Enseñat y Berea, un artillero de la máxima confianza de Robles
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Tierra >
El perfil

Enseñat y Berea, un artillero de la máxima confianza de Robles

General amador enseñat ejercito
Teniente general Amador Enseñat y Berea. Foto: Ministerio de Defensa
|

El nuevo jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), teniente general Amador Enseñat y Berea, ha sido durante el último año una de las personas de máxima confianza de la ministra de Defensa, Margarita Robles, con quién ha trabajado codo con codo como su principal asesor militar.

La ministra le reclutó en enero 2020 para ser director del Gabinete Técnico. Antes de la llamada de Robles, pasó seis años en el Mando de Adiestramiento y Doctrina del Ejército en Granada, los últimos como responsable de la Enseñanza, la Instrucción y el Adiestramiento. Enseñat y Berea ha estado al lado a Robles en etapa especialmente difícil en la que las Fuerzas Armadas ha realizado algunas de los operativos más importantes de su historia reciente, como la operación Balmis contra la pandemia de la Covid o la reciente evacuación de Kabul.

Este artillero de 60 años, natural de A Coruña, tiene un currículum académico inmejorable. En 1983, salió de la Academia General Militar de Zaragoza como el número uno de su promoción y 13 años después, en 1996, repitió como número uno en el curso de Estado Mayor del Ejército.

El teniente general, que ahora pasará a ser general de Ejército, es un militar decimonónico en cuanto a su actitud y aptitud académica se refiere. Un "escritor militar", según el Diccionario de ciencias militares (1895-1901), donde se elogiaba a aquellos hombres que ensalzaban la profesión castrense a través de sus escritos. No confundir, según recuerda el propio diccionario, con "militar escritor", el primero escribe sobre temas militares, el segundo sobre cualquier tema, como Cervantes. Pues bien, en el haber del nuevo JEME hay un buen lote de artículos academicos y colaboraciones sobre temas militares, además de un libro: Estudio del Tratado sobre Fuerzas Armadas Convencionales en Europa.

Los que han trabajado con él destacan esa exquisita formación y su capacidad para trasladarla a su entorno. Enseñat y Berea es un hombre tranquilo, gallego de los que ejercen y un excelente conversador, capaz de salpicar la reunión más nimia con anécdotas relevantes que no sólo contextualizan los temas a tratar sino que amenizan lo que de otra manera sería otro encuentro laboral más. Pensador flexible, sobresale de él la ausencia de esas cuadrículas mentales tan comunes en determinados ambientes castrenses. 

Su formación le permite ver más allá del mundo militar y tener en cuenta cuestiones sociales o incluso políticas en sus decisiones. Una virtud que, sin duda, le hizo destacar en su cometido al frente del gabinete de la ministra y le ha acercado a la jefatura del Ejército. Sus subordinados también resaltan de él la confianza que ofrece, su capacidad para delegar y confiar en los suyos y su facilidad para hacer equipo. Pero sobre todo es un soldado, un soldado que ha conocido los destinos más dispares y en todos ha destacado y de todos se ha empapado. Ahora, esas capacidades, desde académicas a vitales, se ponen al servicio del Ejército, como siempre han estado, pero ahora desde lo más alto.

El nuevo JEME recibe de su antecesor, general de Ejército Francisco Javier Varela, el encargo de dar continuidad a proyectos que marcarán el futuro del Ejército como la Fuerza 2035 o la base logística en los que a buen seguro tratará de poner sello propio.



Recomendamos