menú responsive
ESPAÑA | Personas
-/5 | 0 votos

Entrevista Infodefensa.com

A. Olivares: "Defensa amortiguará el impacto del Covid-19 y elabora el plan Ave Fénix para reactivar la industria"


Entrevista Especial | Ángel Olivares, secretario de Estado de Defensa | 1 parte


27/05/2020 | Madrid

B. Carrasco

Es lunes por la mañana. Madrid acaba de pasar a la fase 1. La sede del Ministerio de Defensa en el paseo de la Castellana comienza a recuperar la normalidad entre medidas de seguridad para esquivar el coronavirus: solo dos personas en el ascensor y mascarillas obligatorias para transitar por los pasillos. La operación Balmis sigue activa y suma ya más de 20.000 intervenciones por toda España. 

El secretario de Estado de Defensa, Ángel Olivares, recibe a Infodefensa.com en su despacho, sin el tradicional apretón de manos, como marca el nuevo protocolo post-covid. Durante casi una hora de conversación, el número dos de Defensa hace una amplia revisión de la situación de los principales programas de modernización, más de dos meses después del inicio de la pandemia. 

En la primera parte de una extensa entrevista, Olivares analiza los efectos de las crisis en estos programas de adquisiciones, las medidas que el ministerio está impulsando para apoyar a la industria de defensa y las perspectivas presupuestarias.

¿Cómo trabaja la Secretaría de Estado de Defensa para recuperar la normalidad en los programas de modernización? 

Ahora mismo, la DGAM está haciendo una auditoria de impacto para ver cómo ha afectado la paralización industrial como consecuencia de la pandemia en los diferentes programas de modernización de las Fuerzas Armadas. Estamos analizando programa a programa como será ese impacto. Puede existir algunas demoras en los plazos de entrega y en la realización de hitos. Por parte del Ministerio de Defensa se van adoptar medidas para no modificar los flujos de tesorería, importante para la liquidez de las empresas y para garantizar dos aspectos especialmente relevantes; la seguridad en la cadena de suministros y no comprometer capacidades estratégicas para el país. Los análisis realizados son satisfactorios y creemos que podemos amortiguar el impacto del Covid-19. Por otra parte, dependiendo del escenario presupuestario futuro, si existieran recursos adicionales, se está elaborando un plan denominado Ave Fénix, en el que se prevé toda una panoplia de medidas dirigidas a la reactivación de la industria de Defensa, industria muy importante para España por su papel en la economía y alto componente tecnológico. Además, no hemos bajado el pulso en la promoción internacional de la industria de defensa, que participa en porcentajes importantes en los programas europeos. 

¿Qué programas han sufrido más el impacto de la crisis? 

Todos los programas van a tener cierta demora, porque la parálisis ha sido casi total, salvo actividades consideradas estratégicas como el mantenimiento de las Fuerzas Armadas, tanto españolas como extranjeras, que son prestadas a través de la industria nacional. La industria ha sabido dar respuesta inmediata para que ninguna necesidad operativa vea paralizada su actividad. En el caso, por ejemplo, del RPAS Predator tuvo unos primeros problemas vía satelitales, lo que dificultó la realización de algunas prácticas, también ha habido cierto retraso en los vuelos, pero ahora mismo ya se están realizando con normalidad. El sector naval es uno de los más afectados, ha habido una parálisis importante en este tiempo, que afecta al programa de las F-110, aunque en este caso, es cierto, que el impacto será seguramente menor, porque la mayor parte de las tareas que actualmente se realizan podrán seguir mediante el teletrabajo. Otra cuestión distinta son programas en fase de producción como el submarino S80, donde el impacto se notará más. En la industria de aeronáutica creo que será posible encajar tanto la modernización de los Eurofighter, como los NH90 o la modernización de los Chinook. Vamos a trabajar para que el impacto sea el menor posible. En el Ministerio de Defensa también hemos trabajado para revitalizar el VCR 8x8. Por lo tanto, todos los programas de modernización tendrán una incidencia que es indudable, pero que se podrá asumir.  

¿En qué consistirá el plan Ave Fénix? 

Es un plan para ver si en el futuro tendremos recursos que nos permitan insuflar más inversiones a la industria nacional para revitalizarla. Estamos analizando las necesidades de las Fuerzas Armadas, hay que tener en cuenta que hay muchas necesidades insatisfechas, es decir, programas que sería muy positivo lanzar, pero que no se ha podido hacer a consecuencia de las limitaciones presupuestarias, y cuál es su impacto territorial y en el empleo. 

¿Corren peligro las inversiones por valor de 15.000 millones de euros comprometidas por el Ministerio de Defensa? 

Los compromisos de gasto adquiridos por el Ministerio de Defensa van a permanecer y espero que incluso puedan incrementarse. Hay que tener en cuenta que son programas muy importantes. De los 36 años que tienen los programas de modernización de las Fuerzas Armadas, en los últimos dos se han comprometido recursos que equivalen al 28% del conjunto de los programas. Hay empleos, tecnología y empresas que dependen de estos programas, sería un sinsentido, desde mi punto de vista, que, como se produjo en el 2008, en estos momentos, se produjeran recortes o anulaciones de estos programas. Al final estaríamos ante la necesidad de indemnizar a las empresas por los perjuicios ocasionados. El compromiso es mantener los programas especiales de modernización, por lo tanto, diría que no está en riesgo el que estos programas continúen, incluso, sería conveniente introducir nuevos programas y nueva inversión productiva que contribuyera a generar empleo. Esperamos también una política muy decidida de la UE de fomento de la inversión productiva que permita reactivar la economía y generar empleo estable.  

¿Podría adelantar algunos de los nuevos programas que estudian? 

De momento no, pero son públicas las necesidades de las Fuerzas Armadas que todavía no hemos podido satisfacer. Mientras no tengamos los recursos disponibles no voy a generar expectativas.  

¿Cree que la actuación de las Fuerzas Armadas en esta crisis es el mejor ejemplo de que la inversión en Defensa repercute en la sociedad? ¿El presupuesto es suficiente? 

Me gustaría hacer una reflexión. ¿Qué precio tiene la libertad y la paz justa? Solo un necio sería capaz de poner precio a la libertad. Para garantizar nuestra libertad y nuestra paz hay que dedicar los recursos que sean precisos. La defensa en la actualidad se sustenta en la disponibilidad las tecnologías punteras, que es lo que da credibilidad y disuasión. Parecía evidente que las necesidades de la humanidad tenían que centrarse en la lucha contra la pandemia, sin embargo, hemos visto que la tensión internacional ha crecido y las amenazas que existían antes de la pandemia siguen estando ahí. Desde ese punto de vista, la defensa es un bien público básico que no podemos descuidar. Todos los pueblos que han descuidado su defensa han sido sojuzgados por otros.

España en la OTAN está entre los países que menos invierte en relación con su PIB

En el año 2019, el Ministerio de Defensa ejecutó un presupuesto de 9.555 millones de euros, que, sumados las pensiones públicas, según el criterio de la OTAN, nos sitúa en 11.176 millones de euros, es decir, el 0,9 % del PIB. España es el país 27 de 28 en gasto de defensa, solo Luxemburgo gasta menos. De acuerdo con los datos que maneja SIPRI, que incluye otras partidas destinadas a la Guardia Civil, intereses..., si los diéramos por buenos, el gasto en defensa en España son 17.200 millones de euros, que representa el 0,9% del gasto mundial. No hay que olvidar que España es la decimotercera economía del mundo y supone 1,3 del PIB mundial. Estos dos datos indican que España no gasta en Defensa el equivalente al peso de su economía. Bien es cierto que las carencias presupuestarias han sido suplidas por la alta calidad de recursos humanos y su compromiso en misiones internacionales. 

¿Hay margen de mejora en algún área?

En este punto, cabría también la reflexión de si la estructura de los costes de la defensa en España es adecuada o no. Y ver si podríamos ahorrar en unos conceptos de gasto para destinarlos a otros. No es sencilla esa operación. En términos de porcentaje de militares en relación a la población hay menos militares que en Italia, Reino Unido, Francia o Portugal y estamos equiparados a Alemania. El número, podemos decir, que es adecuado. Además, el gasto de personal no llega al 50%, por lo tanto, aquí no hay que recortar, sino más bien hay un margen para mejorar las retribuciones de los militares y el personal administrativo. España si cumple con el criterio de la OTAN de destinar el 20% de su presupuesto al equipamiento mayor. El 21,4%, en concreto. La debilidad está en los recursos destinados al sostenimiento, aquello que un momento determinado nos puede hacer obligatorio tomar decisiones de reducir los compromisos internacionales. Desde este punto de vista, España debe destinar más recursos a la defensa. 

¿Cree que es posible un aumento del presupuesto de Defensa? 

En el anteproyecto de presupuesto que teníamos negociado con el Ministerio de Hacienda, así era. Ahora no se pueden hacer previsiones, en este momento, no es razonable hacer previsiones económicas de ninguna naturaleza. Porque ello va a depender fundamentalmente de la política de deuda y déficit público impulsada por la Unión Europea y del programa de recuperación económica que apruebe. Habrá que esperar. El Ministerio de Defensa si está preparado para mantener el impulso a la modernización de las Fuerzas Armadas.  

¿Cuál es el desembolso en la operación Balmis? ¿Está preparado el Ministerio de Defensa para asumir este gasto? 

El Ministerio de Defensa ha gastado hasta el momento 42 millones en la lucha contra la pandemia, con la finalidad de salvar vidas. Esperamos que estos fondos sean reembolsados mediante las ayudas que tiene previsto la Unión Europea. En este momento, la prioridad era apoyar en la pandemia y se han destinado todos los recursos que han sido necesarios. Sin ningún tipo de cautelas. Las Fuerzas han dado el do de pecho y estado al servicio de la sociedad para todo aquello que se les ha demandado. 

¿Hay previsiones de recortar en otras áreas para asumir este gasto? 

Eso va a depender de los recursos que nos lleguen de la Unión Europea y de las transferencias internas que nos pueda hacer el Ministerio de Hacienda a través de otros recursos. Bien es cierto que también se han producido ahorros como consecuencia de la disminución de entrenamientos y operaciones. En el momento en que regrese la normalidad podremos hacer un balance más ajustado. 

 

 

 

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje