Tal día como hoy en 1813 San Sebastián es saqueada y destruida por las tropas angloportuguesas
El mundo de ayer >
Historia militar

Tal día como hoy en 1813 San Sebastián es saqueada y destruida por las tropas angloportuguesas

La tragedia sucedió durante la Guerra de Independencia Española, en el proceso de expulsión de las últimas tropas francesas de la península
Denis Dighton Storming of San Sebastian
Reproducción de la obra del pintor Denis Dighton que representa el asedio de San Sebastián
|

Tal día como hoy, 31 de agosto, pero de 1813, tropas inglesas y portuguesas, que en un principio habían acudido para defender la ciudad, incendiaron y saquearon San Sebastián. El episodio sucedió durante la Guerra de Independencia Española. Bajo las órdenes del duque de Wellington, Arthur Wellesley, las tropas aliadas se enfocaron en expulsar a los últimos contingentes franceses de la península ibérica. Estos últimos se encontraban afincados en San Sebastián y opusieron resistencia, aunque finalmente tuvieron que rendirse. El resultado, lejos de suponer un final feliz para la población de la ciudad, provocó una serie de saqueos y violencia que finalizó con la práctica destrucción de la ciudad.

Las tropas francesas, mandadas por el general de brigada Louis Emmanuel Rey y con un total de 3.380 efectivos, se parapetaban en San Sebastián ante un primer asedio que comenzó el 11 de julio. Los atacantes, tropas inglesas y portuguesas bajo las órdenes del teniente general Thomas Graham contaban con 9.750 soldados.

La contienda se dividió en dos asedios. En el primero, los franceses consiguieron defenderse de las tropas de Graham y, además, producir un gran número de muertes a sus enemigos. Este derramamiento de sangre fue uno de los motivos del posterior saqueo. Para el segundo asedio las tropas de Rey se vieron sorprendidas por un cambio en la estrategia enemiga. Gracias a la llegada de seis cañones a bordo de uno de los cuatro navíos de la Marina Real Británica, enviados para reforzar el ataque por mar, los atacantes abrieron una brecha e ingresaron en la ciudad. Los franceses se parapetaron en el castillo y, aunque la ciudad ya estaba en poder de Graham desde el 31 de agosto, no fue hasta el 5 de septiembre cuando ofreció su rendición.

Siege of San Sebastiu00e1nMapa británico utilizado durante el asedio

Fue al tomar la ciudad cuando las tropas victoriosas descubrieron la abundancia de provisiones (especialmente de bebidas alcohólicas) que había en ella. Su ejército había sufrido casi 4.000 bajas durante la contienda y el asedio había sido duro y complicado. Los oficiales trataron de detener a los soldados que, borrachos y descontrolados, iniciaron una serie de saqueos, incendios y asesinatos a civiles en una situación que se prolongó durante siete días.

Tras la retirada del ejército vencedor, los habitantes de la ciudad tuvieron que reconstruirla prácticamente desde cero. Esta desdicha es recordada cada 31 de agosto con una ceremonia en la que una de las calles de San Sebastián, que precisamente fue bautizada como 31 de Agosto por ser la única que sobrevivió a los numerosos incendios acometidos, se convierte en protagonista con una procesión que pasa en conmemoración de la tragedia.



Recomendamos

Lo más visto