menú responsive
ESPAÑA | Empresas
-/5 | 0 votos

Cinco compañías compiten en el concurso

Navantia aspira a construir buques logísticos para la Royal Navy

Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) Cantabria. Foto: Armada española

Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) Cantabria. Foto: Armada española

09/12/2018 | Madrid

B. Carrasco

La compañía española Navantia está incluida en la lista corta de empresas del programa Fleet Solid Support (FSS) de la Royal Navy para la construcción de hasta tres buques de apoyo logístico. El contrato tiene un presupuesto de 1.000 millones de libras (1.118 millones de euros) y será adjudicado en 2020, con la previsión de comenzar los trabajos en 2022.

Junto con el astillero estatal, otras cuatro compañías compiten en este concurso internacional. El consorcio británico formado por las firmas Babcock, BAE Systems, Cammell Laird y Rolls-Royce; la empresa italiana Fincantieri; la Japan Marine United Corporation; y Daewoo Shipbuilding and Marine Engineering de Corea del Sur.

Las embarcaciones serán operadas por la Royal Fleet Auxiliary, responsable del apoyo logístico a los buques de la Royal Navy mientras están en la mar. De acuerdo con la licitación, el Ministerio de Defensa británico pretende obtener hasta tres buques de aprovisionamiento, "con un requisito firme para dos barcos y una opción para un barco adicional".

Estos buques deberán tener una capacidad de carga máxima de 7.000 metros cúbicos y alcanzar una velocidad sostenida de 18 nudos. Además podrán suministrar material logístico en plena navegación y tranferir cargas individuales de hasta cinco toneladas. La licitación también recoge que los barcos serán capaces de reabastecer combustible en la mar y efectuar operaciones por todo el mundo.

buque_cantabria_armadaEn total, ocho empresas o consorcios mostraron en la primera fase interés en este concurso, aunque finalmente la lista de aspirantes se ha reducido a cinco. El departamento de Defensa explica que estos barcos serán fundamentales en el medio plazo para abastecer a los portaaviones de la clase Queen Elizabeth y, además, garantizarán el despliegue de los fragatas de guerra británicas en todo tipo de entornos y en largas distancias.

Un concurso polémico en Reino Unido

 

La convocatoria de un concurso internacional ha despertado polémica en el Reino Unido, donde diversas voces apuntan a que el programa FSS debe recaer en un astillero del país. Sin embargo, el Gobierno de Theresa May explica que el contrato está abierto a empresas extranjeras puesto que no se consideran buques militares. Una vez construidos, las embarcaciones serán equipadas en un astillero británico antes de su entrada en servicio a partir de 2026. La tripulación estará compuesta por personal civil, portando solo armamento de autodefensa.

Navantia, por su parte, acumula una larga experiencia en el diseño buques de aprovisionamiento en combate y ya ha exportado este tipo de plataformas. En la actualidad, el astillero en Ferrol de la compañía estatal construye dos AOR (Auxiliary Oil Replineshment) para la Armada Real de Australia basados en el BAC Cantabria de la Armada española; el primero fue botado a finales del mes de noviembre.

 

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje