje