Justo Sierra Urovesa: "Trabajamos en dar alta movilidad al camión TT para operar en entornos críticos" 1
EDICIÓN
| INFODRON | INFOESPACIAL | MUNDOMILITAR | TV
España >

Justo Sierra Urovesa: "Trabajamos en dar alta movilidad al camión TT para operar en entornos críticos" 1

Justo Sierra, presidente de Urovesa. Foto: Urovesa
|

Justo Sierra es el presidente de la compañía española Urovesa, especializada en el diseño y fabricación de vehículos militares. La empresa es un caso de éxito en el sector de la defensa. En los últimos años, la mezcla de trabajo, innovación tecnológica y capacidad para responder las necesidades de las Fuerzas Armadas españolas ha abierto a la compañía de par en par las puertas de mercados en el exterior en los que hoy en día ya es un referente.

En sus instalaciones de Valga (Pontevedra) fabrica el famoso Vamtac (Vehículo de Alta Movilidad Táctica), exportado a más de una veintena de países de medio mundo. Portugal es uno de sus últimos clientes, pero también está presente en otros países europeos y en regiones como Medio Oriente o Asia-Pacífico. Aquí, en España, obtuvo el año pasado un megacontrato para el suministro de hasta 700 Vamtac.

En la primera parte de una extensa entrevista a Infodefensa.com, Sierra profundiza en la situación actual de la compañía. También analiza las perspectivas de futuro para el Vamtac, la entrada en escena de tecnologías como la robótica en las plataformas terrestres, los planes para dotar de nuevas capacidades al camión TT -su primer producto- y las características del camión ligero SK para operaciones especiales.

Continúa en: 'Justo Sierra (Urovesa): "El año pasado la actividad exterior supuso el 90% de nuestras ventas" (y2)'

¿En qué situación se encuentra la empresa?

La situación de Urovesa hoy se podría definir como muy sólida en todos los ámbitos. Por una parte, hoy tenemos una estructura muy consistente, con un cuadro de personal altamente cualificado y unos sistemas de gestión desarrollados a medida y muy avanzados. En otras palabras, tenemos más y mejores resortes para el desarrollo de la actividad. Si a eso añadimos una situación financiera más sólida, significa que ahora podemos afrontar proyectos más ambiciosos, tanto por su tamaño como por su complejidad. Esto nos ayuda en un contexto como el actual, donde la sofisticación tecnológica exige estar en la vanguardia permanentemente e invertir cada vez más en I+D+i si queremos mantener una posición competitiva fuerte. También ha evolucionado mucho nuestro posicionamiento a ojos del cliente, que es fuerte en los mercados en los que operamos. Nos hemos convertido en una referencia y eso significa que encontraremos más competencia, allá donde vayamos, y eso requiere a su vez más esfuerzo y ser capaces de responder de forma más rápida y eficiente a las demandas de nuestros clientes.

En consonancia con esto, desde la perspectiva de mercados y productos, creo que hemos optado por una estrategia acertada apostando, por un lado, por plataformas con mayor valor añadido y, por otro, por una diversificación de sectores y mercados que nos está permitiendo atenuar riesgos en caso de una caída de la demanda de un cliente o mercado concreto.

El Vamtac es el principal producto de la compañía, ¿cómo tienen previsto evolucionar este vehículo? ¿qué nuevas tecnologías serán claves para continuar mejorando esta plataforma?

Sin duda, el Vamtac es nuestro principal producto, y probablemente lo siga siendo durante un tiempo, porque concentra de forma muy clara los dos ejes sobre los que pivota nuestra ventaja competitiva. Por una parte, posee unas prestaciones sobresalientes que le hacen destacar sobre otras plataformas con unas ventajas tecnológicas claras. Y, por otra parte, somos capaces de diseñar y adaptar su diseño a los requisitos específicos de funcionalidad de cada cliente y misión de una forma fácil y rápida. Estos dos ejes aportan un doble valor claramente identificable, que no es fácil de alcanzar puesto que se requiere poseer tanto una experiencia de uso como un conocimiento altamente especializado, y el Vamtac tal como es hoy posee ventajas indudables en ambos aspectos.

