Thales apuesta por la nube táctica para mejorar las comunicaciones en operaciones
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

Thales apuesta por la nube táctica para mejorar las comunicaciones en operaciones

Foto: Thales
|

La empresa Thales ha dado a conocer en un webinario organizado por IDS Connect las claves de su nube táctica para zona de operaciones. Este sistema permitirá “tener más capacidades de computación que las actuales”, según explicó el responsable de Innovación y Producto de Sistemas de Información de Thales España, Gonzalo Aréchaga.

La nube táctica podría estar conectada, expuso a modo de ejemplo, a un cuartel general o la base principal en zona de operaciones en una misión internacional. También estarían conectados de forma directa o indirecta las fuerzas desplegadas en la operación (vehículos y unidades) con un sistema de mando y control táctico para comunicarse entre sí y con conexión a través de la nube con la base.

Para la compañía, explicó Arechaga, esta nube debe estar orientada a proporcionar servicios en zona de despliegue (planeamiento, posiciones, objetivos y conducción) y asegurar el acceso a la información desde localizaciones remotas. Además, añadió, debe gestionarse desde territorio nacional creando una red compartida entre todos los cuarteles generales con acceso a través de un enlace seguro para puestos de mando en zona de operaciones y, en todo momento, resulta “crítico” garantizar la seguridad de la información.

Entre los servicios que proporcionará se encuentran el planeamiento semiautomático, para ayudar a comparar diferentes alternativas o simular el posible enfrentamiento; mantenimiento predictivo, para solicitar material antes de que se produzcan averías en vehículos; supervisión de la zona de operaciones con alertas cuando por ejemplo se acerque un objetivo; asistentes de voz; o análisis del lenguaje natural mediante la conversión de texto a voz y viceversa. Para ello, subrayó el directivo, se utilizarán técnicas de big data, machine learning, o inteligencia artificial.

Nube táctica local e interoperabilidad

Thales también propone una nube táctica local en zona de operaciones con unas capacidades menores, instalada sobre un vehículo o un shelter donde estén todos los servidores y equipos necesario, y conectada a la nube en territorio nacional. Es decir, una réplica de los servicios críticos indispensables para la misión a la que los vehículos y puesto de mando en la zona tengan acceso. “Hay que tener un mínimo de capacidad para operar aislado y garantizar que se siguen llevando a cabo las funciones”, apuntó Aréchaga.

La compañía también ha desarrollado una solución para conectar esta nube táctica con sistemas de comunicaciones y mando y control que no están preparados para conectarse entre sí. Esta solución conocida como Neuron permite en el ámbito nacional conectar la nube nacional y local de forma automática y los sistemas en operaciones, así como utilizar técnicas de etiquetado seguro para fijar el destinario de la información y el nivel de seguridad. En el ámbito internacional, Neuron también permite la interoperabilidad de la nube local con otras fuerzas aliadas en la zona de operaciones y conectarse a través de estándares internacionales con otros sistemas.

El consumo también será fundamental. “Es probable ir a medio plazo a equipos que no existen, servidores de menor consumo, virtualización y, una de las posibilidades también es la hiperconvergencia”, pronosticó. Thales ya tiene un acuerdo con la OTAN para implementar una nube de este tipo. “Llevamos varios años trabajando en la nube táctica. Thales ha firmado un contrato con la OTAN para el desarrollo de una nube táctica y también con un país de Oceanía. Son desarrollos en curso y en algunos casos se espera el despliegue a corto plazo”, señaló Aréchaga.

Necesidad de comunicaciones ciberseguras

Por su parte, el director de Ingeniería en Thales Programas, Juan Manuel Castro, resaltó que la seguridad en las comunicaciones de una brigada es un tema que afecta a todo el sistema de mando y control.

En este ámbito, los escenarios actuales están marcados, comentó, por la existencia de multitud de sensores que interactúan entre sí. Además, agregó, las necesidades son varias: transmisión de vídeo e imágenes en tiempo real, interoperabilidad a nivel nacional e internacional, alta seguridad, y aplicaciones militares cada vez más parecidas a las civiles (Atawadac, en cualquier tiempo, lugar, dispositivo y para cualquier contenido).

“Tenemos el reto de que el usuario pueda pasar de un cuartel general a uno desplegado y, a continuación, a un puesto de mando móvil, manteniendo en todo momento los servicios a los que debe tener acceso, sin necesidad de operaciones y procedimientos difíciles”, destacó.

Castro también apuntó que sobre la mesa están otros desafíos en las comunicaciones como llevar la capacidad de procesado y almacenamiento lo más cerca posible de los elementos desplegados; definir estándares de seguridad para los servicios de combate colaborativos interdominios (tierra, mar y aire); aunar y simplificar y, a la vez, automatizar a través de la inteligencia artificial los procesos de puesta en marcha, explotación, despliegue y la posterior monitorización y capacidad de respuesta a problemas de la amplia panoplia de sistemas existentes; y avanzar en la estandarización de los protocolos de orquestación, haciéndolos más seguros y garantizando la coherencia extremo a extremo.



Recomendamos