Tal día como hoy en 1520 los aztecas expulsan a los españoles de Tenochtitlan
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1520 los aztecas expulsan a los españoles de Tenochtitlan

La llamada 'Noche Triste' enfrentó a los hombres de Hernán Cortés y a sus aliados tlaxcaltecas contra el ejército del imperio mexica
La noche triste de Hernán Cortés. Comentario por Manuel Ramírez Ibáñez
Reproducción de la obra 'La noche triste de Hernán Cortés' de Manuel Ramírez Ibáñez
|

Tal día como hoy, 30 de junio, pero de 1520, se desarrolla la conocida como Noche Triste, una batalla que enfrentó a los soldados españoles de Hernán Cortés y a su aliados tlaxcaltecas contra el ejército del imperio azteca. La derrota de los conquistadores concluyó con la expulsión de estos de la ciudad de Tenochtitlan.

Los prolegómenos de la batalla comenzaron casi un año antes, cuando Cortés y sus tropas entraron en la capital de imperio azteca. El emperador Moctezuma II recibió a los españoles, pues su llegada fue amistosa, aunque no exenta de cierta tensión.

Un pueblo totonaca cercano, aliado con los españoles, recibió a los señores de Moctezuma II a cobrar su tributo. Los totonacas, con su nueva alianza, se negaron a pagar, pues ya no se consideraban sus vasallos. Esta negativa desembocó en una batalla entre los totonacas junto con una guarnición española y las tropas de Moctezuma II.

Cortes y moctezumaReproducción de una obra de Kurz & Allison que muestra el primer encuentro entre Cortés y Moctezuma

Un poderoso prisionero

Cortés, al enterarse de los sucedido, tomó a Moctezuma II como prisionero. La tensión escaló entre aztecas y españoles, aunque tardó aún en desencadenarse un conflicto armado. Los rumores de un ataque de los aztecas era cada vez más poderoso y, durante la ausencia de Cortés, y con Pedro de Alvarado en el poder de las tropas, el mando español decidió tomar la iniciativa y atacar primero, matando a los señores de Moctezuma II mientras celebraban un festival religioso.

Este ataque desencadenó una rebelión que se juntó con el regreso de Cortés, que solicitó a su prisionero Moctezuma II que se asomase a una de las azoteas de su palacio y diese un discurso para calmar a su pueblo. Las palabras del líder azteca provocaron el efecto contrario, la furia de sus huestes se volvió contra él por creerle aliado de los españoles y sufrió el impacto de piedras y flechas que le acabaron provocando la muerte. Los aztecas nombraron a Cuitláhuac como nuevo gobernante y caudillo de guerra.

Huída y masacre

Esta situación desencadenó, aquel 30 de junio de 1520, que Cortés y sus tropas tratasen de huir de la ciudad en silencio y bajo el amparo de la noche. Eventualmente, fueron descubiertos por los aztecas, lo que desencadenó la furia del pueblo sobre ellos. Tan solo bajo la luz del fuego y de la Luna se encuentra la verdad de lo que sucedió aquella noche, las leyendas cuentan diferentes versiones sobre lo sucedido, pero lo más probable es que solo la suerte hiciese que parte de las tropas de Cortés sobreviviesen al encuentro.

Se calculan 450 muertos españoles de los aproximadamente 1.500 que allí había, aunque muchos de los supervivientes quedaron gravemente heridos. También se perdieron las vidas de 4.000 de sus aliados tlaxcaltecas. La masacre dejó en el bando contrario a 2.000 muertos por parte de los hombres de Cuitláhuac, aunque por el elevado número de sus tropas (entre 20.000 y 40.000 efectivos) no resultó un golpe tan duro para ellos.



Recomendamos

Lo más visto