Los diez puntos de la cumbre de la OTAN en Madrid
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
Defensa >

Los diez puntos de la cumbre de la OTAN en Madrid

Rusia, el flanco sur, China, la integridad territorial y la entrada de Suecia y Finlandia han marcado la agenda
Cumbre de madrid
Foto: OTAN
|

La cumbre de la OTAN en Madrid ya es historia, después de tres días con una agenda repleta de reuniones y conferencias al más alto nivel. El encuentro de jefes de Estado y de Gobierno de la Alianza en la capital española, considerado el más importante desde la caída del muro de Berlín, deja un balance más que positivo. De esta reunión ha salido una nueva hoja de ruta para los próximos diez años, el conocido como Concepto Estratégico, que llevará el apellido de Madrid, y también un acuerdo histórico para la incorporación de Suecia y Finlandia. Además, los aliados han reforzado conceptos como la disuasión o la integridad territorial ante la amenaza rusa y han apostado por mirar a nuevas regiones de interés como el Sahel. Y, por primera vez, China aparece como un desafío “sistémico”.

Nuevo concepto estratégico. La cumbre ha dado el visto bueno a la nueva hoja de ruta de la Alianza, el Concepto Estratégico de Madrid. Un documento, de 12 páginas, dividido en un prefacio y cuatro partes -con hasta 49 puntos- que define la estrategia de la organización para la próxima década.

Amenaza rusa. El documento pone el foco en Rusia como una de las dos grandes amenazas de la OTAN. La otra es el terrorismo. El punto ocho no deja lugar a la interpretación: “La Federación Rusa es la amenaza más significativa y directa para la seguridad de los aliados y a la paz y la estabilidad en la zona euroatlántica”. Rusia aparece varias veces en la primera parte de un texto claramente condicionado por la guerra en Ucrania.

Flanco sur. Por primera vez, la Alianza mira directamente a África, en concreto, al Sahel, una región de interés estratégico. Este era uno de los objetivos de España. “Trabajaremos con socios para abordar amenazas y desafíos de seguridad compartidos en regiones de interés estratégico para la Alianza, incluidas las regiones de Oriente Medio y el Norte de África y el Sahel”, destaca el concepto. La cumbre también sitúa a Mauritania como el nuevo socio de referencia en el Sahel.

China. “Trabajaremos juntos de manera responsable, como aliados, para abordar los desafíos sistémicos planteados por la República Popular China a la seguridad euroatlántica y garantizar la capacidad duradera de la OTAN para garantizar la defensa y la seguridad de los aliados”. Esta es una de las referencias a China, que también aparece por primera vez. La denominación de “desafío sistémico” ha generado un debate interno entre los aliados.

Disuasión y defensa. El concepto hace hincapié en tres puntos en los que está basada la Alianza: disuasión y defensa, prevención y gestión de crisis y seguridad cooperativa. De todos, el primero es el que más se refuerza. En la práctica, la medida más importante acordada en Madrid es aumentar hasta los 300.000 efectivos las fuerzas de respuesta rápida, que hoy están formadas por 40.000 militares de los países miembros. Estados Unidos, por su parte, ha anunciado el incremento de fuerzas en el viejo continente; desde cazas F35, hasta misiles Patriot y blindados Stryker.

Destructores de Rota. Estados Unidos desplegará además dos destructores más en la base naval de Rota, dentro del refuerzo previsto en Europa. De esta forma, la US Navy pasará a tener seis destructores de la clase Arleigh Burke en las instalaciones gaditanas. La llegada de los nuevos buques elevará hasta los 3.800 militares estadounidenses en Rota, implicará reformas en la base y supondrá una inyección económica para la bahía de Cádiz.

Finlandia y Suecia. La cumbre también ha logrado desbloquear la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN, dos países con una larga tradición de neutralidad, que han solicitado la adhesión ante la amenaza rusa. Los dos países nórdicos y Turquía -el único socio que ponía pegas a su entrada- han llegado a un acuerdo en una reunión en Madrid que despeja el camino para su incorporación a la Alianza. El próximo martes 5 de julio está prevista la firma del protocolo de incorporación en Bruselas.

Ceuta y Melilla. En clave nacional, el gran tema del cónclave, junto con los destructores, ha sido la defensa de Ceuta y Melilla, un debate recurrente cuando se habla de la OTAN que al final no se ha zanjado. España ha quedado satisfecha por el nuevo concepto de integridad territorial recogido en el concepto estratégico que habla de “defender cada centímetro del territorio aliado, preservar la soberanía y el territorio integridad de todos los aliados y prevalecer contra cualquier agresor”. La clave para el Gobierno español está en “la integridad territorial de todos los aliados”, algo que España considera más preciso y que, según el Ejecutivo, coloca a ambas ciudades bajo la protección directa de la Alianza. No obstante, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, preguntado por este asunto, recordó que al final la intervención de alianza es siempre “una decisión política” derivada de la invocación del artículo 5 del Tratado de Washington.

España y el 2% del PIB. La cumbre finalizó el pasado jueves con el anuncio por parte del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de un aumento del presupuesto de defensa para alcanzar el 2% del PIB en 2019, lo que significa duplicar la inversión destinada a las Fuerzas Armadas en los próximos ocho años.

Fondo de innovación. La reunión de Madrid asimismo ha aprobado un fondo de 1.000 millones de euros para impulsar la inversión en nuevas tecnologías como la inteligencia artificial, un campo en el que China prácticamente ya lleva la delantera. El fondo financiará los desarrollos de empresas emergentes no solo en el ámbito de la IA sino también en otras áreas como el big data, espacio, la biotecnología o las tecnologías cuánticas. 



Recomendamos


Lo más visto