menú responsive
MUNDO
-/5 | 0 votos

El Consejo Federal revela puntos clave del programa

Suiza planea un referéndum sobre la compra de sus nuevos cazas

Caza F-5 de la Fuerza Aérea Suiza. Foto: Fuerza Aérea Suiza

Caza F-5 de la Fuerza Aérea Suiza. Foto: Fuerza Aérea Suiza

01/07/2019 | Madrid

G. S. Forte

El Consejo Federal suizo aprobó el miércoles un mensaje al Parlamento del país sobre un decreto de planificación para la compra de nuevos aviones de combate. Se trata de un trámite encaminado a “dar a la población la oportunidad de votar sobre su adquisición”, según un comunicado emitido por el propio Consejo Federal. El documento revela los “elementos de la orden de planificación”, en los que se detallan algunos puntos clave del programa.

Tras recordar que el Consejo Federal “es responsable de renovar los medios para proteger el espacio aéreo mediante la compra de nuevos aviones de combate”, el texto apunta que su introducción en servicio “debe completarse a finales de 2030”.

Sobre el precio de compra, se apunta que no deberá exceder un gasto de 6.000 millones de francos suizos (más de 5.400 millones de euros al cambio actual), sobre la base del IPC de enero de 2018.

También se indica que las empresas extranjeras que se adjudiquen los contratos de este programa deberán satisfacer compensaciones por el 60 por ciento del valor de esas adjudicaciones mediante la concesión de contratos en Suiza (fórmula conocida en el sector por el término en inglés offset). Un tercio de esas compensaciones serán directas y dos tercios indirectas.

Además se apunta que la compra será presentada a la Asamblea Federal como parte de un programa anual de armamento y se coordinará, tanto técnicamente como en su calendario previsto, con la adquisición prevista de un sistema de defensa aérea de largo alcance, lo que incrementa el desembolso total previsto a 8.000 millones de francos (unos 7.200 millones de euros al cambio actual).

Finalmente se incide en que este decretó está sujeto a referéndum. Sobre este punto, se recuerda que las adquisiciones de nuevas armas son generalmente decididas en Suiza por la Asamblea Federal, sin un posible referéndum. Sin embargo, añade, para la adquisición de nuevos aviones de combate el Consejo Federal quiere permitir un referéndum, “ya que esta es una cuestión de gran importancia”. De este modo, y teniendo en cuenta “que en los dos últimos proyectos de adquisición de aviones de combate [en el país] se realizaron votaciones populares”, se concluye que el del referéndum es “una expectativa que debe tenerse en cuenta políticamente” para este caso.

Cinco candidatos y en pruebas

 

El objetivo del Consejo Federal es “intentar implicar al Parlamento y al público en este proceso lo antes posible”, teniendo en cuenta que el proyecto “se extenderá durante más de diez años” y “que requiere tanta seguridad como sea posible en su planificación”.

Si el Parlamento adopta el decreto de planificación y se acepta la solicitud de referéndum, los ciudadanos podrán decidir entonces si se compran o no nuevos aviones de combate para reemplazar a la actual flota de 30 F/A-18 C/D y 26 F-5E/F. La elección del modelo que será adquirido recaerá por su parte en el Consejo Federal.

El concurso suizo para dotar al país de nuevos aviones de combate tiene cuatro modelos candidatos. Se trata del caza Eurofighter, fabricado por Airbus; del F/A-18 Super Hornet, de Boeing; del Rafale, de Dassault Aviation, y del F-35A, de Lockheed Martin. El Ministerio de Defensa del país ya inició el pasado abril un ciclo de pruebas de dos semanas, tanto en tierra como en suelo, para cada uno de los aparatos.

Antes de que se iniciase el actual proceso, en concreto en mayo de 2014, los ciudadanos suizos ya rechazaron en un referéndum la compra prevista entonces de 22 aeronaves Gripen de la sueca Saab por cerca de 3.500 millones de dólares. De ahí que el proceso de elección de un nuevo avión de combate se reiniciase y a mediados de 2016 se encargó a un grupo de expertos la evaluación de una nueva solución para la defensa aérea del país a través de un informe de recomendaciones.

El trabajo recogió cuatro opciones, cada una de ellas basada en un distinto grado de desarrollo de los sistemas de protección del espacio aéreo, y describía sus ventajas y desventajas. La segunda opción, que fue la finalmente elegida, es la que planteaba la compra de 40 cazas y la adquisición de una nueva red de defensa aérea por 9.000 millones de francos en total, 1.000 millones (900 millones de euros) más de los 8.000 millones apuntados ahora.

© Information & Design Solutions, S.L. Todos los derechos reservados. Este artículo no puede ser fotocopiado ni reproducido por cualquier otro medio sin licencia otorgada por la empresa editora. Queda prohibida la reproducción pública de este artículo, en todo o en parte, por cualquier medio, sin permiso expreso y por escrito de la empresa editora.

ENVÍO DE LA NOTICIA A UN AMIGO
Correo electrónico
Tu nombre
Mensaje