KMW gana fuerza como compradora de Oto Melara frente a Fincantieri
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Industria >

KMW gana fuerza como compradora de Oto Melara frente a Fincantieri

Los sindicatos convocan una huelga en la actual unidad de negocio de Leonardo, que lleva meses bajo la mira de la firma local Fincantieri
OTOMelara76 62
Cañón naval de Oto Melara. Foto: Oto Melara
|

La posible venta de la excompañía Oto Melara (actual unidad de negocio de la italiana Leonardo) al astillero semipúblico transalpino Fincantieri, de la que han trascendido numerosas informaciones en el sector durante los últimos meses, pierde peso frente a otras posibilidades. De acuerdo con distintos expertos del sector, la firma podría acabar en manos de la alemana Krauss Maffei Wegman (KMW), e incluso en las de Rheinmetall, del mismo país, aunque en este caso las probabilidades son menores, según las mismas fuentes.

La posible operación con Fincantieri se enmarcaba dentro de la estrategia de compras de esta compañía, que ha salido al mercado en busca de empresas para integrar sus actividades con el fin de dotarse de medios para competir en el ámbito de los buques de guerra de forma completa y estructural. Durante la pasada exhibición naval de Seafuture, que tuvo lugar hace algo más de un mes en La Spezia, al norte de Italia, se percibió cierta incertidumbre por parte de los representantes de las dos empresas que asistieron al evento ante las noticias que trascendían en torno a esta operación. En todo caso, nadie quiso entonces comentar la posible adquisición.

Fincantieri suscribió la semana pasada, dentro de la Feria Internacional de Defensa, Feindef, que tuvo lugar en Madrid, un acuerdo estratégico con la constructora naval española Navantia, en forma de memorando de entendimiento (fórmula conocida por las siglas en inglés MoU). En palabras del consejero delegado de la compañía italiana, Giuseppe Bono, esta operación da “concreción a un diseño que ya no se puede posponer”, y permite “construir un camino de colaboración basado en importantes programas de las dos armadas para fortalecer sus relaciones y evaluar las ventajas de una colaboración ampliada en el ámbito naval y marítimo”.

Navantia

Tan pronto como se conoció la firma del MoU en La Spezia, donde se encuentra la sede de la ex Oto Melara (actualmente conocida como Unidad de Negocio de Sistemas de Defensa de la División de Electrónica de Leonardo), comenzaron a aflorar comentarios relacionados con este movimiento. Curiosamente aún no se ha apuntado con suficiente entidad que Navantia cuenta con una división de sistemas que, entre otros, fabrica bajo licencia cañones 76/62 Compacto y Super Rápido y, a partir de 2018, también el 127/64 de Oto Melara. De este modo, si bien existen limitaciones en el uso de la licencia de fabricación, el acuerdo entre los dos astilleros, que aparentemente no tiene límites en sus competencias, preocupa a la Unidad de Negocio de La Spezia.

Intentos de Rheinmetall

Sobre el interés alemán por la antigua Oto Melara, se da la circunstancia de que Rheinmetall ya ha intentado adquirirla en dos ocasiones, la primera de ellas en la primera mitad de la década de 2010. La principal ambición de Rheinmetall era la división naval, que habría permanecido bajo el control total de la empresa con sede en La Spezia, mientras que la división terrestre habría pasado a estar bajo el control de Rheinmetall Italia. El acuerdo no cuajó finalmente porque la empresa alemana propuso un precio de compra considerado insuficiente por el vendedor.

Rheinmetall volvió a intentarlo posteriormente, ya en la época de Leonardo, pero de nuevo los italianos no quedaron satisfechos con las ofertas alemanas. Además, Leonardo quería un acuerdo en el sector de la electrónica, que consideraba prioritario en el intercambio, pero que a Rheinmetall no le interesaba.

El tercer intento de Rheinmetall coincide ahora con el interés de KMW, que de acuerdo con las fuentes está más determinada a culminar la compra. Se da la circunstancia de que en este momento está en juego el futuro contrato del nuevo vehículo de infantería Dardo para el Ejército italiano, lo que incluye pasar obligatoriamente por Oto Melara.

Por otra parte, se debe tener en cuenta que Leonardo lleva tiempo presionada para salir del sector de armamento, municiones, bombas, y torpedos. Uno de los principales accionistas de la empresa italiana es el fondo soberano noruego, el mayor del mundo, con un patrimonio de casi un billón de euros. Este fondo lleva a cabo través del Norwegian Council of Ethics un constante control ético de las inversiones, y ha encontrado importantes riesgos en las empresas dedicadas al armamento. Por este motivo, el consejero delegado de Leonardo, Alessandro Profumo, está decidido al fin a deshacerse de Oto Melara.

Temor entre los trabajadores

Los sindicatos de la pequeña empresa de La Spezia (que el año pasado cerró contratos por 1.200 millones de euros, considerado un resultado extraordinario que premió años de siembra en todo el mundo) ya se han echado a la calle y han convocado ir a la huelga este martes. Los sindicatos temen que la venta provoque la disgregación de la empresa y la pérdida de puestos de trabajo, pero también de tecnología, conocimientos y patentes. Sobre este punto, fuentes del sector afirman, sin embargo, “que cuando los alemanes invierten, lo hacen para relanzar empresas y no para destruirlas”. Al mismo tiempo reconocen que “la venta de una joya como Oto Melara a una empresa extranjera será una nueva derrota para el sistema país Italia, que ya se ha visto gravemente afectado por la venta de cientos de marcas industriales importantes”. En este contexto hay que tener en cuenta que la Unidad de Negocio Oto Melara “es un activo estratégico único de la defensa nacional, y el gobierno italiano, ahora guiado por Mario Draghi, debería considerar seriamente su destino final”.



Recomendamos


Lo más visto