Respecto a las tendencias de futuro que mencionas, está claro que el producto deberá adaptarse a ellas, en mayor o menor medida en función de lo que aporte más valor a los usuarios. La robotización será una de ellas, y plantea grandes retos no solo en cuanto a homologaciones y a seguridad sino, además, porque se necesita programarlo para que circule en todo terreno, donde no existen referencias o marcas viales. Otra de las facetas en las que tendremos que trabajar será una mayor sensorización, que permita realizar un análisis predictivo en función de la condición y que ayude a evitar problemas durante las misiones o a gestionar las necesidades de mantenimiento de una forma mucho más precisa. Existen también otras tendencias que configuran el futuro producto, como por ejemplo adaptarlo a las soluciones de potencia basadas en nuevas tecnologías más eficientes, que contribuyan a reducir la firma de carbono y, muy importante, nuestra dependencia energética.

El Ministerio de Defensa está apostando por los UGV y la robotización, ¿qué proyectos tiene en marcha la compañía en esta área?

Como decía antes, la robotización será una de las tecnologías de futuro, sin lugar a dudas. Tiene mucho sentido, especialmente pensando en misiones en determinados contextos en donde el uso de vehículos tripulados supone un riesgo demasiado alto e innecesario. Existen ya algunos proyectos sobre el Vamtac, como el Remote Drive, en el que un vehículo es gestionado en remoto, como un UGV. A futuro, lo óptimo sería que esa opción pueda ser un kit, es decir, que pueda ser implementada en un vehículo de serie sin necesidad de reformarlo. Para ello, hay que acometer un importante desarrollo en los vehículos estándar del futuro.

La robotización para vehículos todo terreno es una tecnología menos madura que la disponible para vehículos de carretera, especialmente como decía antes en entornos complejos todo terreno, pues supone preparar al vehículo para que éste, mediante sensores de conciencia situacional, pueda hacer un mapa del entorno en tiempo real y decidir de forma fiable y rápida cómo evolucionar. En este sentido ya se han trazado alianzas colaborativas con empresas especializadas en la materia, siendo prueba de ello el reciente acuerdo que hemos firmado junto con Navantia para el desarrollo y comercialización de sistemas terrestres no tripulados basados en nuestra plataforma Vamtac y que integrarán su Sistema de Exploración y Reconocimiento Terrestre (SERT). Las soluciones de robotización estarán a cargo de la empresa ELTA quien proporcionará todo el apoyo tecnológico necesario para el desarrollo de este tipo de proyectos.

Urovesa también cuenta con el camión TT tanto para el mercado civil como el militar, ¿qué planes tienen para este vehículo?

Nuestro camión TT fue el primer producto que sacamos al mercado, allá por 1983, y posee unas características y prestaciones extraordinarias. Pero en la actualidad estamos trabajando para darle una capacidad adicional, que es la alta movilidad. Este concepto, ya usado en el Vamtac, permite que el camión llegue a los lugares más remotos, con la máxima carga y en el menor tiempo posible. Eso se logra con sistemas de tracción y suspensión específicos, desarrollados a medida de la aplicación, y que difícilmente se encuentran en el mercado en la actualidad. El objetivo de esta nueva funcionalidad del camión no es otro que ser capaz de operar en entornos críticos, donde la capacidad de reacción y de acceso a una zona de peligro en un tiempo récord son vitales para la vida de las personas y para los propios usuarios del camión. Esto es válido tanto para aplicaciones militares como civiles de emergencias o contraincendios, por ejemplo.

Una de las últimas novedades es el camión ligero Vamtac SK pensado para operaciones especiales. El MOE está haciendo pruebas con esta versión, ¿qué ventajas tiene esta plataforma?

Se trata de un concepto inicial para un camión ligero de carrocería sencilla y práctica, pero con capacidades de muy alta movilidad, basado en la misma planta que un Vamtac blindado. Su configuración lo hace muy operativo, porque permite un rápido despliegue de la tropa en zona de operaciones, gracias a la posibilidad de desmontar el techo de cabina y zona de carga, ofreciendo un perfil bajo y, por ello, facilitando su transporte en medios aéreos como carga interna o externa. También, permitirá mantener las capacidades de la versión Light Gun, permitiendo el arrastre de piezas ligeras de artillería o la posibilidad de transportar munición. Ya existen también variantes de este camión ligero dotadas con equipos contra incendios.



Recomendamos