menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

Cree que no hay opciones para los no estadounidenses

Dassault retira el Rafale del concurso de cazas canadiense

Avión de combate Rafale. Foto: Dassault Aviation

Avión de combate Rafale. Foto: Dassault Aviation

12/11/2018 | Ottawa

Infodefensa.com

La firma francesa Dassault Aviation no cree que las compañías no estadounidenses tengan opciones para dotar a Canadá de su próximo avión de combate. El fabricante del caza Rafale ha retirado este modelo del concurso abierto por Ottawa para dotarse de 88 nuevos aparatos, con los que sustituir sus antiguos CF-18, al no poder atender el nivel de datos requerido con Estados Unidos.

El borrador de solicitud de propuestas que lanzó el pasado 25 de octubre la entidad de Servicios y Adquisiciones Públicas de Canadá (PSPC, por sus siglas en inglés), para que los cinco fabricantes potenciales designados pudiesen revisarla y hacer sus comentarios, evidenció que el futuro caza deberá poder compartir información confidencial con Estados Unidos.

Fuentes citadas por el medio local The Canadian Press apuntan directamente a este motivo argumentando que Francia no pertenece a la red de intercambio de inteligencia anglosajona Five Eyes (cinco ojos, en inglés), formada por Australia, Canadá, Estados Unidos, Nueva Zelanda y Reino Unido. Esta tesis también afecta de lleno a otras dos candidaturas europeas, la del caza Eurofighter, en la que están implicadas las compañías Airbus, BAE Systems y Leonardo, y la del Gripen, de la firma sueca Saab.

De este modo, únicamente Lockheed Martin, que opta con sus aviones de combate F-35, y Boeing, fabricante de los F/A-18 Super Hornet, mantienen teóricamente ahora posibilidades de hacerse con el milmillonario contrato canadiense. Teniendo en cuenta la oposición que el primer ministro Justin Trudeau ha ejercido desde la campaña electoral que le llevó a liderar el país a la compra del F-35, a pesar de que el caza de quinta generación partió como favorito, la hipótesis de que el Super Hornet resulte elegido gana opciones.

En todo caso, los proveedores que opten al programa tienen en torno a ocho semanas para responder con sus impresiones al documento que les llegó hace algo más de una semana solicitándoles sus propuestas.

La PSPC aseguró a finales del año pasado que la elección del nuevo caza seguirá “una competición abierta y transparente” en la que el Gobierno “garantizará que las industrias y fabricantes del sector aeroespacial y de defensa del país sean consultados y participen en el proceso”, como ahora parece confirmar el borrador de solicitud de propuesta facilitado por Canadá a los candidatos.

El proceso de compra de nuevos aviones de combate ya ha pasado previamente por importantes obstáculos en Canadá, hasta el punto de que Ottawa también ha decidido hacerse con aeronaves de segunda mano para no perder capacidades mientras llegan los nuevos aparatos del fabricante que resulte ganador.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

APPS

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje