menú responsive
AMÉRICA | Armada
-/5 | 0 votos

IV Simposio Internacional de Seguridad y Defensa Perú 2018

El CN Pitarra aboga por evolucionar de dominación marítima a seguridad colectiva

La estrategia de la MMI para brindar seguridad marítima, crear capacidades y buscar asociaciones en palabras de Massimo Pitarra. Foto: MGP

La estrategia de la MMI para brindar seguridad marítima, crear capacidades y buscar asociaciones en palabras de Massimo Pitarra. Foto: MGP

07/09/2018 | Lima

Peter Watson

El agregado de Defensa de Italia en el Perú, capitán de navío Massimo Pitarra, se abocó al tema Cooperación e interoperabilidad: Otorgando seguridad marítima y acceso a bienes comunes marítimos globales a través de la coparticipación durante su intervención en el IV Simposio Internacional de Seguridad y Defensa Perú 2018 celebrado el pasado mes de agosto en Lima. Pitarra destacó dos conceptos, el primero es el concepto de la denominada economía azul y el segundo la necesidad de cambiar el concepto de dominación martíma por el de seguridad marítima colectiva.

La dimensión marítima juega un rol clave en la innovación y al desarrollo del planeta, el rol de las marinas es fundamental debido a su flexibilidad y capacidad para ir a la par de los desafíos marítimos. Con tal sentencia, en líneas generales, inició su ponencia el capitán de navío Pitarra.

Mirar hacia adelante

 

Pitarra remarcó la importancia de mirar más adelante para estar al tanto de los eventos, una actitud típica de los marinos, que debe ser reforzada a diario. El futuro previsible se caracteriza por una economía azul (marítima), este es el siglo del agua. Los prerrequisitos para el desarrollo mundial, anotó el oficial naval italiano, son el libre acceso a los mares de todos los actores que ahí operan, en respeto de la ley internacional, además de monitorear e impedir todas las explotaciones ilícitas.

La seguridad marítima no será una meta en sí misma, sino un aspecto fundamental en beneficio de las sociedades. En ese sentido, el expositor señaló la "necesidad de evolucionar el concepto de dominación marítima a un nuevo concepto de seguridad marítima colectiva". Esto porque el escenario internacional se torna cada vez más turbulento, con multitud de factores interrelacionados que generan crisis de creciente intensidad, superando fronteras locales y continentales.

El libre acceso a los recursos marinos se ve obstaculizado por amenazas, híbridas, asimétricas y convencionales, por lo que Pitarra señala su convencimiento de que las fuerzas navales deben estar preparadas para enfrentar al completo espectro de amenazas, desde las más básicas hasta las más sofisticadas.

El mar juega actualmente un rol fundamental en el balance geopolítico entre los Estados costeros, El uso de los recursos marinos es consecuencia de la búsqueda de más altos estándares de vida, aumentando también, de manera significativa, el uso de recursos energéticos en las plataformas continentales. La tecnología permite como nunca antes la explotación de riquezas como petróleo, gas natural, elementos raros y preciosos para el desarrollo industrial de los Estados.

La territorialización del mar

 

La  territorialización del mar es un fenómeno creciente en el mar Mediterráneo, cada vez más pequeño, Ello se replica en otras latitudes, bajo la creencia de que los recursos disponibles en tierra  ya no son suficientes para satisfacer las demandas de las poblaciones. Ahora las naciones ya no solamente buscan adquirir territorios en tierra, más ahora están determinados a tener las más grandes áreas marinas adyacentes. Su explotación les permitiría prosperar o sostener sus poblaciones en crecimiento.

El 90% del comercio internacional se realiza por vía marítima, lo que está promoviendo  planteamientos disuasivos cooperativos y respuestas también cooperativas para garantizar la seguridad marítima. Italia cree que ello deberá estar fundamentado, según el agregado Pitarra, en cuatro dominios conceptuales: La defensa de la nación mediante actividades presenciales y vigilancia constante; el desarrollo de capacidades técnicas, de equipamiento moderno, proyección de fuerza, ataque profundo, etc; la promoción de estrategias nacionales, teniendo en mente el concepto de uso dual, operaciones de asistencia humanitaria y protección civil; y finalmente el compromiso internacional dialogo, cooperación y la más tradicional diplomacia naval.

Pitarra incide en que estos cuatro dominios son mutuamente habilitantes, con áreas de cruce entre dos o más dominios donde las capacidades se tornan críticas, principalmente en cuanto a la construcción de conciencia marítima y capacidades marítimas.

Las asociaciones, cooperaciones e interoperabilidad naval constituyen el núcleo de valores del nuevo modelo de seguridad marítima. Hoy, Italia mantiene conversaciones con 32 países, incluyendo Perú, Brasil y Argentina, con otro tanto tiene planes de cooperación en marcha.

El principal esfuerzo de la MMi se concentra en la cuenca mediterránea  como la Iniciatva Adrion en el Adriático, Iniciativa 5+5 en el Mediterráneo oeste, entre otros. La fragata ITS Carabieniere, una fragata FREMM nueva, ha sido desplegada a Australia (también para apoyar a su industria naval, dicho sea de paso) en la búsqueda de nuevos socios. La FREMM ITS Rizzo participó de la operación Formidable Shield 2017, la ITS Carlo Margottini en Dimdex 2018, la F-594 Alpino, la más nueva FREMM, se ha desplegado a la costa este de EEUU.

El exitoso XI simposio de potencia naval, celebrado en Venecia, en octubre de 2017, con la participación de 47 Armadas y 11 organizaciones internacionales, tuvo como tema principal el libre acceso a los bienes comunes mundiales. Allí se validó el enfoque de la MMI al reconocer la importancia del desarrollo de conciencia situacional marítima, operaciones de seguridad marítima y la construcción de capacidades marítimas.

A pesar de ello, la opinión pública parece no compartir tales principios, aunque se ha notado recientemente signos de cambio, evidencia de la necesidad de implementar iniciativas para formar conciencia global sobre la materia.

Italia y su enfoque marítimo 

 

El enfoque estratégico de la Marina Militar Italiana (MMI) en materia de seguridad marítima y la salvaguarda al libre acceso a los recursos marinos se basa en dos pilares: Cooperación e interoperabilidad.

La MMI está conformada por 29.981 militares, 9.334 civiles y 10.904 marinos de la Guardia Costera. Tiene 61 buques, incluyendo submarinos, 25 buques de segunda línea, 81 aeronaves y tres bases navales principales, siendo Taranto la base más importante, Venecia el polo cultural de la Marina, en La Spezia se asientan las fuerzas especiales. La MMI tiene organización para tareas (task force), para la creación de escoltas, combate (con portaaviones), asalto anfibio, patrullaje, entre otros. Tiene comandos para la aeronaval, para los anfibios, para submarinos. Tiene además su propio Comando Logístico, dividido en zonas de responsabilidad.

El Comando de Educación tiene su sede principal en la localidad de Ancona, pero con instalaciones en Venecia, Livorno, Taranto y La Magdalena.

Hoy, la MMI alinea 60 buques y para fines de años se espera alinear 55 o 56 unidades, por cuestiones de incorporaciones y retiros del servicio. El grueso de la aeronaval lo conforman los helicópteros (diez AB-212, 22 EH-101 y 29 NH-90), cazas de aterrizaje vertical (16 AV-B+ y un F-35B) y tres P-180 de apoyo logístico.

 © Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

SÍGUENOS EN

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje