menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Airbus, Dassault, Saab, Boeing y Gripen

Suiza comienza las pruebas de los cinco candidatos para su nuevo caza

Avión de combate Eurofighter. Foto: Eurofighter

Avión de combate Eurofighter. Foto: Eurofighter

11/04/2019 | Berna

Infodefensa.com

El Ministerio de Defensa suizo comienza esta misma semana las pruebas para elegir el modelo de avión de combate con el que completará una nueva flota de 40 unidades. Los ensayos, tanto en tierra como en vuelo, se alargarán hasta el próximo mes de junio.

Berna adelanta de este modo varias semanas el cronograma previsto, que marcaba el mes de mayo para el inicio de estas pruebas y el de julio para su finalización. Las evaluaciones incluyen ocho misiones con tareas específicas para verificar las capacidades de los aparatos y los datos suministrados.

Las pruebas contemplan un vuelo nocturno y un ejercicio previo de introducción para que los pilotos extranjeros que participarán en ellas puedan familiarizarse con el espacio aéreo del país.

Los candidatos serán evaluados por orden alfabético de sus constructores. Así, el primero en probarse será el Eurofighter, fabricado por Airbus; el siguiente será el F/A-18 Super Hornet, de Boeing; el tercero en probarse será el Rafale, de Dassault Aviation; el siguiente será el F-35A, de Lockheed Martin, y por último el Gripen E de Saab. Los ensayos para cada uno se alargarán durante dos semanas.

Los modelos candidatos serán probados tanto en tierra como en vuelo. La previsión es que en noviembre de este año, tras el resultado de las pruebas, será lanzada una nueva solicitud de propuestas, cuyas respuestas están previstas para finales de mayo de 2020. El informe de evaluación será elaborado entonces desde junio hasta finales de 2020 y posteriormente se presentará al Consejo Federal. Este calendario podría incluso adelantarse, a tenor del adelanto en las pruebas.

40 aviones de combate

 

La fuerza aérea suiza va a sustituir su anticuada flota de aviones F/A-18 y F-5 por 40 nuevos aparatos del modelo elegido en un programa valorado en 9.000 millones de francos suizos (algo más de 7.700 millones de euros al cambio actual), y que también incluye la adquisición de un sistema de misiles antiaéreos basados en tierra.

Los responsables del proceso de adquisición suizo definieron cuatro criterios principales de evaluación de las ofertas y su correspondiente valor ponderado sobre el total. De este modo, la eficacia de la aeronave –entendida por tal su operatividad y resistencia– se tasa en un 55 por ciento del total; el soporte del producto –facilidad de mantenimiento, asistencia autónoma– queda cuantificado en un 25 por ciento, el plan de cooperación se valora en el 10 por ciento del total, y las compensaciones directas –fórmula conocida como offsets en el sector–, el 10 por ciento restante.

En mayo de 2014 los ciudadanos suizos rechazaron en un referéndum la compra prevista entonces de 22 aeronaves Gripen de la sueca Saab por cerca de 3.500 millones de dólares. De ahí que el proceso de elección de un nuevo avión de combate se reiniciase de nuevo y a mediados de 2016 se encargó a un grupo de expertos la evaluación de una nueva solución para la defensa aérea del país a través de un informe de recomendaciones.

El trabajo recogió cuatro opciones, cada una de ellas basada en un distinto grado de desarrollo de los sistemas de protección del espacio aéreo, y describía sus ventajas y desventajas. La segunda opción, que fue la finalmente elegida, planteaba la compra de 40 cazas y la adquisición de una nueva red de defensa aérea por 9.000 millones.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje